Schneiderman Anuncia Acuerdo De $ 350,000 Y Cierre De Fraudulenta Entidad Caritativa Contra El Cancer Del Seno

Los recaudadores de fondos de la "Fundación de sobrevivientes del Cáncer de Mama” se quedaron con 92 centavos de cada dólar donado para la causa - mientras engañaban a los donantes acerca de supuestos servicios médicos para los pacientes del cáncer de seno
"Operation Bottomfeeder" del Fiscal General está dirigida a organizaciones benéficas fraudulentas que explotan las causas populares para llenar los bolsillos de recaudares de fondos profesionales
El acuerdo cierra la falsa entidad caritativa; los $ 350,000 serán donados a organizaciones legítimas que combaten el cáncer de mama

NUEVA YORK - El Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció hoy un acuerdo con la Fundación de Sobrevivientes de Cáncer de Mama, Inc. ("BCSF"), y su Presidente y Fundador Dr. Yulius Poplyansky. Durante años, BCSF y sus recaudadores de fondos pintaron la imagen de una organización que estaba prestando servicios médicos a los pacientes con cáncer de mama y aquellos en riesgo de cáncer de mama. En su lugar, según la investigación del Fiscal General, BCSF fue una organización benéfica creada y dirigida por su principal recaudador de fondos externo, Mark Gelvan, para llenar los bolsillos de Gelvan, sus compañías y sus socios de negocios, quienes se quedaron con 92 centavos de cada dólar donado a la BCSF.

Como parte del acuerdo, BCSF cerrará sus operaciones a nivel nacional y pagará casi $350,000, que serán dirigidos a organizaciones legítimas que luchan contra el cáncer de mama.

"Hay pocas cosas más irritantes alguien pretendiendo ayudar a los pacientes con cáncer, cuando realmente lo que hacen es llenar sus propios bolsillos. Pero eso es exactamente lo que hicieron los que están detrás de la Fundación de Sobrevivientes de Cáncer de Mama - sacar millones de ganancias para sí mismos y enviar menos de cuatro centavos de cada dólar recaudado a clínicas médicas", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Como nuestra Operación Bottomfeeder ha demostrado, con demasiada frecuencia estas entidades caritativas fraudulentas suelen explotar las causas populares para enriquecer recaudadores de fondos profesionales. Estoy comprometido a usar todo el poder de mi oficina para detener a aquellos que se aprovechan de la generosidad de las personas para hacer dinero rápido".

Haga clic aquí para ver el video del Fiscal General sobre este acuerdo.

El acuerdo de hoy es parte de la “Operación Bottomfeeder” del Buró de Asuntos Caritativos de la Fiscalia General, se enfoca en un modelo de negocio fraudulento de organizaciones benéficas que explotan las causas populares, mediante los que recaudadores de fondos profesionales se apropian de la mayor parte de donaciones y hacen falsas declaraciones. En agosto de 2016, el Buró de Asuntos Caritativos cerró la Fundación Americana para Niños Discapacitados (AFDC, por sus siglas en inglés), una organización benéfica que afirmaba proveer "recursos a escuelas, refugios y otras agencias que proveen cuidados a largo y corto plazo a niños con necesidades especiales", pero en realidad la usaban como una fuente de hacer dinero para sus recaudadores de fondos. En noviembre de 2016, el Fiscal General anunció un acuerdo con la Fundación Nacional de Veteranos de Vietnam y su fundador y presidente, John T. Burch, que también dio lugar al cierre de esa entidad, el pago de daños y obligó a Burch a dar una disculpa pública. También como resultado de la exposición del Fiscal General de las acciones de Burch en la entidad, Burch fue recientemente acusado por el Departamento de Justicia de fraude financiero.

BCSF fue fundada en 2010 y comenzó a solicitar donaciones en Nueva York poco después. Para 2014, la BCSF estaba recaudando en promedio $3 millones por año a nivel nacional a través de sus campañas de tele mercadeo y correo directo.

La investigación del Fiscal General encontró que el Dr. Poplyansky comenzó BCSF a instancia de Mark Gelvan, un recaudador de fondos profesional cuya relación con la familia de Poplyansky se remonta a la década de 1970. El Dr. Poplyansky no tenía formación ni experiencia en el manejo o dirección de ningún tipo de institución benéfica. Él y los otros miembros del consejo de BCSF permitieron a Mark Gelvan dirigir BCSF y convertirla en una vaca de efectivo para Gelvan y sus negocios. Mark Gelvan ha sido excluido de la industria profesional de recaudación de fondos en Nueva York desde 2004, luego de un litigio presentado por el Fiscal General.

