NOTICE: This is an archived press release. Information contained on this page may be outdated. Please refer to our latest press releases for up-to-date information.


Post date: May 22 2017

Schneiderman Lidera Coalición De Fiscales Generales Que Advierte A La Administración De Trump: Cierren La Brecha Legal Que Permite A Trenes Transportar Aceite Crudo Explosivo A Través De Comunidades

"Los Trenes de Bomba" transportan millones de galones de petróleo crudo rutinariamente por ciudades y pueblos de Nueva York y por todo el país, sin limitar su explosividad e inflamabilidad

Una coalición de seis estados pide una acción inmediata para establecer un límite nacional sobre la presión de vapor del petróleo crudo para minimizar la amenaza de explosiones e incendios incontrolables en accidentes ferroviarios

Schneiderman: Es hora de que el Gobierno Federal cierre esta peligrosa y absurda brecha legal

NUEVA YORK - El Fiscal General Eric T. Schneiderman, liderando una coalición de seis fiscales generales estatales, está instando a la Administración Trump a cerrar de inmediato una brecha legal que permite que crudo altamente inflamable y altamente explosivo sea transportado por ferrocarril a través de las comunidades de Nueva York y a través del país. Estos llamados "trenes bomba" son responsables de varios accidentes ferroviarios catastróficos en los últimos años, incluyendo la explosión de 2013 en Quebec que mató a 47 personas; En Nueva York solamente, estos trenes cubren aproximadamente 700 millas del estado.

En comentarios presentados el viernes en respuesta a un Aviso Avanzado de Reglamentación Propuesta (ANPRM, por sus siglas en inglés) emitido por la Administración Federal de Gasoductos y Materiales Peligrosos (PHMSA, por sus siglas en inglés), la coalición pide a la agencia tomar medidas inmediatas para exigir que todo crudo transportado por ferrocarril de EE.UU. tengan una presión de vapor - un factor clave de la explosividad del petróleo y la inflamabilidad - de menos de 9.0 libras por pulgada cuadrada (psi). Los comentarios fueron presentados por los Fiscales Generales de Nueva York, California, Illinois, Maryland, Maine y Washington

Haga clic aquí para leer los comentarios de los Fiscales Generales.

"Debido a una laguna regulatoria, estos trenes pueden transportar crudo a través de algunas de nuestras áreas más densamente pobladas sin ningún límite de explosividad o inflamabilidad, creando bombas de tiempo que ponen en peligro la seguridad de innumerables neoyorquinos y estadounidenses", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Es hora de que el gobierno federal ponga la seguridad de los neoyorquinos en primer lugar y tome medidas inmediatas para cerrar esta peligrosa y verdaderamente absurda laguna regulatoria".

En diciembre de 2015, el Fiscal General Schneiderman presentó una petición para la elaboración de normas a la PHMSA para establecer el límite nacional de la presión de vapor del crudo transportado por ferrocarril a menos de 9.0 psi. En diciembre de 2016, citando específicamente la petición del Fiscal General, la agencia anunció que emitiría un ANPRM para recabar comentarios públicos sobre los límites de presión de vapor y los beneficios de seguridad de utilizar dicho límite en la regulación del transporte de crudo y otros materiales peligrosos.

Los accidentes de los trenes que transportaban petróleo crudo han resultado en explosiones devastadoras e incendios incontrolables -incluyendo el descarrilamiento de tren en 2016 en Mosier, Oregon, donde el incendio resultante provocó la evacuación de casi una cuarta parte de los residentes de la ciudad y el infame accidente de 2013 de Lac-Mégantic – en Quebec, donde un tren descarrilado estalló en llamas, destruyó el centro de la ciudad y mató a 47 personas. A pesar de los impactos catastróficos que estos y otros accidentes ferroviarios han tenido en las comunidades, actualmente no hay límite federal para la presión de vapor del crudo transportado por ferrocarril. En los comentarios presentados a PHMSA el pasado viernes, los Fiscales Generales argumentan que reducir las presiones de vapor de petróleo crudo a niveles por debajo de 9.0 psi no sólo es práctico, sino que es necesario para minimizar la explosión y el peligro de incendio involucrados en el transporte de crudo por ferrocarril.

