NOTICE: This is an archived press release. Information contained on this page may be outdated. Please refer to our latest press releases for up-to-date information.


Post date: October 3 2016

Schneiderman Anuncia Arresto De Individuo Que Se Hacia Pasar Por Abogado Y Engañaba A Inmigrantes Que Buscaban Asistencia Legal En El Bronx

Edwin Rivera tomó decenas de miles de dólares en honorarios para  servicios de Inmigración que nunca estuvo calificado para proveer

Schneiderman: El señor Rivera ha demostrado un descarado desprecio por la ley y estamos enviándolo a la cárcel

NUEVA YORK- El Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció hoy el arresto de Edwin Rivera, el operador de una oficina de contabilidad del Bronx antes conocida como “Inmigración Hoy News Today”. Rivera se ha presentado a sí mismo como un abogado con más de treinta años de experiencia y ofrece servicios de inmigración a personas indocumentadas que buscan ayuda con el proceso de ajuste de estatus migratorio. Los inmigrantes que pagaron a Rivera descubrieron que había tergiversado la ley, no era un abogado con licencia, y en muchos casos, no  realizo los servicios prometidos. Una orden de detención contra el Sr. Rivera fue emitida por la Jueza  Betty Owen Stinson del Tribunal Supremo del Bronx.  La orden establece que Rivera deberá pasar  un mínimo de 30 días y hasta 6 meses en la cárcel, dependiendo del pago de restitución a las víctimas y proporcionar una contabilidad de su operación.

“Mi oficina no tolerará los defraudadores que llenan sus bolsillos estafando a una de nuestras comunidades más vulnerables”, dijo el Fiscal General Schneiderman. “Esta detención pone de relieve el compromiso de mi oficina para proteger a todos los neoyorquinos de los proveedores de servicios de inmigración sin escrúpulos, en particular contra los reincidentes”.

El 21 de agosto, 2016, la Jueza de la Corte Suprema del Bronx  Betty Owen Stinson encontró que Rivera está en desacato civil y penal por no cumplir con las órdenes anteriores del Tribunal. La decisión de la Corte se basa la demanda de una cliente que pagó $ 10.000 a Rivera espero por los  servicios desde 2008 hasta 2015, y más evidencia obtenida por un investigador encubierto. Rivera ha recibido la orden de pasar hasta seis meses en prisión y pagar $ 34,331 en multas y restitución a sus víctimas. También ha recibido la orden de dar cuenta de sus clientes, así como todos los honorarios pagados por ellos a la oficina del Fiscal General.

La Fiscalía General inició una investigación sobre Rivera en 2004, cuando la oficina recibió información  de que Rivera hacia publicidad en un periódico en idioma español de que el Dream Act había sido promulgado en noviembre de 2003 e inventó un proceso de solicitud. El Dream Act todavía está pendiente ante el Congreso. Rivera cobró $ 1.500 por aplicación del Dram Act. Los anuncios de Rivera también representaron falsamente que él era un abogado. El 18 de noviembre de 2005, la Corte emitió una orden que prohibía a Rivera incurrir en publicidad engañosa y servicios engañosos. Rivera continuó haciéndolo, y el 29 de julio de 2008, la Corte emitió una orden prohibiendo explícitamente el Sr. Rivera de la prestación de servicios de inmigración de cualquier tipo en el estado de Nueva York. Rivera continuó desafiando descaradamente las órdenes de la Corte y engañado a inmigrantes desprevenidos por al menos $ 60,000 en honorarios legales.

La investigación de la Fiscalía General encontró que los solicitantes pagaron el Sr. Rivera importantes sumas de dinero para preparar las solicitudes de inmigración con la esperanza de que ello pudiera conllevar a la residencia permanente legal en los Estados Unidos. Sin embargo, cuando las aplicaciones se presentaron de forma inadecuada, o no del todo, Rivera se negó sistemáticamente a proporcionar reembolsos a los consumidores. En muchos casos, los solicitantes se encontraron en posiciones peores que antes de buscar la ayuda de Rivera.

La reincidencia de Rivera se remonta a mediados de la década de 1990, cuando fue procesado por el Departamento de Justicia en Manhattan por defraudar al Servicio de Inmigración y Naturalización a continuación.

Schneiderman ha emitido las siguientes recomendaciones para los consumidores que buscan asistencia de inmigración:

  • Consulte con la Unidad de Registro de Administración de la Corte del Estado de Nueva York en (212)428-2800 para verificar si alguien dice ser un abogado con licencia en Nueva York es,  si de hecho, ha sido admitido a la práctica en Nueva York y está registrado con el Sistema Unificado de Tribunales de Nueva York.
  • Asegúrese de que cualquier acuerdo de representación se hace por escrito y que usted entiende todos los términos antes de firmar. El acuerdo debe estar en el idioma comprensible para el consumidor y la lista de todas las cuotas y el alcance de la representación.
  • No le dé el consultor ningún documento original. Asegúrese de obtener una copia del acuerdo y pida que se traduzca si la negociación si fue en otro idioma.
  • Mantenga un registro detallado de todos los pagos, los que se deben hacer con cheque o tarjeta de crédito si es posible, y pedir un recibo firmado.
  • Tenga cuidado con las personas que ofrecen conexiones con las autoridades de inmigración, o que de otra manera sugieren que son capaces de garantizar los resultados.
  • Cuidado con los fraudes de notario. Notarios públicos pueden tomar ventaja de la traducción literal de su título español, notario público, un título que describe a un abogado en muchos países de América Latina. Al tomar ventaja de la confusión, alguno s consultores de inmigración afirma fraudulentamente experiencia o prometen resultados que simplemente no pueden ofrecer.

A los consumidores que han sido víctimas de fraudes de consultores de inmigración se les insta a ponerse en contacto con la Línea de Ayuda al Consumidor del Fiscal General del Estado de Nueva York, llamando  al 1-800-771-7755 o a través del sitio web  www.ag.ny.gov de la Fiscalía General.

Este caso fue investigado por los Investigadores Superiores Luis Carter y Edward Ortiz. Investigadores Ismael Hernández, Andrés Rodríguez, Steve Pratt, y David Negrón, todos colaboraron en la investigación. La Oficina de Investigaciones está encabezada por el Jefe Dominick Zarrella.

Este caso está siendo procesado por el Fiscal Adjunto Jason Clark, de la Oficina Regional de Harlem del Fiscal General bajo la supervisión del Fiscal Adjunto a cargo de Roberto Lebrón, y Martin Mack, Fiscal General Ejecutivo Adjunta de Asuntos Regionales.