Schneiderman Demanda Falsa Entidad Caritativa Que Malgasto Millones Recaudados Para Luchar Contra Cancer De Mama

Demanda del Fiscal General busca cerrar la "Coalición Contra el Cáncer de Mama
Donantes engañados dieron $9 millones para combatir la enfermedad; prácticamente cada dólar fue desviado para pagar a privilegiados de su entorno -Incluyendo cargos por recaudación de fondos excesivos, salarios y paquetes de beneficios
Schneiderman: Las entidades caritativas no se utilizarán como cajeros automáticos personales. Aquellos que explotan la solidaridad tendrán que rendir cuentas

 

NUEVA YORK - El Fiscal General Eric T. Schneiderman presentó hoy una demanda para cerrar una falsa entidad caritativa que de forma fraudulenta recaudó millones de dólares con el pretexto de la lucha contra el cáncer de mama, sólo para canalizar el dinero a ciertas personas del entorno de la  organización  y recaudadores de fondos.

La Coalición Contra el Cáncer de Mama (CABC, por sus siglas en inglés) con sede en Long Island solicitó 9,1 millones de dólares al público en los últimos cinco años, pero pasó prácticamente nada de ese dinero a los programas de cáncer de mama que dijo que apoyaba. En cambio, el dinero se utilizó para pagar exorbitantes tasas por recaudación de fondos, los sueldos y paquetes de beneficios injustificados, y otros efectos personales, incluyendo teléfonos celulares y teléfonos de casa,  televisión e internet. La demanda acusa a CABC y sus recaudadores pagados, el Centro de Campaña, con violaciones del de las leyes sobre  entidades sin fines de lucro y de solicitudes de caridad del Estado de Nueva York.

"Usando a una entidad caritativa como un cajero automático personal, la Coalición Contra el Cáncer de Mama y el Centro de la Campaña descaradamente explotaron la solidaridad y generosidad natural de los neoyorquinos", dijo el Fiscal General Schneiderman. "En lugar de beneficiar a las víctimas de cáncer de mama y sus familias, millones de dólares fueron mal utilizados para beneficio personal. Este tipo de fraude no será tolerado en Nueva York, y mi oficina continuará su trabajo para detener el fraude obras en entidades caritativas y someter a los que lo cometan".

La investigación de la Fiscalía General reveló que CABC y su principal recaudador de fondos, Centro de la Campaña, explotaron  el cáncer de mama como una causa benéfica nacional e hicieron declaraciones falsas sobre las actividades y servicios que prestaban. La pagina web de CABC sitio mostró  fotos de los niños y las madres, tocaba música emocional y pedía a los donantes ayudar a alcanzar el "sueño" de "erradicar el cáncer de mama", aunque la organización destinó casi nada de los fondos recaudados a esa causa. La entidad además anunciaba una relación falsa con el Centro de Cáncer Memorial Sloan-Kettering, cuando no existía tal afiliación. A los donantes se les dijo que su dinero sería utilizado para financiar la investigación del cáncer de mama, mamografías a través de una unidad móvil, y apoyar seminarios y foros para los sobrevivientes y sus familias – siendo nada de esto cierto.

De hecho, la investigación del Fiscal General determinó que CABC no estaba afiliada a ninguna institución del cáncer, y gastó prácticamente nada en los programas de cáncer de mama. Según la demanda, CABC gastó menos de la mitad del 1 por ciento de las donaciones recaudadas por las mamografías o cualquier otro propósito relacionado con la prevención o detención del cáncer de mama. En 2008, un año en el que CABC recaudado más de 1,4 millones de dólares del público, invirtió apenas $ 374 dólares en las mamografías. En los últimos tres años, a pesar de recibir más de $ 4 millones, CABC financió mamografías  para sólo 11 mujeres. En total, durante los últimos cinco años, CABC invirtió menos de un 4 por ciento de todas las donaciones en cualquiera de sus supuestos programas de caridad - prácticamente ninguno de las cuales fue autorizado en el certificado de incorporación de CABC.

Centro de la Campaña es una empresa propiedad de un asociado de mucho tiempo del director fundador de CABC y controlaba la operación de recaudación de fondos de CABC. Se quedaba con el 85 por ciento del dinero que generaba y permitía que empleados a participaran en las tácticas de recaudación de fondos fraudulentas para maximizar las donaciones. Por ejemplo:

  • Mercadeo Telefónico proporcionado información engañosa sobre CABC, afirmando que ayudaría a las comunidades “locales” de los donantes y que los servicios que ayudar a las personas que viven en la misma ciudad que los donantes;
  • Centro de la Campaña envió facturas falsas a personas que afirmando que estos habían acordado ciertas cantidades, o que debía dinero de una donación, cuando no era cierto;
  • Algunas facturas se enviaron a personas que nunca recibieron una llamada telefónica, y otros que ya habían hecho una donación, pero el Centro de la Campaña quería obtener un compromiso de duplicar.

La demanda acusa a CABC, sus directores Andrew Smith, Debra Koppelman y Patricia Scott, así como a Centro de la Campaña y su propietario, Garrett Morgan, de participar en un ardid para defraudar y violar las leyes sobre entidades sin fines de lucro y de solicitud de beneficencia del Estado de Nueva York.

La demanda del Fiscal General también acusa a los directivos CABC con numerosos cargos de incumplimiento de sus deberes fiduciarios. La investigación puso al descubierto las siguientes pruebas de uso incorrecto de la organización para su propio beneficio de los directores CABC:

  • Adjudicación de generoso e injustificado salario y paquetes de beneficios, a pesar de que todos trabajaban a tiempo completo o casi a tiempo completo en otra parte. Smith y Koppelman, que dirigió la operación desde la casa de Smith, se pagó más de $ 550,000 en salarios combinados entre el año 2005 y el 2009, otros $ 150,000 en cuentas de jubilación, y los beneficios médicos y dentales por un total de al menos $ 9,000 por año;
  • Uso de los fondos de CABC para pagar por los teléfonos celulares personales y teléfonos de la casa, la televisión e Internet;
  • Haciendo préstamos ilegales  a dos de los directores, incluyendo US $ 105,000 a Smith y $ 50,000 a Koppelman;
  • La realización de transacciones con información privilegiada relacionadas con la venta a la organización de las acciones propiedad de Smith;
  • Elaboración de un esquema que permitió a Smith cobrar el seguro de desempleo después de haber sido despedido por su empleador a tiempo completo al afirmar falsamente que ya no estaba afiliado a CABC.

La demanda del Fiscal General procura cerrar CABC y responsabilizar financieramente a los acusados por sus actos y la malversación de activos de beneficencia de CABC. La demanda fue presentada en la Corte Suprema de Nueva York, en el condado de Suffolk.

Cualquier donante que sospeche que ha sido víctima de fraude de solicitud caritativa debe comunicarse con la oficina del Fiscal General en www.charitiesnys.com o llamando al (212) 416-8402.

Este caso está siendo manejado por los Fiscales Generales Adjuntos Caroline Press y Alexandria Perrin, bajo la supervisión del Jefe de la Oficina Caridades Jason Lilien.

sitemap Intergov foil PressOffice RegionalOffices SolicitorGeneral AppealsandOpinions ConvictionBureau CrimPros OCTF MFCU PublicIntegrityInvestigations TaxpayerProtection Antitrust ConsumerFrauds Internet InvestorProtectionRealEstateFinance CharitiesCivilRightsEnvironmentHealthCareLaborTobaccoCivilRecoveriesClaims Litigation RealPropertySOMB BudgetLegalRecruitmentHuman Resources Bureau