Schneiderman Propone Proyecto De Ley Para Enfrentar El Uso Del Programas Ilegales De Compra Masiva Boletos Para Conciertos Y Otros Eventos

Nueva legislación endurece las penas por el uso de programas ilegales de búsqueda de boletas de entradas y busca impedir que vendedores sin escrúpulos se beneficien de uso de estos programas ilegales

Schneiderman: El fortalecimiento de Ley sobre boletas de entradas de Nueva York dará a los aficionados una oportunidad justa para ver sus artistas y equipos deportivos favoritos

NUEVA YORK- El Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció hoy que propondrá una legislación en Albany para hacer frente al uso desenfrenado e ilegal de software automatizado, o "bots", para la compra de entradas para conciertos populares, eventos deportivos y otros espectáculos en vivo. El proyecto de ley se basa en los hallazgos de las investigaciones de varios años de la Fiscalía General sobre las dificultades  a que los consumidores de Nueva York se enfrentan para acceder a entradas a eventos culturales populares por su valor nominal, según se detalló en el informe, "vista restringida: ¿Qué está bloqueando neoyorquinos de obtener sus entradas?”, el 28 de enero del 2016.

"Durante mucho tiempo, los vendedores de entradas sin escrúpulos han utilizado los programas computarizados ilegales para sacar entradas para espectáculos populares, negando los aficionados ordinarios la oportunidad de comprar boletos a su valor nominal," dijo el Fiscal General Schneiderman. "Mediante el fortalecimiento de la ley anti-bot de Nueva York, este proyecto de ley dará a los aficionados una oportunidad justa en la compra de entradas para ver a sus artistas favoritos".

Estos programas de compra de boletos denominados “bots”, que son ilegales en virtud de Nueva Ley de Asuntos Culturales y Arte de Nueva York, proporcionan a los re-vendedores de entradas sin escrúpulos una ventaja injusta sobre los aficionados. Estos “motores” de búsqueda pueden reservar y comprar boletos a un ritmo que los humanos no pueden igualar. Los corredores que utilizan los robots - ya sea directamente o mediante la compra a otras personas que utilizan los robots- pueden acumular cientos de entradas en un instante, a menudo en momentos de liberación de las entradas. Los aficionados frustrados por conciertos y otros eventos que aparecen a como vendidos totalmente se ven obligados a comprarlos de estos intermediarios sin escrúpulos en el mercado de reventa de entradas a márgenes sustanciales, que a veces llega a miles de dólares por la compra de una entrada.

La Oficina ha aplicado con éxito la legislación vigente de Nueva York, que prohíbe el uso de ciertos tipos de software automatizado para la compra de entradas, contra los vendedores de entradas, incluyendo acuerdos anunciados ayer con cinco corredores de billetes que fueron obligados a pagar más de $ 2.6 millones en ganancias y sanciones al Estado como consecuencia de su uso ilegal de los “bots” para comprar boletas. La Oficina ha encontrado, sin embargo, que el uso de los robots de boletos está muy extendido, y que la ley debe ser fortalecida para disuadir aún más su uso. La propuesta del Fiscal General mejoraría la ley existente mediante: la ampliación de su alcance para incluir otros tipos de robots de venta de entradas, prohíbe revendedores de entradas profesional de la venta u oferta de venta de entradas que saben que han sido adquiridos de manera ilegal mediante uso de robots de boletas, aumenta las sanciones civiles por violaciones de la ley, y hace del uso de bots boletos un delito criminal.

"El Fiscal General ofrece nueva evidencia de que el mercado de entradas está manipulado, lo contrario de un mercado abierto y transparente", dijo Russ Haven, abogada legislativa de NYPIRG, en torno a los acuerdos recientemente anunciados por el Fiscal General con los vendedores de entradas. "Los aficionados no pueden obtener un trato justo a la hora de comprar las entradas en el sistema actual, compitiendo contra expertos de la industria, cuentas de gastos corporativas y sistemas informáticos sofisticados. La Legislatura ha creado una especie de Oeste Salvaje para la venta de entradas. Sobre la base de su experiencia en la investigación y el enjuiciamiento de la reventa ilegal, el Fiscal General propone para cerrar una laguna en la prohibición estatal sobre el uso de software de compra de entradas y, lo más importante, pidiendo que sea ilegal que los llamados corredores secuestren entradas obtenidas ilegalmente mediante el uso de programas informáticos, privando a los los aficionados de Nueva York".

La legislación propuesta fue manejada por la Asesora Principal de Políticas y Directora de Asuntos Legislativos Kate Powers, Director Adjunto de Asuntos Legislativo Jihoon Kim, los Fiscales Adjuntos de la Oficina de Internet y Tecnología (BIT) Jordan Adler y Noah Stein, y la Jefa de la Oficina BIT Kathleen McGee.