Schneiderman Anuncia Acuerdo Por $500, 000 Con Restaurante Per Por Quedarse Con Las Propinas Destinadas A Camareros

Per Se debe pagar $500,000 dólares en restitución a los trabajadores

Schneiderman: Las empresas no deben pagar de menos a los empleados y engañar a los consumidores quedándose con las propinas destinadas al personal

NUEVA YORK - El Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció que su oficina ha llegado a un acuerdo con Per Se, un establecimiento de Manhattan de alta cocina, por no pagar a su camareros un recargo del 20% designado como "cargo por servicio" en sus contratos con los clientes para comidas y sala de servicios privados desde enero de 2011 hasta septiembre de 2012.

La investigación del Fiscal General reveló que durante este período, Per Se cobraba a sus clientes un 20% adicional para el servicio y listó el cargo por servicio del 20% en sus ingresos y materiales impresos. Además, Per Se informó también a ciertos clientes que demandaron que el cargo de 20% era equivalente a una propina. Por ejemplo, en respuesta a una consulta por correo electrónico, Per Se respondió: "[Por favor, tenga en cuenta que el servicio / propina es, sin duda, incluido en el precio".

En lugar de darla a los trabajadores para los que fue concebido por los clientes del restaurante, Per Se utilizó uso lo generado por el cargo de servicios en las operaciones del restaurante. La ley requiere a Per Se de distribuir los cargos como gratificaciones a sus empleados, y este requisito se aplica incluso para los empleados pagados por encima del salario mínimo.

"El acuerdo de hoy asegura que los trabajadores de Per Se, no seguirán siendo despojados de sus propinas duramente ganadas - propinas que los clientes destinaron para ellos", dijo el Fiscal General Schneiderman, "Y se reafirma el derecho de clientes satisfechos de restaurantes de no ser engañados acerca de si un "cargo de servicio" será efectivamente pagado a los trabajadores como una propina, que la ley exige".

Per Se, que el New York Times una vez llamó "el mejor restaurante en la ciudad de Nueva York", fue abierto por primera vez por Thomas Keller en 2004. A partir del 1 de julio su estándar "menú degustación" cobra un precio fijo de $310 por persona.

La ley laboral de Nueva York prohíbe que un empleador o su agente acepten o retener cualquier porción de la gratuidad de un empleado o hacer un cargo "pretendiendo ser una propina." En 2008, la Corte de Apelaciones de Nueva York sostuvo que si el cliente razonablemente cree que un cargo era una propina, este debe ser entregado a los empleados. Y desde 2011, las regulaciones de Nueva York contienen reglas muy específicas para los empleadores acerca de "Cargos", incluyendo el requisito de que los empleadores deben notificar a sus clientes cuando un cargo de servicio no es una propina o gratificación mediante el uso de un lenguaje específico y la fuente de la letra de 12 puntos.

El caso fue manejado por la  Fiscal Adjunta Claudia Henríquez del Buro de Asuntos Laborales. Terri Gerstein es la Jefa del Buró, y Alvin Bragg es el Fiscal General Ejecutivo Adjunto para la Justicia Social.