La Ley de Arreglo de la Superficie de Transportación de América (FAST, pos sus siglas en Ingles) de 2015 exige que PHMSA y el Departamento Federal de Energía informen sobre los resultados de un estudio plurianual realizado por Sandia National Laboratories para evaluar la volatilidad del petróleo crudo y hacer recomendaciones para mejorar la seguridad de su transporte. La finalización de este estudio y el desarrollo de la recomendación acompañante puede tomar años. Por esta razón, la coalición está instando a PHMSA a reconocer el importante peligro actual que los trenes de petróleo plantean a las comunidades y tomar medidas inmediatas para establecer un estándar de presión de vapor de menos de 9.0 psi hasta que se promulgue un estándar final.

Se ha informado de que hasta 44 "trenes de unidad" - cadenas de 70 a 120 vagones-tanque - viajan por rutas ferroviarias que atraviesan Nueva York cada semana, cada uno de ellos de con 2 a 3,5 millones de galones de crudo. Estos trenes cubren aproximadamente 700 millas del estado, pasando a través de pequeñas comunidades, así como el corazón de los centros de población como Búfalo, Syracuse, Rochester, Plattsburgh, Saratoga Springs, Albany, Kingston y Newburgh, y a pocos kilómetros de la ciudad de Nueva York. Un accidente de tren de petróleo a lo largo de estas rutas del tamaño e intensidad del ocurrido en Quebec y otros lugares, podría poner en peligro la seguridad de miles de neoyorquinos que viven, trabajan, viajan y recrean a lo largo las rutas de los trenes.

La presión de vapor es un factor clave en la explosividad y la inflamabilidad del crudo. Los aceites crudos con las presiones de vapor más altas -como los producidos en las formaciones de Kraken Shale en Dakota del Norte- tienen las concentraciones más altas de propano, butano, etano y otros gases altamente volátiles. Aunque la presión de vapor del petróleo crudo involucrado en accidentes de tren es frecuentemente no revelada, en el número limitado de casos que se conoce - incluyendo los accidentes de Mosier (Oregón) y La-Mégantic (Quebec) - las presiones de vapor han excedido 9.0 psi.

La misión declarada de PHMSA es proteger a la gente y al medio ambiente de los riesgos asociados con el transporte de materiales peligrosos, incluyendo petróleo crudo. En julio de 2015, en respuesta a las preocupaciones planteadas por los accidentes ferroviarios relacionados con los envíos de crudo, la agencia adoptó una nueva norma que buscaba mejorar la integridad estructural de los vagones de tren que transportan crudo y disminuir las posibilidades de descarrilamientos. Aunque la nueva norma impuso nuevas regulaciones en el diseño y operación de los vagones de tren, no hizo nada para aumentar la seguridad de los líquidos altamente combustibles transportados por estos vagones. Debido a esto, bajo la ley federal, el petróleo crudo todavía se puede transportar a través de algunas de las comunidades más densamente pobladas de Nueva York sin ningún límite en su explosividad o inflamabilidad.

Según la Asociación de Ferrocarriles Americanos, los envíos de crudo por ferrocarril aumentaron de 9,500 cargas en 2008 a 493,126 cargas en 2014, lo que representa un aumento de más de 5,000 por ciento. Mientras que los envíos ferroviarios de petróleo crudo han disminuido algo en los últimos años, se espera que el ferrocarril continúe siendo un modo importante de transportar el recurso en el futuro, particularmente a medida que los precios del crudo y la producción total de EE.UU. repunten como es esperado.

"Nadie debería tener que vivir con materiales peligrosamente explosivos cruzando por sus patios", dijo la congresista Nita Lowey. "En el condado de Rockland, los trenes transportan crudo directamente a través de las ciudades y barrios donde los niños y las familias viven, trabajan y juegan. El riesgo de una tragedia de crudo en Nueva York y en todo el país es demasiado grande, y estoy complacida de que el Fiscal General Schneiderman esté luchando por este importante paso para proteger a nuestras comunidades. Como Miembro Titular del Comité de Apropiaciones de la Cámara, continuaré trabajando con socios en todos los niveles de gobierno para prevenir desastre de transporte de crudo".

