Schneiderman Busca Orden Judicial Nacional Para Bloquear La Revocación Ilegal De La Reglamentación Del Control De La Natalidad Por Parte De La Administración Trump

Coalición de fiscales generales procura mandato judicial después de su demanda para proteger el acceso al control de la natalidad

Más de 62.4 millones de mujeres se han beneficiado de la cobertura de anticonceptivos de la ACA, incluidos 3.8 millones de neoyorquinas 

El Fiscal General de Nueva York Eric T. Schneiderman se unió a una coalición de Fiscales Generales para presentar una petición de un mandato judicial nacional para proteger el acceso de los neoyorquinas al control de la natalidad y detener las reglas de la administración Trump que les permitiría a los empleadores negarles cobertura de control de natalidad gratuita bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible.

El Fiscal General Schneiderman, junto con los Fiscales Generales de California, Delaware, Maryland y Virginia, presentaron la moción para una orden judicial preliminar anoche ante el Tribunal de Distrito de los EE. UU. para el Distrito Norte de California.

La petición sigue a una demanda federal presentada por la misma coalición de Fiscales Generales a principios de este mes.  

"Si una mujer no puede controlar su propio cuerpo, ella no es verdaderamente libre", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Las decisiones de salud deben tomarlas la mujer, no su jefe. Estas reglas retrógradas buscan denegar atención médica básica a millones de mujeres en Nueva York y en todo el país. Seguiremos luchando y protegiendo a los neoyorquinos".

Las reglas de la administración Trump buscan revertir el mandato de cobertura de anticonceptivos bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible brindando a los empleadores, incluso a las empresas que cotizan en bolsa, la posibilidad de optar por no participar. Dado que el requisito de la ACA para cubrir los anticonceptivos entró en vigencia en 2012, las mujeres estadounidenses ahorraron $1,400 millones. Más de 62.4 millones de mujeres se han beneficiado de la cobertura, incluyendo 3.8 millones en Nueva York.  ACA ya incluía una exención para organizaciones religiosas, junto con un acomodamiento para mujeres en esas organizaciones para garantizar que tengan cobertura.

Nueva York tiene una de las tasas más altas de embarazos no deseados en la nación, y el riesgo de embarazos no deseados es mayor entre las mujeres más vulnerables. Si bien Nueva York tiene algunas reglamentaciones para proteger el acceso a los anticonceptivos, no se aplican a los planes de seguro autofinanciados, que se rigen por la ley federal y están regulados por el gobierno federal. Por lo tanto, como resultado de las nuevas reglas de la administración Trump, las casi 1.2 millones de mujeres de Nueva York cubiertas por planes patronales autofinanciados pueden verse obligadas a buscar acceso financiado por el estado (un costo que asumiría Nueva York) o renunciar a la atención anticonceptiva completamente. 

En enero, el Fiscal General Schneiderman presentó la Ley de Cobertura Integral de Anticoncepción, que protegería y mejoraría el acceso de los neoyorquinos a la anticoncepción gratuita, sin importar lo que ocurra en Washington.