Unidad De Investigaciones Y Procesos Especiales De La Fiscalia General De Nueva York Emite Reporte En Caso De La Muerte De Ariel Galarza

La Unidad de Investigaciones y Procesos Especiales del Fiscal General Schneidermran (SIPU, por sus siglas en ingles), emitió un informe exhaustivo de su investigación sobre la muerte de Ariel Galarza en el Condado de Bronx en noviembre de 2016. La investigación, dirigida por el jefe de Unidad Alvin Bragg, no encontró culpabilidad penal en la muerte del Sr. Galarza.

Según el informe, el 2 de noviembre de 2016, agentes de la policía de la ciudad de Nueva York respondieron a una llamada al  911 de otro residente del edificio del Sr. Galarza, quien dijo que el señor Galarza había estado blandiendo un cuchillo y gritando. Cuando los oficiales llegaron, encontraron al Sr. Galarza en su apartamento en el sótano sosteniendo una botella de vidrio de 12 onzas. Cuando se le ordenó que se acostara en el suelo, el señor Galarza se levantó y levantó la botella en el aire, a menos de ocho pies del sargento de la policía de Nueva York.

Cuando el Sr. Galarza ignoró las órdenes de soltar la botella, el sargento desplegó un taser y disparó una carga eléctrica de cinco segundos. El Sr. Galarza siguió luchando con los oficiales mientras trataban de esposarlo; El sargento activó el taser dos veces más durante cinco segundos cada uno, antes de que los oficiales pudieran contener al señor Galarza. Después de haber sido esposado, el Sr. Galarza perdió el conocimiento y su corazón dejó de latir. Personal de EMS llegó en cuestión de minutos y fueron capaces de restaurar el latido; Sin embargo, una vez en el hospital, los médicos de la sala de emergencia no pudieron mantener un ritmo cardíaco normal y el Sr. Galarza fue declarado fallecido.

La Oficina del Jefe Médico Examinador (OCME) llevó a cabo una autopsia, y SIPU también contrató un patólogo forense independiente para llevar a cabo una autopsia independiente. La OCME y el experto independiente llegaron por separado a conclusiones similares de que el Sr. Galarza murió de un paro cardiaco resultante de una combinación de una condición cardiaca preexistente, intoxicación por drogas y obesidad, combinado con los efectos del esfuerzo físico, el forcejeo, y el uso del taser.

Durante una búsqueda posterior del apartamento, los oficiales recuperaron la botella de cristal y dos cuchillos de carnicero. A la luz de todas las pruebas - incluyendo que el Sr. Galarza estaba amenazando a los oficiales con una botella de vidrio y que un oficial de policía puede utilizar justificadamente una fuerza razonable para protegerse contra el uso inminente de fuerza ilegal en su contra o contra otra persona, o  para efectuar una detención – la SIPU encontró que cargos criminales contra los agentes que respondieron no pueden justificarse.

La investigación de la SIPU tomó en cuenta las declaraciones de testigos civiles, así como de la policía de Nueva York y del personal médico de emergencia que respondieron a la escena; Informes de autopsia y toxicología del OCME y patólogo forense independiente; Expedientes médicos del Sr. Galarza; El informe generado sobre Taser utilizado durante el incidente; Y los expedientes de NYPD, incluyendo la grabación del 911.

"Enviamos nuestras más profundas condolencias a la familia del Sr. Galarza, cuya muerte fue una tragedia", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Seguimos comprometidos a buscar las evidencias y proporcionar un examen exhaustivo y transparente de todos los casos que investigamos bajo la orden ejecutiva".

Haga clic aquí para leer el informe completo.

El informe fue producido como parte del papel del Fiscal General como fiscal especial del estado. En julio de 2015, el Gobernador Cuomo firmó la Orden Ejecutiva No. 147, que nombra al Fiscal General para supervisar las investigaciones sobre incidentes en los que civiles desarmados mueren durante las interacciones con la policía, o incidentes en los que existe una duda de si el civil estaba armado y representaba un peligro. En los casos en que se determina que los cargos no están justificados, la oficina del Fiscal General publica un informe completo que detalla los resultados de su investigación, como parte de su compromiso con la transparencia.