Schneiderman pide al senado de ee.uu. Rechazar proyecto que podria aumentar trafico de armas en nueva york

Proyecto de ley permite a visitantes llevar armas ocultas en Nueva York sin cumplir con las leyes licencias del estado; podría llevarse a votación esta semana
Schneiderman envió carta a los líderes del Senado advirtiendo que el proyecto de ley aumentaría la amenaza de la violencia con armas de fuego y afecta negativamente los esfuerzos de policía para mantener a NY seguro

 

 

NUEVA YORK - El Fiscal General Eric T. Schneiderman pidió hoy a los líderes del Senado de EE.UU. rechazar el proyecto de ley “National Right-to-Carry Reciprocity Act”, lo que obligaría a los estados como Nueva York a abandonar sus propias leyes de armas, permitiendo a los visitantes llevar armas de fuego ocultas en función de las débiles leyes de su estado de origen, en lugar de las del Estado que están entrando.

En una carta al líder de la mayoría Harry Reid (D-NV) y líder de la minoría Mitch McConnell (R-KY), Schneiderman escribió hoy que el proyecto de ley --- el que de acuerdo a informes podría llevarse a votación tan pronto como esta semana - restringiría la capacidad de Estado de Nueva York para controlar quién puede y no puede portar un arma oculta en la totalidad o parte del Estado, socavar la capacidad de la policía para verificar la validez de los permisos de armas, y permitir que los traficantes de armas traigan más fácilmente armas ilegales al Estado.

"La legislación propuesta despojaría a Nueva York y otros estados de la autoridad para determinar quién puede llevar un arma oculta o cargada dentro de sus fronteras", escribió el Fiscal General Schneiderman. "De esta manera, aumentaría la amenaza de la violencia con armas de fuego en contra de los neoyorquinos, pone en peligro la seguridad de nuestros agentes del orden público y su capacidad para acabar con las armas ilegales, y socava el considerable esfuerzo de este Estado en torno a las necesidades de seguridad pública de sus propios ciudadanos".

Un estudio de 2010 mostró que casi la mitad de las armas que cruzaron las fronteras estatales antes de ser recuperadas en crímenes provinieron de tan sólo diez estados cuyas leyes de armas son relativamente débiles, lo que indica que las leyes de armas flojas en otros estados ya han tenido un considerable impacto negativo en la seguridad pública estados como Nueva York. De hecho, en 2009, más del 92 por ciento de las armas recuperadas en relación con crímenes cometidos en Nueva York originalmente vinieron de fuera del Estado. 

En el marco del proyecto National Right-to-Carry Reciprocity Act (Ley de Reciprocidad Nacional de Derecho a Portar), si alguien trae armas de otro estado, Nueva York no podría imponer sus propias normas de manera uniforme cuidadosamente considerada para sobre el privilegio de llevar armas ocultas, que son más estrictas que las leyes federales y las leyes de una serie de otros estados. Estas normas incluyen la prohibición de las personas que han sido condenados por un "delito grave" y algunos delitos menores; un requisito de edad mínima de 21 años o la salida honorable de las Fuerzas Armadas de los EE.UU.; amplio margen de discrecionalidad para la aplicación de la ley de concesión de licencias; y el carácter de "causa justificada", y los requisitos de residencia.
Además, Nueva York requiere que cada solicitante de una licencia para portar armas sea sometido a una verificación de antecedentes penales y la revisión de la salud mental, restricciones esenciales para la seguridad pública. Estas precauciones no se aplican en todos los estados, y se vería socavada por los estatutos que establecen el "mínimo común denominador", como el imperio de la ley de licencias de armas.

El proyecto National Right-to-Carry Reciprocity Act (S.Amdt. 1618 (111th) & H.R. 822 (112th)) fue conocido en el Comité Judicial de la Cámara el pasado viernes y cuenta con 244 co-patrocinadores, es probable que sea conocido en  Senado muy pronto. Según los informes, también puede ser incluido como parte del proyecto de Consignaciones al Código de Comercio, Justicia, Ciencia (CJS) esta semana.
El texto completo de la carta a continuación.
19 de octubre 2011

Senador Harry Reid                                            
Líder de la Mayoría
522 Hart Senate Office Building                       
Washington, DC 20510                                  
Fax: (202) 224-7327                                            

Senator Mitch McConnell
Líder de la Minoría
317 Russell Senate Building
Washington, DC 20510  
Fax: (202) 224-2499

Estimado Líder de la Mayoría Reid y Líder McConnell:

