Local Menu

Schneiderman Anuncia Sentencia De Empleada Del Gobierno Por Robar Us $2.4 Millones En Fondos Estatales A Través De Esquema De Sobornos

La acusada fue condenada de dos a seis años de prisión por aceptar sobornos y robar fondos del programa educativo para los neoyorquinos con discapacidades

NUEVA YORK - El Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció hoy la sentencia de Keisha Relf Davis, consejera vocacional del Departamento de Educación del Estado de Nueva York, por participar en un plan que robó casi $2,4 millones del estado de Nueva York. En septiembre de 2014, un jurado del condado de Bronx acusó a Relf Davis junto con sus coacusados, Juan Cabrera y Juani Ortiz, quienes ya fueron sentenciados por cargos de Gran Robo. Relf Davis fue condenada a de dos a seis años de prisión por el Honorable Juez Steven Barrett.

"Los que roban del estado tendrán graves consecuencias", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Los programas gubernamentales no pueden ser utilizados como una alcancía personal-especialmente aquellos que están destinados a ayudar a algunos de nuestros ciudadanos más vulnerables".

Como parte del plan, Relf Davis, a cambio de sobornos en efectivo, aprobó a los estudiantes para el Programa de Rehabilitación Vocacional de Servicios Profesionales y de Educación Continua (ACCES-VR), aunque estos estudiantes nunca solicitaron el programa. El programa ACCES-VR fue creado para ayudar a los neoyorquinos elegibles con discapacidades y limitaciones funcionales a ganar auto-dependencia a través de la educación, la capacitación y el empleo. Relf Davis sabía que los estudiantes que aprobó no tenían discapacidades ni limitaciones funcionales para calificar para este programa.

Desde aproximadamente octubre de 2010 hasta marzo de 2013, en el Condado de Bronx y en otras partes de Nueva York, Relf Davis y otros acordaron robar más de un millón de dólares del programa ACCES-VR. Cuando los estudiantes se preparaban para solicitar la licencia de conducir comercial ("CDL") con entrenamiento en Roadway y Americana, los coacusados exigieron que los estudiantes proporcionaran una copia de su licencia de conducir y su tarjeta de seguridad social. Además, los estudiantes tenían que pagar de $300 a $ 500 en efectivo por las lecciones. Estos pagos en efectivo se pagaron directamente a Relf Davis como sobornos. Durante el curso del plan, cada escuela de choferes pagó a Relf Davis más de $10,000 en sobornos.

A cambio de los sobornos en efectivo, Relf Davis accedieron a llenar fraudulentamente una solicitud para los servicios de ACCES-VR en nombre de cada estudiante de Roadway y Americana de quienes recibió una licencia de conducir y una tarjeta de seguridad social de los coacusados. Falsificó múltiples firmas de estudiantes y falsamente indicó que los estudiantes sufrían de problemas de abuso de sustancias, cuando no era cierto. Para cada estudiante Relf Davis aprobó recibir la capacitación de CDL en Roadway o Americana, Relf Davis acordó aprobar los pagos de ACCES-VR a las escuelas de manejo que van desde $3,900 hasta $ 4,930, sin necesidad de documentación o evidencia de que las escuelas proporcionaron los servicios contenidos en las propuestas o comprobantes.

Relf Davis y otros a sabiendas, presentaron documentos falsos y falsificados con el Departamento de Educación del Estado y con ACCES-VR. En concreto, presentaron falsamente: solicitudes; certificaciones de elegibilidad de servicios profesionales; Propuestas; Y cupones con certificaciones de que Roadway y Americana proporcionaron 50 horas de instrucción en el aula, 40 horas de instrucción teórica y 35 horas de servicios de capacitación en carretera para los presuntos consumidores de ACCES-VR. Roadway y Americana, a pesar de que no proporcionaron estos servicios a los estudiantes. Además, los servicios que los estudiantes recibieron de las escuelas valían mucho menos que la cantidad que ACCES-VR pagó.

La Fiscalía General agradece al Departamento de Educación por su asistencia en este caso. El caso fue procesado por los fiscales Kevin B. Frankel y Travis Hill de la Oficina de Integridad Pública del Fiscal General, bajo la supervisión del jefe de la oficina, Daniel Cort, y de Stacy Aronowitz, subdirectora de la oficina. La investigación fue manejada por el investigador Angel Laporte de la Oficina de Investigaciones del Fiscal General, bajo la supervisión del investigador jefe adjunto John McManus. La oficina de Investigaciones está dirigida por el Jefe Dominick Zarrella. El Auditor Forense Adjunto Matthew A. Croghan asistió en la investigación bajo la supervisión del Jefe de la Sección de Auditoría Forense Edward J. Keegan, Jr. La analista de apoyo legal Katharine Litka de la Oficina de Integridad Pública también ayudó en la investigación.