Según lo expuesto en las conclusiones en el documento del acuerdo, que el Dr. Poplyansky admite es verdad, el Sr. Gelvan sugirió que el Dr. Poplyansky comience una entidad caritativa contra el cáncer de mama porque es una demostrada máquina de hacer efectivo. El Sr. Gelvan incluso le dio al Dr. Poplyansky el dinero inicial para comenzar la entidad caritativa. El Sr. Gelvan utilizó entonces la BCSF para impulsar sus propios intereses económicos asegurándose de que sus empresas de recaudación de fondos y socios comerciales fueran contratadas para prestar servicios a la BCSF.

El Sr. Gelvan también controló las operaciones de la BCSF al insertarse en casi todos los aspectos de las operaciones de la organización de caridad, a pesar de no tener ningún papel oficial en la misma. Gelvan supervisó los informes financieros, asistió a las reuniones del consejo y preparó las actas del consejo, respondió a las preguntas de los medios e incluso organizó y preparó la respuesta a las citaciones de investigación del Fiscal General. El Sr. Gelvan llegó a decirle a los contadores externos de la BCSF que el Dr. Poplyansky "habla muy poco inglés" -una declaración completamente falsa- para que trataran directamente con él.

La investigación también encontró que el Sr. Gelvan fue instrumental en el desarrollo y autorización de las solicitudes caritativas de BCFS, que contenían declaraciones falsas y engañosas sobre las actividades del programa de BCSF. Estas solicitudes contenían relatos ficticios sobre las interacciones de médicos y pacientes, descripciones de foros inexistentes para sobrevivientes de cáncer de mama y programas farmacéuticos internacionales, y dejaron al donante con la clara impresión de que la BCSF era una institución médica que proporcionaba servicios médicos. En realidad, la BCSF no contaba con personal médico, no realizaba servicios médicos, no tenía oficina real y no aportaba valor directo a los pacientes con cáncer de mama ni a los que corren el riesgo de desarrollar cáncer de mama. El BCSF realizó sólo unas modestas subvenciones a las clínicas; Esas donaciones fueron, en promedio, sólo el 3,5% de los fondos que recaudó en los últimos cuatro años que BCSF reportó al Fiscal General.

El Dr. Poplyansky no fue compensado por su papel en el BCSF. Sin embargo, él tenía responsabilidades legales a BCSF, que él repetidamente no pudo honrar. El Dr. Poplyansky ha admitido sus malas acciones y cooperará con las investigaciones en curso del Fiscal General sobre los recaudadores de fondos del BCSF y los profesionales legales y contables asociados. El BCSF y el Dr. Poplyansky también han acordado disolver el BCSF bajo la dirección del Fiscal General para que la entidad caritativa ya no pueda ser usada como una compañía ficticia para dirigir el dinero a sus recaudadores de fondos. El Dr. Poplyansky también estará sujeto a una prohibición nacional permanente en el acceso a los bienes de caritativos o la toma de decisiones. En nombre de BCFS y él mismo, el Dr. Poplyansky presentó una disculpa a los donantes de la Fundación ya los individuos y familias que han sido afectados por el cáncer de mama.
El BCSF y el Dr. Poplyansky también admitieron que la BCSF había presentado falsos documentos ante la el Buró de Asuntos Caritativos, incluyendo no revelar la identidad de los recaudadores de fondos que operaban en su nombre en Nueva York y todos los honorarios asociados con sus actividades de recaudación de fondos.

El texto completo de las admisiones de BCSF y el Dr. Poplyansky, y las disculpas del Dr. Poplyansky, están disponibles aquí.

Esta investigación en BCSF destaca la importancia del informe anual Pennies for Charities de la Fiscalía General, que revela que las donaciones caritativas obtenidas por muchos recaudadores de fondos profesionales se gastan en gran medida en los mismos recaudadores de fondos y gastos administrativos. El último informe de Pennies for Charities se puede acceder aquí.

Los Consejos del Fiscal General para donaciones caritativas están disponibles aquí.

Este caso fue manejado por la Fiscal Adjunta Elizabeth Ann Fitzwater y el Co-Jefe de la Sección de Ejecución, Yael Fuchs, con el apoyo de la Fiscal Adjunta Peggy Farber, así como la Contadora Asociada Cintia Brown-Felder, Asistente Legal Carolyn Fleishman y el Investigador Ismael Hernández. Junto con la Sra. Fuchs, Emily Stern es Co-Jefe de la Sección de Cumplimiento del Buró de Asuntos Caritativos. James Sheehan es el Jefe del Buró de Asuntos Caritativos. Alvin Bragg es el Fiscal Ejecutivo de Justicia Social.

Puede encontrar más información acerca del Buró de Asuntos Caritativos y organizaciones sin fines de lucro reguladas por la Oficina en www.charitiesnys.com