"Me uno y elogio al Fiscal General Schneiderman en su llamado para una acción inmediata a nivel federal para requerir un estándar de presión de vapor más seguro de 9.0 o menos para el crudo transportado por ferrocarril. La región de la capital sigue siendo un centro importante para el tráfico de trenes de petróleo y mientras el petróleo crudo volátil le sea permitido transportar a través de la zona, los residentes siguen en riesgo. Casi dos docenas de miembros de la Asamblea escribieron a la Administración el otoño pasado apoyando este cambio de seguridad", dijo la asambleísta Patricia A. Fahy.

"Me uno al Fiscal General Schneiderman para pedir al gobierno de Trump que tome medidas inmediatas para proteger a nuestra comunidad al reducir la volatilidad del crudo transportado por ferrocarril para mitigar el impacto de los accidentes de los trenes de petróleo", dijo el Ejecutivo del condado de Albany, Daniel P. McCoy. "Creo que el umbral más bajo reduciría la posibilidad de explosiones e iría un largo camino en la responsabilizando a los cargadores de ferrocarril de los riesgos que enfrentamos cada día. He pedido limites s más bajos desde 2014 después de que descubrimos que el crudo de Bakken en el desastre de Lac Megantic tenía una psi entre 9 y 9.3 y mi Comité de Expertos en Cuestiones de Seguridad de Petróleo Crudo hizo la misma recomendación que envié al ex Secretario de Transporte. Al acercarnos al cuarto aniversario de ese desastre, debemos tomar todas las precauciones necesarias para proteger a nuestros residentes. Aplaudo al Fiscal General por cumplir con este requisito y ofrecer sus comentarios a la Administración de Seguridad de Gasoductos y Materiales Peligrosos en nombre de los neoyorquinos".

"Apoyo plenamente los esfuerzos del Fiscal General Schneiderman para mejorar la seguridad del crudo que se transporta por ferrocarril a través de ciudades como Albany todos los días", dijo la alcaldesa de Albany, Kathy Sheehan. "Mejorar los estándares de presión de vapor ayudará a proteger a nuestras comunidades de los daños que pueden ocurrir si ocurre un descarrilamiento o accidente. Aplaudo el liderazgo del Fiscal General en esta importante cuestión".

"La ciudad de Plattsburgh se preocupa profundamente por el movimiento de los productos de crudo más volátiles en tren a través de nuestro denso núcleo urbano y a lo largo de nuestro lago. La reducción de la presión de vapor permitida para el petróleo crudo y los recipientes de productos químicos reduce tanto el potencial de explosiones como la inhalación química en caso de producirse un accidente o un pinchazo. Apoyo plenamente el esfuerzo del Fiscal General de mantener a nuestra población segura al restringir la presión de vapor permisible de estos volátiles vehículos químicos", dijo el alcalde de Plattsburgh Colin Read.

"En los últimos 10 años, la producción estadounidense de petróleo crudo casi se ha triplicado, y la mayor parte se está transportando por ferrocarril. La frecuencia de los incendios y explosiones mortales relacionados también se ha disparado en todo el país", dijo Kimberly Ong, Abogada del Consejo de Defensa de Recursos Naturales. "Las comunidades de todo el país necesitan urgentemente que el Departamento de Transporte ponga la tecnología de seguridad existente para limitar la presión de vapor de petróleo crudo y reducir en gran medida la probabilidad de estos incidentes peligrosos en todo el país. Aplaudimos al Fiscal General Schneiderman ya sus colegas por presionar por una acción inmediata en este asunto crítico de seguridad pública".

"Hasta que el estado logre su meta de economía 100%de energía limpia renovable, una tragedia de tren de petróleo en Nueva York es tristemente una cuestión de cuándo, no si", dijo Peter Iwanowicz, director ejecutivo de Environmental Advocates de Nueva York. "El gobierno federal debe actuar de inmediato en el llamado del Fiscal General Schneiderman para que el petróleo sea menos volátil en los rieles de nuestras comunidades. Podría ser un salvador de vidas real".

Este asunto está siendo manejado por el Fiscal Adjunto Mihir Desai, el Científico Ambiental John Davis y el Analista de Políticas Jeremy Magliaro bajo la supervisión de las Sub Jefas Lisa Burianek y Monica Wagner de la Oficina de Protección Ambiental de la Fiscalía General de Nueva York. La Oficina de Protección Ambiental está dirigida por Lemuel M. Srolovic y forma parte de la División de Justicia Social, dirigida por el Fiscal Ejecutivo de Justicia Social Alvin Bragg.