Declaracion De Schneiderman Sobre La Decisión Del Segundo Circuito Relativa Al Oleoducto Constitución 

Hoy, el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Segundo Circuito confirmó la denegación por parte del Estado de Nueva York de un permiso de calidad de agua para el Oleoducto Constitución, una victoria crítica para la Fiscalía General y las autoridades estatales para tomar las medidas necesarias para proteger sus aguas y recursos naturales.

El Fiscal General Eric T. Schneiderman publicó la siguiente declaración:

"Nueva York debe poder hacer lo necesario para proteger nuestro medio ambiente - y estamos contentos de que la corte esté de acuerdo.

"Sería inaceptable que un oleoducto - o cualquier proyecto - contaminara nuestras aguas y afecte la salud y los recursos de los neoyorquinos. La decisión de hoy marca una gran victoria para los neoyorquinos y para nuestro medio ambiente.

"Mi oficina está dispuesta a seguir defendiendo vigorosamente el derecho de los neoyorquinos a un ambiente seguro y saludable de todos los que puedan dañarla".

El proyecto de Oleoducto Constitución incluiría la construcción de 100 millas de nuevo gasoducto de gas natural a través de tierras no desarrolladas en el centro de Nueva York, impactando y atravesando más de 250 arroyos y más de 80 acres de humedales.

En diciembre de 2014, la Comisión Federal de Regulación de Energía aprobó el oleoducto, pero condicionó la aprobación en la certificación del Estado de Nueva York de que el proyecto cumpliría con las normas y requisitos estatales de calidad del agua. Tras una revisión exhaustiva del proyecto, el Departamento de Conservación Ambiental negó la certificación debido a que la el Oleoducto Constitución no demostró que el proyecto no perjudicaría el agua de Nueva York. La Oleoducto Constitución retó la negación de DEC.

Hoy, el Segundo Circuito rechazó el argumento del Oleoducto Constitución, señalando que el Estado tiene derecho a "llevar a cabo su propia revisión de los efectos probables del Proyecto Constitución sobre las aguas de Nueva York y si esos efectos cumplirían con los estándares estatales de calidad del agua".