Local Menu

Schneiderman Anuncia Sometimiento De Cirujano Plástico Sin Licencia Y Médico Con Licencia Acusados De Practicar Más De 60 Cirugías Plásticas Ilegalmente

Después de perder su licencia médica, Brad Jacobs supuestamente se involucró en un esquema de cuatro años de duración para realizar ilegalmente más de 60 cirugías plásticas a múltiples pacientes en Manhattan junto al médico licenciado Nicholas Sewell

Jacobs y Sewell también son acusados de causar una desfiguración permanente a un paciente; Si son condenados, los acusados enfrentan hasta 25 años cada uno en prisión

Schneiderman emite consejos para proteger a los neoyorquinos de ser víctima de médicos sin licencia

NUEVA YORK - El Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció hoy el arresto del descalificado cirujano plástico Brad Jacobs, de 56 años, de Westbury, NY, y del médico licenciado Nicholas Sewell, de 74 años, de Jackson Heights, Nueva York, por cargos de participar en un esquema de cuatro años para realizar cirugías plásticas de forma ilegal a múltiples pacientes, que incluyen la desfiguración permanente de un paciente. Jacobs, un ex cirujano plástico, fue despojado de su licencia médica de Nueva York en 2007 después de que el Departamento de Salud del Estado de Nueva York lo acusó con 29 especificaciones de Mala Conducta Médica Profesional. Desde septiembre de 2012 hasta junio de 2016, Jacobs y Sewell supuestamente defraudaron a múltiples pacientes sometidos a costosos procedimientos de cirugía estética, cada uno promediando entre $ 8,000 y $ 10,000, al representar falsamente que Jacobs estaba autorizado a practicar la medicina.

"Es inconcebible que un cirujano sin licencia como este se aproveche de pacientes desprevenidos", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Practicar la medicina sin una licencia pone en peligro las vidas de los neoyorquinos, socava nuestro sistema de atención médica y afecta el trabajo de médicos con licencia comprometidos con la seguridad y salud de sus pacientes".

"La Oficina de Profesiones del Departamento de Educación del Estado investiga denuncias de prácticas ilegales en más de 50 profesiones autorizadas para ayudar a proteger a los neoyorquinos", dijo la Comisionada de Educación del Estado MaryEllen Elia. "Estamos agradecidos por nuestra asociación continua con el Fiscal General Schneiderman y su equipo de profesionales mientras trabajamos juntos para asegurar que el público esté protegido contra los peligros de la práctica ilegal".

"La relación médico-paciente se basa en la confianza y cuando se abusa puede tener graves consecuencias", dijo el Comisionado de Salud del Estado, Dr. Howard Zucker. "El Departamento de Salud se enorgullece de haber trabajado con la Oficina del Fiscal General para castigar a aquellos que buscan disminuir la responsabilidad que conlleva ser un médico con licencia. Mi agencia continuará trabajando para garantizar que los neoyorquinos tengan acceso a una atención de calidad y apoyaremos al Fiscal General mientras hace rendir cuentas a estos infractores ".

La investigación del Fiscal General reveló que, en el transcurso de cuatro años, Jacobs y Sewell presuntamente realizaron más de 60 cirugías ilegales, junto con decenas de procedimientos médicos adicionales en pacientes, incluso Botox e inyectables. Muchos de los individuos presuntamente defraudados eran antiguos pacientes de Jacobs o individuos remitidos por antiguos pacientes de Jacobs.

Con el fin de ocultar su actividad ilegal, los acusados presuntamente ordenaron a los pacientes que paguen en efectivo o que emitan cheques pagaderos a un familiar de Sewell. Los cheques fueron depositados en una cuenta bajo el nombre del pariente, aunque Sewell la controlaba por completo. Sewell supuestamente transfirió dinero de esa cuenta a una cuenta bajo uno de los nombres de los familiares de Jacobs, que también estaba completamente controlada por Jacobs. Se alega que, solamente de los nueve testigos especificados en la acusación, se transfirieron casi $ 50,000 entre las dos cuentas en un esfuerzo por ocultar el producto de sus crímenes.

Jacobs obtuvo licencia para practicar medicina en 1988 y ejerció hasta el 18 de junio de 2007, cuando el Departamento de Salud del Estado de Nueva York, Oficina de Conducta Médica Profesional ("OPMC") invocó sus poderes de emergencia para suspender sumariamente su licencia y cerrar su práctica. Posteriormente, Jacobs fue formalmente acusado de 29 especificaciones de Mala Conducta Médica Profesional, que incluyen negligencia grave, incompetencia e incapacidad moral relacionadas con la realización de cirugías que incluyen aumento de senos, abdominoplastia, liposucción y rinoplastia.

