Schneiderman Y El Gobernador Cuomo Anuncian Que Demandaran A La Epa Sobre La Falta De Protección Para Los Neoyorquinos De La Contaminación Del Aire Que Viene De Otros Estados

La EPA de Trump ha ignorado el requisito de la Ley de Aire Limpio para reducir la contaminación causada por la niebla toxica que llega a Nueva York desde otros estados

Al menos 1 de cada 3 neoyorquinos respira aire con niveles no saludables de niebla tóxica, que a menudo viaja desde lejos, de otros Estados

El Fiscal General Eric T. Schneiderman, junto con el Gobernador Andrew M. Cuomo, presentaron hoy una notificación de intención de demandar a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) por violar la Ley de Aire Limpio federal al no frenar la contaminación del ozono a nivel del suelo (o "smog") que trae el viento hacia Nueva York desde los estados.

Al menos uno de cada tres neoyorquinos respira aire con niveles insalubres de contaminación por “smog”, y algunos análisis sostienen que esto ocurre a dos de cada tres neoyorquinos (aproximadamente 12.7 millones de personas). Los propios estudios de la EPA demuestran que la contaminación de los estados que están en contra del viento de Nueva York contribuyen sustancialmente al peligroso problema de la niebla tóxica del estado.

"Millones y millones de neoyorquinos todavía respiran aire poco saludable debido a la contaminación de la niebla tóxica, una gran parte de la cual está llegando a Nueva York desde otros estados a raves del viento", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Si la EPA no cumple con la ley, la demandaremos para proteger la salud de los neoyorquinos".

"Nueva York está limitando agresivamente la contaminación del aire de múltiples fuentes para proteger nuestras comunidades y el medio ambiente. Pedimos a estos estados que hagan su parte justa y le solicitamos a la EPA que exija a estos estados que controlen la contaminación del aire que está afectando nuestra calidad del aire. Sin acción federal, los neoyorquinos sufrirán no solo una carga de salud pública, sino que sufrirán la carga económica adicional de forzar más controles sobre las fuentes de contaminación con sede en Nueva York", dijo el Gobernador Cuomo.

Nueva York tiene algunas de las normas de calidad del aire más estrictas del país y los contaminantes que causan la niebla tóxica, como los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (VOC), están bien controlados. De hecho, Nueva York tiene una de las emisiones más bajas de NOx y VOC en el país. A pesar de los mejores esfuerzos de Nueva York para combatir la contaminación, el área metropolitana de la ciudad de Nueva York ha luchado durante años para cumplir con el estándar federal de salud para la niebla tóxica y, según un informe de la Asociación Estadounidense del Pulmón 2017, es la novena área contaminada por niebla tóxica en la nación.

La EPA ha concluido que hay una serie de impactos peligrosos en la salud asociados con los niveles elevados de niebla tóxica, incluido el daño al tejido pulmonar y el agravamiento de las afecciones existentes, como el asma, la bronquitis, las enfermedades cardíacas y el enfisema. La exposición a la niebla tóxica también está relacionada con la muerte prematura. Algunos grupos, incluidos los niños, los ancianos y las personas con enfermedades pulmonares existentes, como el asma, corren un riesgo especialmente elevado debido a la contaminación con niebla tóxica.

"Para proteger al público y nuestro medioambiente, Nueva York tiene algunos de los estándares de calidad de aire más rigurosos de la nación", dijo el comisionado del Departamento de Conservación Ambiental, Basil Seggos. "Pero la contaminación no reconoce las fronteras del estado, y sin que la EPA exija a los Estados que limitar Estados la contaminación, nos queda limitar aún más la contaminación de las fuentes de Nueva York. Por el bien de la salud pública, pedimos a la EPA que actúe".

La disposición del "Buen Vecino" de la Ley de Aire Limpio requiere que la EPA intervenga y adopte planes para reducir la contaminación de la niebla toxica interestatal cuando las acciones de los estados ubicados contra el viento no son suficientes para garantizar que se cumplan y mantengan los estándares federales de niebla tóxica en estados a favor del viento, como Nueva York. La obligación de la EPA bajo la Ley de adoptar dichos planes, conocidos como "Planes de Implementación Federal" o "FIP", refleja la posición y autoridad únicas de la Agencia, como agencia federal, para garantizar que los esfuerzos individuales de múltiples estados contra el viento serán suficiente en conjunto, para resolver problemas regionales de contaminación del aire, como la niebla tóxica.

El 12 de agosto de 2015, la EPA determinó que las acciones planificadas de 24 estados, incluidos varios estados contra el viento de Nueva York (Illinois, Michigan, Pensilvania, Virginia y Virginia Occidental), no reducirían suficiente y colectivamente las emisiones contaminantes para garantizar que los estándares de salud de niebla tóxica podrían cumplirse y mantenerse en Nueva York. Esta determinación desencadenó un plazo de dos años en virtud de la Ley de Aire Limpio, que finalizó el 12 de agosto de 2017, para que la EPA adopte los FIP para estos estados. A pesar de este plazo legal, la EPA hasta la fecha no ha adoptado estos planes legalmente obligatorios.

Similarmente, un tribunal federal sostuvo recientemente que la EPA no había cumplido con su obligación de emitir un FIP para las obligaciones de suministro de Buen Vecino de Kentucky según la norma de ozono de 2008 antes de la fecha límite legal y, en mayo de 2017, denegó una solicitud de la EPA de Trump que pidió 20 meses adicionales de retraso en la emisión del FIP.

La Ley de Aire Limpio requiere que las partes notifiquen a la EPA sobre su intención de demandar a la Agencia conforme a la Ley. En consecuencia, el Fiscal General Schneiderman está hoy informando al Administrador de la EPA Scott Pruitt que a menos que la Agencia cumpla con su deber obligatorio bajo las disposiciones del Buen Vecino de la Ley y proteja a los neoyorquinos de la contaminación de la niebla tóxica dentro de 60 días, demandará al Administrador Pruitt para que cumpla con su función.

La niebla tóxica no se emite directamente en el aire, sino que se forma cuando otros contaminantes, como los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (VOC), reaccionan ante la presencia de la luz solar. Los NOx y VOC pueden viajar cientos de millas después de que se emiten. La EPA ha reconocido durante décadas la naturaleza regional de la niebla tóxica, y que la contaminación de las plantas de energía, vehículos automotores, fábricas, refinerías y otras fuentes de emisión situadas en múltiples estados contribuye a los problemas de niebla tóxica de los estados vecinos. Debido a esto, la EPA sabe desde hace tiempo que los estados a favor del viento no pueden resolver sus problemas de niebla tóxica por sí solos, y que reducir la niebla tóxica en estados a favor del viento como Nueva York requiere que los estados en contra del viento reduzcan su "transporte interestatal" de contaminación de niebla tóxica.

Este asunto está siendo manejado por la Oficina de Protección Ambiental del Fiscal General por el Jefe de la Sección Afirmativa Morgan A. Costello y el Asesor Jurídico Superior Michael J. Myers. La Oficina está dirigida por el Jefe de la Oficina, Lemuel M. Srolovic, y forma parte de la División de Justicia Social, que está dirigida por el Fiscal Adjunto Ejecutivo para la Justicia Social, Alvin Bragg. El Fiscal General Schneiderman también lidera la coalición de Fiscales Generales que presentó un aviso de intención de demandar a la EPA a principios de este mes por no designar áreas afectadas por l aniebla tóxica, el acápite sobre “causante” de la  Ley de Aire Limpio requiere reducciones en niveles insalubres de la contaminación.