Schneiderman Pide Al Congreso Preservar Protecciones Para Los Consumidores Que Utilizan Tarjetas Prepagadas

En Carta a Líderes del Congreso, 18 fiscales hacen un fuerte argumento en apoyo de la Regla Final de CFPB sobre Tarjetas Pre-pagadas

La Regla de CFPB procura proteger a millones de consumidores que usan tarjetas pre-pagadas del fraude, cargos ocultos y más

NUEVA YORK - El Fiscal General Eric T. Schneiderman se unió a sus compañeros Fiscales Generales para pedir a los líderes del Congreso que se opongan a tres resoluciones, cada una de las cuales podría descarrilar una Regla Final anunciada por el Buró de Protección Financiera al Consumidor (CPFB, por sus siglas en ingles) que protege a los consumidores que utilizan tarjetas pre-pagadas. La regla fue considerada por primera vez por el CFPB en mayo de 2012 y está programada para entrar en vigor el 1 de abril de 2018, a menos que se aprueben tres resoluciones destinadas a eliminarla. Las resoluciones son las S.J. Res.19, H.J Res. 62 or H.J. Res. 73.
Los Fiscales Generales del Distrito de Columbia, California, Hawái, Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Misisipí, Carolina del Norte, Oregon, Pennsylvania, Rhode Island, Vermont, Virginia y el estado de Washington, se unen al Fiscal General Schneiderman en apoyo de la Regla Final del CFPB.

Las tarjetas pre-pagadas representan uno de los productos financieros de consumo de más rápido crecimiento en los Estados Unidos, a menudo utilizados por los consumidores que tienen acceso limitado o ningún acceso a una cuenta bancaria tradicional. Hoy en día, más consumidores -especialmente trabajadores de bajos salarios- reciben sus salarios a través de tarjetas pre-pagadas que por cheques en papel. Aunque la mayoría de los consumidores utilizan estas tarjetas para evitar los cargos por sobregiro, algunos de los prestamistas de día de pago que proporcionan fondos a través de estas tarjetas atrapan a los consumidores con esas tarifas de sobregiro. Además, estos consumidores suelen ser afectados con cargos ocultos o no revelados, incluso en los casos en que las tarjetas se utilizan para recibir su sueldo o los depósitos de préstamos estudiantiles. De hecho, un informe de 2014 de Pew Charitable Trusts estimó que el consumidor promedio que utiliza una de las 66 principales tarjetas prepago incurre en pagos honorarios de $ 10 a $ 30 cada mes.

"No se debe cobrar honorarios a ningún consumidor para que este pueda recibir su cheque de pago", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Hoy estoy orgulloso de estar junto a fiscales generales de todo el país que están comprometidos a proteger a los consumidores del fraude, cargos no autorizados y cargos ocultos. Instamos al Congreso a hacer lo mismo dejando que la regla final del sentido común del CFPB se mantenga".

La Regla Final del CFPB proporciona un enfoque de sentido común para regular las tarjetas pre-pagadas, ofreciendo protecciones que los consumidores pueden esperar en productos financieros similares. Entre las disposiciones clave que protegen a los consumidores, la Regla Final:

  • Protege a los usuarios de tarjetas prepagas contra fraudes y cargos no autorizados;
  • Ayuda a los consumidores a evitar las tarifas ocultas y comparar con un simple cuadro de tarifas comunes;
  • Proporciona un acceso conveniente y gratuito a las transacciones de cuentas y saldos de cuentas;
  • Exige a los empleadores que informen a los empleados que no tienen que recibir salarios en una tarjeta de nómina; y
  • Exige que las tarjetas pre-pagadas cumplan con las leyes de tarjetas de crédito vigentes, incluyendo la capacidad de llevar a cabo el análisis de pago, los límites de los cargos por sobregiro en el primer año y los salvaguardias sobre cómo se reembolsan los fondos.

Tanto la industria como los grupos de protección a los consumidores han expresado su apoyo a partes de la Regla Final del CFPB. Las resoluciones para detener la implementación de la Regla Final han sido presentadas bajo la Ley de Revisión del Congreso ("CRA"). Si la regla es bloqueada por un voto de CRA, el CFPB está indefinidamente prohibido de promulgar una regla sustancialmente similar a menos que el Congreso lo autorice. Como resultado, el Fiscal General Schneiderman y sus colegas Fiscales Generales están llamando al Congreso a dejar intacta la Regla del CFPB para proteger este creciente mercado y los consumidores que dependen de él.