Le escribo para instar respetuosamente a usted y a los miembros de su bancada oponerse al proyecto National Right-to-Carry Reciprocity Act (S.Amdt. 1618 (111th) & H.R. 822 (112th)), que podría estar ante el Senado en el corto plazo. Esta legislación tendría un efecto devastador sobre la capacidad de hacer cumplir la ley en Nueva York para luchar contra el flagelo de la violencia con armas de fuego. En concreto, se obligaría a casi todos los estados de la Unión - incluyendo aquellos que, como Nueva York, tienen restricciones razonables sobre la propiedad y porte de armas de fuego, que son esenciales para la seguridad pública- a abandonar sus propias leyes de armas, permitiendo a los visitantes llevar armas de fuego ocultas en amparados en las leyes menos seguras de su estado de origen, en lugar de las del Estado que están entrando.

Esto crearía un parámetro del común denominador más bajo para la seguridad pública que aumentaría la amenaza a los neoyorquinos, limitaría la capacidad de  las agencias del orden público para hacer su trabajo, y socavaría la voluntad de los ciudadanos expresada a través de sus legisladores estatales, debidamente elegidos. En pocas palabras, colocará a la gente de nuestro estado - donde hemos creado normas de larga data destinadas a mantener las armas de fuego fuera de las manos de aquellos que no debería tenerlas – en un ambiente menos seguro.

El Congreso debería aprobar una legislación para asegurarse de que hay menos personas potencialmente peligrosas en nuestras calles con armas ocultas o cargadas - no legislaciones, que como la “Ley de Reciprocidad Nacional de Derecho de Portar”, que socava los esfuerzos de aplicación de la ley del estado para combatir la violencia armada. Un estudio de 2010 mostró que casi la mitad de las armas que cruzaron las fronteras estatales antes de ser recuperadas en crímenes de provinieron de tan sólo diez estados, cuyas las leyes de armas son relativamente débiles, lo que indica que las leyes de armas débiles en otros estados ya han tenido un considerable impacto negativo en la seguridad pública de estados como Nueva York. De hecho, en 2009, más del 92% de las armas  recuperadas en relación con los crímenes cometidos en Nueva York originalmente vinieron de fuera del Estado. A diferencia de Nueva York, que exige que cada solicitante de una licencia para portar armas se someta a un examen de huella digital, y a la verificación de antecedentes penales, así como una revisión de sus expedientes de salud mental, muchos estados requieren sólo uno de estos dos antecedentes fundamentales, y algunos no requieren ninguno.

Obligarnos a reconocer los permisos de armas de otros estados aumentará dramáticamente la amenaza planteada por las armas de fuego en nuestro Estado al restringir nuestra capacidad para controlar quién puede y no puede portar un arma oculta en la totalidad o parte del Estado, socavando la capacidad de la policía para verificar la validez de los permisos de armas (ya que no existe base de datos nacional) y permitir que los traficantes de armas traigan más fácilmente las armas ilegales al Estado.

Nueva York, a través de sus representantes elegidos, ha hecho juicios razonados sobre la capacidad de sus ciudadanos a portar armas de fuego ocultas en base a su propia evaluación de los peligros que representan estas armas y las necesidades particulares de seguridad pública de sus habitantes. Similares problemas de seguridad pública son la base de la prohibición de larga data de Nueva York de armas de asalto y la obligación legal de verificación de antecedentes en todas las ferias de armas en el Estado. Esta legislación despojaría a Nueva York y otros estados de la autoridad para determinar quién puede llevar un arma oculta o cargada dentro de sus fronteras. Al hacerlo, aumentaría la amenaza de la violencia armada en contra de los neoyorquinos, pone en peligro la seguridad de nuestros agentes del orden público y su capacidad para acabar con las armas de fuego ilegales, y socava considerable esfuerzo de este Estado en torno a las necesidades de seguridad pública de sus propios ciudadanos.

Por todas estas razones, le instamos a oponerse a al proyecto de ley Nacional de Derecho de llevar la Ley de Reciprocidad. “Ley de Reciprocidad Nacional de Derecho de Portar”.  Gracias por su consideración.
Sinceramente,

Eric T. Schneiderman
Fiscal General de Nueva York

 

sitemap Intergov foil PressOffice RegionalOffices SolicitorGeneral AppealsandOpinions ConvictionBureau CrimPros OCTF MFCU PublicIntegrityInvestigations TaxpayerProtection Antitrust ConsumerFrauds Internet InvestorProtectionRealEstateFinance CharitiesCivilRightsEnvironmentHealthCareLaborTobaccoCivilRecoveriesClaims Litigation RealPropertySOMB Budget LegalRecruitment Human Resources Bureau home oaghome contact private policy disclaimer