Schneiderman Anuncia Una Nueva Legislación Que Permite Procesar Criminalmente El Hostigamiento De Inquilinos

La nueva legislación ampliaría y fortalecería las leyes de hostigamiento de inquilinos existentes, facilitarán procesar judicialmente a dueños que inducen ilegalmente a inquilinos de renta regulada a desocupar sus hogares
Schneiderman: Con los precios de los alquileres de vivienda en creciente aumento, inescrupulosos propietarios usan cada truco sucio en el libro para forzar a los inquilinos con rentas reguladas a abandonar sus hogares - este proyecto de ley los hace rendir cuenta

NUEVA YORK - El Fiscal General, Eric T. Schneiderman, presentó hoy una nueva legislación que mejoraría las protecciones de los arrendatarios sujetos a acoso y mala conducta por parte de los propietarios que tratan de obligar ilegalmente a los inquilinos a desalojar sus viviendas. La nueva legislación del Fiscal General Schneiderman enmendaría la ley actual agregando un nuevo delito menor de clase A, al mismo tiempo que ampliará la definición de la infracción de felonía existente de clase E de "Hostigamiento de un Inquilino de Alquiler Regulado".

Con la vivienda asequible siendo un recurso escaso en muchas partes de Nueva York, y la Fiscalía General recibiendo un número creciente de quejas de acoso de inquilinos, es evidente que el estatuto penal existente destinado a proteger a los inquilinos de estas acciones no ha sido efectivo -siendo, actualmente, el único estatuto penal de acoso el cual requiere que los fiscales demuestren daño físico a los inquilinos.

"Las leyes actuales que protegen a los inquilinos contra el acoso simplemente no están a la altura de los cambios drásticos en el mercado de la vivienda de Nueva York. Con los precios de la vivienda aumentando, inescrupulosos propietarios usan medidas amenazantes y a menudo peligrosas para forzar a los inquilinos a salir de sus hogares. La legislación que estoy proponiendo facilita a mi oficina y las demás autoridades la eliminación de estos malos actores, que a menudo buscan beneficios a costa del bienestar de los neoyorquinos", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Debemos mejorar las herramientas a nuestra disposición para poner fin al hostigamiento generalizado que ha hecho la vida miserable para demasiadas personas".

Bajo el estatuto actual de acoso de un inquilino de renta regulada, el fiscal no sólo debe probar que el propietario ofensor tuvo la intención de hacer que el inquilino a desalojar su casa, sino también que el inquilino sufrió lesiones físicas debido a las acciones del propietario y que el propietario realmente tuvo la intención de causar (o actuó con imprudencia criminal en causar) dicha lesión. Esta Ley Penal existente crea un estándar inexplicablemente alto que - en las casi dos décadas desde que se promulgó la ley - nunca se ha cumplido. De hecho, un análisis reciente la División de Servicios de Justicia Criminal del Estado de Nueva York de los datos de convicciones muestra que ningún propietario ha sido condenado por el delito de acoso de un arrendatario de renta regulada.

La legislación del Fiscal General eliminaría la necesidad de probar lesiones físicas a un inquilino, y la intención específica del propietario de causarlo, a fin de asegurar una condena penal contra un propietario ofensor. Específicamente, la legislación:

  • Añade un nuevo delito de clase A que se aplicaría a los propietarios y sus agentes que, con la intención de hacer que un arrendatario con rentas reguladas abandone su casa, participen en un "curso de conducta" que es razonablemente probable y, de hecho, interfiera y perturbe el confort, el reposo, la paz y la tranquilidad de tal inquilino en el uso de su hogar;
  • Expande el estatuto de la ley criminal de clase E existente para que sea ilegal que los propietarios o sus agentes intentar forzar a los inquilinos en dos o más unidades de alquiler regulado a mudarse mediante un "curso de conducta sistemático en curso" o "actuar durante un período de tiempo "que" es, o razonablemente podría, interferir con y perturbar, y que interfiera o perturbe, el confort, reposo, paz y tranquilidad "de tales inquilinos en el uso de sus hogares; y
  • Constituye un delito grave de clase E para que un propietario que cometa de nuevo la ofensa de delito menor de clase A cuando ha sido condenado por ese delito dentro de los cinco años anteriores.

Estas disposiciones facilitan a los fiscales enfrentar las tácticas comunes utilizadas por los caseros para forzar a los inquilinos, incluidos los proyectos de construcción largos y perturbadores, o privar de agua caliente y calefacción por extendidos periodos de tiempo. El nuevo delito de clase A impone una pena máxima de hasta un año de cárcel. El delito de clase E conlleva una sentencia máxima de hasta cuatro años de prisión.

Además de la nueva legislación, hoy el Fiscal General Schneiderman publicó la nueva guía "Conozca sus derechos" para los inquilinos inmigrantes que se enfrentan al acoso de los caseros que los asedian sobre la base del estatus migratorio. 

El Fiscal General Schneiderman ha sido un líder en la lucha contra los propietarios que se involucran en el acoso y la actividad ilegal. En febrero de 2015, el Fiscal General, el Gobernador Cuomo y el Alcalde de Blasio anunciaron la Fuerza de Tarea de Prevención de Acoso de Inquilinos que involucra a varias agencias gubernamentales. Como resultado del trabajo de la Fuerza de Tarea, el Fiscal General ha presentado cargos criminales contra dos propietarios -Daniel Melamed por presuntamente poner en peligro la salud y la seguridad de los inquilinos de renta regulada y Dean Galasso por presunto fraude hipotecario. También ha presentado cargos múltiples contra Steven Croman, un importante propietario de la ciudad de Nueva York, por un presunto esquema para obtener fraudulentamente varios préstamos de refinanciamiento de varios millones de dólares y presentó una demanda civil contra Croman alegando que dirige una operación ilegal que utiliza el acoso, la coerción y el fraude para obligar a los arrendatarios con renta regulada a salir de sus apartamentos y convertir sus apartamentos en unidades de tasa del mercado altamente rentables.

En noviembre de 2016, el Fiscal General presentó una demanda civil contra Marolda Properties, Inc., por presunta conducta ilegal y hostigamiento contra inquilinos con rentas reguladas.

En junio de 2016, el Fiscal General anunció un nuevo equipo para mejorar y agilizar los recursos de la oficina para combatir el hostigamiento de los inquilinos, las prácticas de préstamo engañosas, el robo de títulos, el fraude bancario y otros problemas de vivienda que enfrentan los constituyentes.
Mediante el análisis continuo de las quejas de los inquilinos y el uso integral de los recursos con la Fuerza de Tarea Conjunta de Prevención del Acoso de los Inquilinos, la Fiscalía ha podido identificar las debilidades de la ley que impiden a los fiscales establecer casos fuertes contra ciertos propietarios. La legislación propuesta permitiría a la Fiscalía General de la República llevar a cabo más eficazmente cargos penales graves, en lugar de sólo cargos civiles, contra los propietarios que incurren en hostigamiento sistemático y sostenido de los inquilinos.