Durante la audiencia de revocación de la OPMC, Jacobs admitió que no podía defenderse de los cargos, y en septiembre de 2007, entregó su licencia para ejercer la medicina. La orden de entrega contra Jacobs fue extremadamente restrictiva. No solo le ordenó que cesara de inmediato la práctica de la medicina, sino que también le prohibió a Jacobs representar que era elegible para ejercer la medicina; proporcionar una opinión sobre la práctica o aplicación de la medicina; ocupar, usar o compartir el espacio de la oficina en la que otro médico brinda servicios de atención médica; o compartir o recibir cualquier tarifa por servicios profesionales. Desde 2007, Jacobs ha permanecido sin licencia como médico o como cualquier otra profesión relacionada a la medicina.

El acusado Nicholas Sewell es médico licenciado en el estado de Nueva York desde 1982. En 2011, Sewell adquirió el espacio de la sala de operaciones en Allure Plastic Surgery, ubicada en 150 East 61st Street en Manhattan. Inmediatamente después, Sewell y Jacobs supuestamente comenzaron a ver pacientes y realizar cirugías y otros procedimientos cosméticos, representando falsamente que Jacobs estaba autorizado a practicar la medicina.

La acusación del Fiscal General - presentada hoy en la Corte Suprema del Condado de Manhattan - acusa a Jacobs y Sewell de un cargo de Asalto en Primer Grado (un delito de Clase B), un cargo de Asalto en Segundo Grado (delito mayor  Clase "D"), ocho cargos de Grand Robo en Tercer Grado (un delito grave Clase "D"), nueve cargos cada uno de Práctica No Autorizada de una Profesión (un delito grave Clase "E"), dos cargos de Esquema para Defraudar en Primer Grado ( un delito grave de Clase "E") y un cargo de Lavado de Dinero en el Cuarto Grado (un delito grave de Clase "E").

Si es declarado culpable, cada acusado enfrenta hasta 25 años de prisión.

Los acusados Jacobs y Sewell fueron procesados hoy en la Corte Suprema del Condado de Manhattan ante el Honorable Juez Gregory Carro. Jacobs se encuentra bajo custodia bajo fianza de $ 4 millones o fianza en efectivo de $ 2 millones; Actualmente, Sewell está bajo custodia con un bono de $2 millones o una fianza en efectivo de $2 millones. El Juez también ordenó que ambos acusados entreguen sus pasaportes.

Los cargos son simplemente acusaciones y los acusados se presumen inocentes a menos y hasta que se demuestre su culpabilidad en un tribunal de justicia.

En un esfuerzo por proteger y educar a los neoyorquinos, el Fiscal General Schneiderman emitió los siguientes consejos para ayudar a evitar ser víctima de este tipo de práctica:

  • Los médicos y asistentes médicos deben tener licencia en el estado de Nueva York por parte del Departamento de Educación del Estado de Nueva York. Si es posible, antes de visitar a uno de estos profesionales, confirme su licencia en el sitio web del Departamento de Educación del Estado: Oficina de Profesiones: http://www.op.nysed.gov/opsearches.htm
  • Si está recibiendo tratamiento médico fuera del estado, comuníquese con la autoridad de licencia respectiva de ese estado para confirmar que el profesional médico tiene licencia para practicar esa área de medicina.

Si tiene información adicional sobre este asunto, comuníquese con la oficina del Fiscal General al 212-416-8686. El Fiscal General Schneiderman agradeció al Departamento de Educación del Estado de Nueva York y al Departamento de Salud del Estado de Nueva York por su valiosa asistencia en esta investigación.

El caso está siendo procesado por la Fiscal Adjunta Rhonda Greenstein de la Oficina de Ejecución Penal y Delitos Financieros, con la asistencia de la Analista Legal Sloane Forbush. La Oficina de Ejecución Penal y Crímenes Financieros está dirigida por la Jefa de la Oficina Stephanie Swenton y el Jefe Adjunto de la Oficina Joseph G. D'Arrigo. La División de Justicia Criminal está dirigida por la Fiscal Ejecutiva Adjunta Margaret Garnett.

El caso fue investigado por la investigadora Anna Ospanova bajo la supervisión de la investigadora supervisora Sylvia Rivera y el Investigador Jefe Adjunto John McManus. La Oficina de Investigaciones está dirigida por el Investigador Principal Dominick Zarrella. El trabajo de auditoría fue realizado por el Auditor Forense Alex Ozechowski de la Sección de Auditoría Forense. La Sección de Auditoría Forense es dirigida por el Jefe Adjunto Sandy Bizzarro y el Jefe Edward J. Keegan.