Local Menu

Schneiderman Anuncia Desarticulación De Masiva Red De Robo Organizado En “Operación Dedos Pegajosos”

Investigación conjunta de la Fiscalía General y el Departamento Estatal de Policía descubrió una red de 12 individuos robó sobre $12 millones en artículos electrónicos y cartuchos de tinta de alta gama de Staples, Office Depot, BestBuy en 28 estados - y revendió la mercancía a través de Amazon y de eBay

La Operación “Dedos Pegajosos” ha sido uno de los golpes grande de la historia a un anillo de robo en tiendas detallistas; Los miembros de esta red criminal se enfrentan hasta 25 años de prisión

NUEVA YORK - El Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció hoy la acusación de 12 personas, presuntamente miembros de una masiva red criminal robo que se infiltraron en Nueva York y otros 27 estados en todo el país, marcando uno de los más grandes golpes a un anillo de robo de tiendas de venta al detalle. Una acusación de 41 cargos, desclasificada hoy en la Corte Suprema de Nueva York, acusó a los 12 co-conspiradores de corrupción empresarial, lavado de dinero, posesión criminal de bienes robados y conspiración. Cada uno de los acusados se enfrenta entre 8 a 25 años tras las rejas.

Durante la "Operación Sticky Fingers", una investigación de diez meses conducida por el Grupo de Trabajo contra el Crimen Organizado del Fiscal General –OCTF- con el apoyo de la Policía del Estado de Nueva York, las fuerzas de seguridad incautaron más de 5.300 artículos electrónicos y cartuchos de tinta al cabecilla de la empresa criminal Richard Rimbaugh, del gerente del equipo de robo George Athanasatos, y de varios presuntos miembros de las cuadrillas de hurto. Además, los investigadores incautaron más de $7,7 millones de dólares de los hogares de los acusados, instituciones financieras y cuentas de Amazon y PayPal.

Mediante la vigilancia electrónica y física, así como el análisis de los registros financieros en conjunto con otras herramientas de investigación, la investigación del Fiscal General alega que Rimbaugh ha estado dirigiendo cuadrillas de robo y la reventa de mercancías robadas por más de 20 años. Estas cuadrillas se robaron millones de dólares en mercancías -incluyendo artículos electrónicos y cartuchos para impresoras- de Staples, Office Depot, BestBuy y otros minoristas en 28 estados. Desde 2012 solamente, el anillo ha vendido más de $ 12 millones de mercancías robadas vía el mercado del Internet de Amazon y de eBay.

"Nuestra investigación reveló un descarado anillo de criminales que robaron millones de tiendas de 28 estados y resultó en uno de los más grandes golpes a un anillo de robo de tiendas minoristas", dijo el Fiscal General Schneiderman. "El robo de artículos de venta al detalle está cada vez más organizado, con redes del crimen teniendo como blanco a empresas y creando un círculo vicioso que en última instancia afecta a los consumidores, cuando los costos se pasan en forma de precios más altos. Pero estos ladrones están ahora advertidos: no vacilaremos en perseguir el robo de artículos de venta al detalle y enjuiciaremos estos casos hasta el máximo alcance de la ley".

El Superintendente de la Policía Estatal George P. Beach II dijo: "A través de esta investigación colaborativa, hemos descubierto una operación de robo altamente organizada y nacional que fue responsable de robar millones de dólares en mercancías, victimizando a los minoristas y al público. Quiero reconocer el excelente trabajo de la Unidad Especial de Investigación de la Policía Estatal y de la Fiscalía General por el arduo trabajo que llevó a las detenciones en este caso".

Como se alega en el expediente, Rimbaugh, conocido por los miembros de la empresa como el "General", instruyó a varios equipos de robo para robar cartuchos de tinta específicos de impresora, software de computadora, y otros productos electrónicos que se venden al detalle, basado en su capacidad para revender los bienes robados en Amazon y eBay. Rimbaugh dictaba el precio que las cuadrillas de robo recibirían por la mercancía robada, pagando típicamente entre 30-50% del valor al por menor. Rimbaugh luego revendió la mercancía robada en Internet a través de su negocio ilegítimo, American Media Soft, que operó desde su apartamento en Manhattan. En este lugar, Rimbaugh recibió, clasificó, catalogó y envió la mercancía robada para su reventa. Rimbaugh también se reunía rutinariamente con miembros del equipo de robo para pagarles por la mercancía robada; Durante los 20 años de operación del anillo, reinvirtió aproximadamente la mitad de los ingresos en la empresa criminal en forma de pagos en efectivo a las cuadrillas de robo para pagar la mercancía que robaron.

Esta investigación reveló además que George Athanasatos, al que los miembros de la empresa llamaban el "Mariscal de Campo", se reportaba directamente a Rimbaugh y era el gerente de tres de las cuatro cuadrillas de robo que entregaban mercancías robadas a Rimbaugh. Athanasatos manejó las operaciones cotidianas de estas tres cuadrillas de robo y recibió un porcentaje de la cantidad total de dinero que Rimbaugh pagaría a la tripulación por su mercancía robada. Rimbaugh y Athanasatos despacharon a las tres tripulaciones de robo en misiones a varias regiones de todo el país y administraron remotamente su progreso durante cada operación, que se realizaban semanalmente.

Además de asesorar a los ladrones de tiendas, Athanasatos proporcionó a los grupos mapas codificados que detallaban las ubicaciones de las tiendas objetivo, como Staples, Office Depot y BestBuy. También proporcionó a los miembros de las cuadrillas de robo un equipo "de refuerzo", como chalecos hechos a medida conocidos como "bazucas". Cuando se usan debajo de la ropa normal, las "bazucas" pueden ocultar grandes cantidades de mercadería mientras están dentro de las tiendas. Al salir de las tiendas, las tripulaciones usaron dispositivos de "kryptonita" para desactivar las alarmas de seguridad en las salidas de las tiendas, así como radios de onda corta, lo que facilitó a las tripulaciones escuchar la seguridad de la tienda para advertirse mutuamente sobre la presencia de Seguridad de la tienda o de la policía. Múltiples dispositivos anti-seguridad, tales como "kryptonite", “Alpha Keys” y “Spider Wraps”, fueron confiscados de la residencia de Athanasatos durante la ejecución de una orden de allanamiento.

Los equipos de robo de Rimbaugh y Athanasatos constaban de dos o tres miembros, cada uno de los cuales tenía roles específicos: "Capitán", "Teniente" o "Sargento". El Capitán sirvió como jefe de equipo y responsable de dirigir y al "Teniente" y al "Sargento" durante una misión. Las cuadrillas de robo viajaron sistemáticamente por todo el país, bajo la dirección de Rimbaugh y Athanasatos, quienes emitieron tarjetas de crédito a las tripulaciones para cubrir gastos tales como vuelos, alquiler de autos y hoteles.

Los fiscales alegan que las tripulaciones a menudo ejecutaron una serie de robos de venta al por menor a diario y luego enviaron la mercancía robada a Rimbaugh a su apartamento en la ciudad de Nueva York, donde preparaba la mercancía a la venta en Amazon y eBay. De hecho, cuando la oficina del Fiscal General estaba ejecutando su orden de registro en la casa de Rimbaugh, llegaron cinco paquetes de mercancías robadas.

Durante el curso de la investigación, los investigadores de OCTF rastrearon los movimientos de las tripulaciones de robos, monitorearon sus envíos de bienes robados a Rimbaugh y obtuvieron numerosos videos de vigilancia de las cuadrillas de robos mientras robaban mercancía de tiendas de todo el país.

En el expediente, presentado ante el juez de la Corte Suprema de Justicia de Nueva York Maxwell Wiley, se acusó a las siguientes personas de corrupción empresarial y otros delitos relacionados con su participación en la empresa organizada de robo. Cada acusado enfrenta entre 8 y 25 años de prisión.

Richard Rimbaugh, alias “The General,” 64, cabecilla de la empresa criminal, de Manhatan, NY

George Athanasatos, alias “The Field Marshall,” 62, Cordinador de robo, Brooklyn, NY                              

George Rapatsouleas, alias “Skipper,” alias “Nipplehead,” 31, Capitan, Brooklyn, NY

Krissylee Harris, alias “Princess,” 35, Teniente, Brooklyn, NY                                       

Nusret Srdanovic, alias “Monte,” 23, Sargento, Brooklyn, NY

 Roger Ringhiser, alias “Captain Rog”, 53, Capitan, Long Beach, NY

 Frank Albergo, 59, Teniente, Oviedo, FL

 Kevin Cerrato, 22, Sergento, Elmont, NY

 Gregory Anastasiou, alias“Captain Frank”, 38, Capitan, East Stroudsburg, PA

 Joseph Pooler, alias “Baby Arm Johnson”, 41, Sargento, Stroudsburg, PA

 Robert Scarano, alias “Reno”, 56, Capitan, Las Vegas, NY

 Giovanna Bonello, 28, Teniente, Staten Island, NY

Los miembros de la empresa criminal serán procesados ante el juez de la Corte Suprema de Justicia de Nueva York Maxwell Wiley comenzando hoy.

Esta investigación también reveló que Athanasatos estuvo involucrado en una conspiración de fraude contra los servicios de Beneficencia Pública junto con Anna Candanedo, también conocida como "Princesa", en el cual Athanasatos presentó una documentación falsa con el Departamento de Servicios Sociales del Condado de Nassau para facilitar el recibo ilícito de Candanedo de beneficios de vivienda. Athanasatos y Candanedo fueron nombrados en una acusación separada en el condado de Nassau por cargos que incluían falsificación, posesión de un instrumento falsificado, ofrecimiento de un instrumento falso para archivo, falsificar registros comerciales, hurto, fraude de bienestar y conspiración para cometer esos crímenes. Cada uno de los acusados enfrenta hasta 21 años tras las rejas. La acusación, desclasificada ante el juez de la Corte Suprema del condado de Nassau David Sullivan acusó a las siguientes personas de los delitos antes mencionados, en relación con su participación en la conspiración de fraude de bienestar. Los acusados serán procesados ante el juez de la Corte Suprema del Condado de Nassau David Sullivan comenzando hoy.

Anna Candanedo, 32, Elmont, NY

George Athanasatos, 62, Brooklyn, NY                              

La investigación fue dirigida por los Investigadores de OCTF George Gundlach y Joe Oliver y la Analista Stephanie Tirado. Ellos fueron supervisados por Supervisor Investigador de OCTF Paul Grzegorski y DownState OCTF Subdirector Christopher Vasta bajo la supervisión general del Jefe del Buró de Investigaciones Dominick Zarrella.

El caso está siendo procesado por los Fiscales Adjuntos de la OCTF, Shanon LaCorte y Brandi Kligman, con la supervisión de la Fiscal Adjunta Peri Alyse Kadanoff, que dirige el Grupo de Trabajo Contra el Crimen Organizado y bajo la supervisión general del Fiscal Ejecutivo Adjunto de Justicia Criminal Jason Brown.

Los cargos contra los acusados son acusaciones y los acusados se presumen inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad en un tribunal de justicia.