Schneiderman Destaca Los Impactos Devastadores De Los Recortes Presupuestarios Ambientales Del Presidente Trump

Masivos recortes presupuestarios a la EPA podrían afectar potencialmente los proyectos de limpieza ambiental en todo el Estado de Nueva York

Schneiderman: Si la administración Trump no puede cumplir con su obligación legal de asegurar un ambiente limpio, seguro y saludable, no voy a dudar en actuar para proteger a los neoyorquinos

BROOKLYN - El Fiscal General Eric T. Schneiderman resaltó hoy los impactos desastrosos que los recortes presupuestarios propuestos por el Presidente Trump a la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés) podrían tener en todo el estado de Nueva York.

Hablando desde el Canal Gowanus, que es un sitio designado en el programa “Superfund” del gobierno federal para limpiar lugares contaminados, el Fiscal General Schneiderman destacó que la pérdida significativa de fondos de la EPA y la reducción en los niveles de personal de la agencia potencialmente reducirían, frenarían o incluso revertirían la protección del medio ambiente en todo el estado. Bajo el proyecto de presupuesto del presidente Trump, publicado el jueves pasado, la EPA se enfrentaría a algunos de los recortes más pronunciados, ya que el financiamiento para la agencia se reduciría en un 31 por ciento o $ 2.6 mil millones, dejando el presupuesto de la EPA en $ 5.700 millones, su nivel más bajo en 40 Años ajustado a inflación, eliminando más de 50 programas y 3.200 empleos.

"Los recortes presupuestarios propuestos por el Presidente Trump tendrían un impacto devastador en Nueva York, retrasando y obstruyendo los proyectos ambientales en todo el estado", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Décadas de trabajo arduo han ayudado a limpiar el aire, el agua y el medio ambiente de Nueva York, pero el presupuesto del presidente Trump amenaza con desentrañar esos avances y devolvernos a los malos tiempos de la asfixiante niebla toxica y la contaminación desenfrenada. Si el gobierno de Trump no cumple con sus obligaciones legales para asegurar el acceso básico a un ambiente limpio, seguro y saludable, no dudaremos en actuar para proteger a los neoyorquinos".

Los recortes presupuestarios del EPA propuesto por el Presidente Trump incluyen:

  • Un recorte de 45% en subvenciones categóricas a los estados que ayudan a desarrollar e implementar varios programas de agua, aire, residuos, pesticidas y sustancias tóxicas.
  • Una reducción del 50% en la Oficina de Investigación y Desarrollo de la EPA.
  • La eliminación total de la financiación de 427 millones de dólares de la Iniciativa de Restauración de los Grandes Lagos y otros programas geográficos.
  • La eliminación total de los fondos para el Plan de Energía Limpia, los programas internacionales de cambio climático, la investigación sobre el cambio climático y los programas de asociación, y los "esfuerzos relacionados", por un total de $ 100 millones
  • Una reducción del 43% en el financiamiento de limpieza de lugares contaminados, designados sitios Superfund.
  • Una disminución del 30% en el presupuesto para hacer cumplir leyes y normas ambientales de la EPA.
  • La eliminación total de la financiación de 50 programas de la EPA por un total de 347 millones de dólares, incluyendo Energy Star, un programa de etiquetado voluntario, creado en 1992, diseñado para identificar los electrodomésticos, la iluminación y la electrónica eficientes en términos energéticos y económicos para los consumidores.

El recorte propuesto de 43 por ciento en el financiamiento de limpieza de los sitios contaminados designados como Superfund podría traducirse en una reducción en la dotación de personal y administrativo - y socavar la capacidad de la agencia para llevar a cabo la supervisión vital y la gestión de las limpiezas - potencialmente frenar o incluso detener el vital progreso en los 85 Superfund federales en todo el estado de Nueva York. Estos sitios incluyen el Canal Gowanus en Brooklyn, Newtown Creek en Queens / Brooklyn; El antiguo sitio de Wolff-Alport Chemical Company en Ridgewood, Queens; Nuevo sitio de contaminación de aguas subterráneas de Cassell / Hicksville en el condado de Nassau, el vertedero de Dewey Loeffel en el condado de Rensselaer; Wappinger Creek en el condado de Dutchess; Sitio de PCBs del Río Negro en el Condado de Jefferson, Eighteen Mile Creek en el Condado de Niagara; y muchos otros.

En septiembre de 2016, la EPA propuso oficialmente la adición del sitio de Saint-Gobain Performance Plastics en Hoosick Falls a la lista de Superfund. Las aguas subterráneas de la instalación Saint-Gobain Performance Plastics, ubicada en 14 McCaffrey Street, están contaminadas con ácido perfluorooctanoico (PFOA). Los recortes presupuestarios propuestos podrían significar que la EPA no designará Hoosick Falls como sitio federal de Superfund. Si Hoosick Falls es declarado un sitio de Superfund, quedan preguntas significativas sobre si tendrá el personal y los recursos necesarios para enfrentar de manera eficaz y oportuna esta crítica amenaza para la salud pública.

El presupuesto también fija los fondos de las subvenciones estatales para agua potable y aguas residuales. En los próximos 15 años, Nueva York necesitará $9 mil millones para mantener su infraestructura de agua potable y más de $35 mil millones para mantener su infraestructura de tratamiento de aguas residuales. Casi el 95% de todos los neoyorquinos reciben agua de los sistemas públicos de abastecimiento de agua y más de 1.600 municipios son atendidos por instalaciones de tratamiento de aguas residuales. Sin fondos esenciales, los municipios tendrán dificultades para financiar y garantizar la seguridad de sus suministros de agua potable, lo que podría poner en peligro la salud de millones de neoyorquinos.

Además, el presupuesto del Presidente Trump elimina totalmente los fondos para la Iniciativa de Restauración de los Grandes Lagos, que es una de las legislaciones bipartidistas y exitosas en la historia de los Grandes Lagos. La Iniciativa de Restauración de los Grandes Lagos ha sido fundamental para mejorar y proteger la salud de estos cuerpos de agua, que apoyan más de 150.000 empleos locales y han estimulado a millones de otras inversiones.

Por último, el presupuesto propuesto hace recortes drásticos a los programas y la investigación sobre el cambio climático, lo que pone en peligro no sólo la calidad del agua y la infraestructura, sino también la calidad del aire y la salud general, la seguridad y el bienestar de todos los neoyorquinos y estadounidenses. En 2011, el huracán Irene en 2011 arrojó más de 11 pulgadas de lluvia en el valle del Hudson, Adirondacks del este, Catskills y Valle de Champlain en sólo 24 horas, causando que 31 condados fueran declarados áreas de desastre. Además, un análisis realizado por la oficina del Fiscal General concluyó que el calentamiento del océano y el nivel más alto del mar expandieron las inundaciones de la Tormenta Sandy en unas 25 millas cuadradas e inundaron las viviendas de otras 80.000 personas en Nueva York y Nueva Jersey.

A principios de este mes, el Fiscal General Schneiderman envió una carta a la Oficina del Director de Administración y Presupuesto Mick Mulvaney y al Administrador de la EPA, Scott Pruitt, destacando el impacto de los recortes reportados del presupuesto de la EPA.

El Fiscal General Schneiderman también ha encabezado coaliciones de fiscales generales para oponerse a los retrocesos ambientales de la administración Trump, incluyendo la lucha contra el debilitamiento de la administración de las normas de emisión de vehículos; Oponerse a la Orden Ejecutiva del Presidente Trump que busca eliminar la Regla de Agua Limpia; Y apoyar el Plan de Energía Limpia contra los esfuerzos para descartar el plan.