Schneiderman Anuncia Sentencia De 11 Años De Cárcel Para Acusado De Tráfico De “Armas Fantasmas”

Fuerza conjunta de la Fiscalía General y la Policía Estatal trabajo en "Operación Caza Fantasmas" y condujo a la condena de Antonio Himonitis quien ha sido sentenciado de 11 años de prisión, siguiendo a la sentencia de su cómplice a 9 años de prisión

Las convicciones marcan la primera vez que una agencia del orden ha procesado a personas por cargos de ensamblaje y venta de armas fantasma; Las armas fantasmas se fabricaban sin los números de serie que ayudan a las autoridades a rastrear las armas tras un delito

Schneiderman: Es muy importante que las agencias del orden en todo el país enfrenten este nuevo método de venta ilegal y transporte de armas

NUEVA YORK-El Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció hoy la sentencia de Antonio Himonitis bajo cargos de haber fabricado y vendido armas conocidas como "armas fantasmas" -en Nassau y Suffolk, las cuales son imposibles de rastrear. Dirigido por el Fuerza Táctica Contra la Delincuencia Organizada de la Fiscalía General (OCTF) y la Policía del Estado de Nueva York (NYSP), la  "Operación Caza-fantasmas" descubrió este esquema de vender armas  fantasmas en el transcurso de dos meses. El acusado Himonitis ordenó piezas separadas de pistola de diferentes fabricantes en todo el país y las ensamblo  en once pistolas fantasma completamente funcional, que luego vendía a los investigadores encubiertos que se hicieron pasar por miembros de bandas de tráfico de armas. El 18 de marzo de 2016, Himonitis se declaró culpable de Himonitis  del cargo principal de Venta Criminal de Arma de Fuego en el Primer Grado, un delito B, y cargos relacionados.

El 14 de marzo de 2016, Thomas Weber fue condenado a 9 años de prisión luego de declararse culpable de Venta Criminal de un Arma de fuego en Primer Grado y cargos relacionados. Estas convicciones marcan la primera vez que una agencia de aplicación de la ley estatal ha procesado a personas por cargos de montaje y venta de armas fantasmas.

"Esta sentencia demuestra que mi oficina toma muy en serio el hacer frente a la proliferación de armas de fuego fantasma, una nueva y extremadamente peligrosa forma de tráfico de armas," dijo el Fiscal General Schneiderman. "las armas fantasma pueden ser creadas por cualquier persona, en cualquier lugar, siempre y cuando tengan un poco de dinero en efectivo y algunas herramientas muy básicas, y es fundamental que los cuerpos de seguridad de todo el país enfrenten esta nueva forma de tráfico de armas".

"La Operación Caza-fantasmas" fue iniciada en respuesta a la creciente tendencia a la fabricación y distribución de armas de fantasmas. Como se alega en la denuncia, en abril de 2015, un investigador encubierto se reunió con el acusado Thomas Weber en la Institución Penitenciaria del Condado de Nassau. En mayo de 2015, un investigador encubierto se reunió directamente con Himonitis el día en que fue liberado de la cárcel del condado de Nassau en un hotel en Uniondale, Nueva York para discutir el método con Himonitis 'para la construcción de armas de fuego a partir de una pieza, los receptores inferiores sin terminar. Durante un período de varias semanas, un investigador encubierto compró doce armas de asalto totalmente funcionales de Himonitis en un motel en el condado de Nassau. Como se alega en la denuncia, estas armas de asalto no tenían números de serie o contienen otros marcadores de identificación.

El ensamblaje de todas las armas fantasma se basa en la compra y simple modificación de sus componentes principales: el receptor inferior de un arma de fuego. Compuesto de metal o plástico, el receptor inferior sostiene las porciones superior, inferior y posterior del arma de fuego y es responsable de la "cocción" real de la bala. Aparte de un arma de fuego completamente montada, el receptor inferior es la única pieza que se considera un arma de fuego de forma independiente y por tanto está sujeto a la regulación de armas de fuego bajo la ley federal.

Sin embargo, un receptor-que carece de ciertos agujeros, ranuras o cavidades no se considera un arma de fuego, pero en su lugar se regula como si se tratara de una pieza de metal. Como se alega en la denuncia, los acusados explotaron esta laguna del "receptor sin terminar" para la compra de los receptores en el Internet, sin someterse a una verificación de antecedentes. Al recibir el receptor inferior sin terminar, a continuación, los acusados tenían que hacer sólo modificaciones sencillas para transformarlo en un receptor inferior completamente funcional.

Los investigadores encontraron que los acusados sólo tenían unos pequeños cambios con un taladro común para transformar cualquier receptor sin terminar en un receptor inferior plenamente operativo. Hay numerosos tutoriales en línea y videos instructivos sobre cómo activar correctamente un receptor inferior, así como herramientas de precisión como un "kit de la plantilla" - una herramienta de plantilla- vendida comercialmente para ayudar a guiar a una persona a través del proceso. Una vez ensamblada el arma de fuego por lo general no se declara y el receptor inferior no está marcado con un número de serie. Es imposible rastrear una pistola-fantasma.

En los últimos dos años, OCTF ha incautado  más de 300 armas de fuego de los traficantes de armas. Durante el mismo período de tiempo, OCTF también ha desarticulado 25 grandes bandas de tráfico de narcóticos y ha formulado más de 560 de arrestos cargos por delitos graves de narcóticos, e incautado de ellos más de $ 1.5 millones y más de 2.000 libras de drogas ilegales.

El caso fue procesado por el Fiscal Adjunto Howard Feldberg. La Vice Fiscal Peri Alyse Kadanoff dirige Unidad Contra el Crimen Organizado de la Fiscalía General. La Fiscal Ejecutiva Adjunta de Justicia Criminal es Kelly Donovan.

Groups audience: