Local Menu

Operation Decoy Delivery: A.G. Schneiderman Announces Conviction After Trial Of Ringleader In Insurance Fraud Scheme

El acusado Jean Mythro Davilmar fue condenado por 29 delitos graves por Esquema Masivo para Defraudar

El acusado presentó documentos falsificados para obtener fraudulentamente pólizas de seguro comerciales para más de 100 vehículos

BROOKLYN - El Fiscal General Eric T. Schneiderman anunció hoy la convicción de Jean Mythro Davilmar, de 68 años, de Brooklyn, Nueva York por su participación en un ardid masivo para obtener fraudulentamente pólizas de seguro de automóvil comercial y registros de vehículos del Estado de Nueva York. Durante un período de ocho años, el acusado y sus cómplices obtuvieron fraudulentamente miles de dólares en pólizas de seguro con descuentos para más de 100 vehículos registrando los automóviles con compañías falsas, incluidos los servicios de entrega, lo que llevó a los investigadores a denominar caso "Operación Entrega de Señuelos". Davilmar y otros nueve coconspiradores presentaron documentos falsificados a compañías de seguros, la Oficina del Secretario del Condado de Brooklyn y el Departamento de Vehículos Motorizados del Estado de Nueva York ("DMV"). Después de un juicio de cuatro semanas, que incluyó el testimonio de 26 testigos y la presentación de cientos de documentos, el Honorable Juez Danny Chun declaró al acusado culpable de 29 cargos por delitos graves.

"Mi oficina no dudará en enjuiciar a los estafadores de seguros, sin importar cuán complejo o elaborado sea el esquema", dijo el Fiscal General Schneiderman. "El fraude de seguros de automóviles conduce a tasas de seguros más costosas para los neoyorquinos que trabajan arduamente, mientras que pone en peligro la seguridad pública al permitir que los vehículos con matrículas falsas registrados y asegurados incorrectamente operen en nuestras carreteras. Aquellos que traman estafas similares para socavar a las agencias estatales o defraudar a los proveedores de seguros deberían tomar nota: lo haremos rendir cuentas".

"El fraude de seguros es un delito que resulta en primas más altas para los neoyorquinos respetuosos de la ley", dijo la Superintendente del Departamento de Servicios Financieros del Estado de Nueva York, Maria T. Vullo. "Este acusado supuestamente privó a las aseguradoras de cientos de miles de dólares en primas al participar en un esquema elaborado que incluía falsificación de documentos, mentir sobre el propósito, ubicaciones y operadores de vehículos y el uso de direcciones falsas. DFS se enorgullece de haber ayudado a la Oficina del Fiscal General del Estado de Nueva York a detener este fraude y llevar a este acusado ante la justicia".

"La Oficina Nacional de Delitos de Seguros aplaude al personal de la Oficina del Fiscal General del Estado de Nueva York por sus continuos esfuerzos para combatir el fraude de seguros en Nueva York", dijo Kevin Gallagher, Director Regional de la Oficina de Delitos de Seguros del Nordeste. "El costo del fraude de seguros es compartido por todos los consumidores. El fraude comercial premium permite que personas y negocios inescrupulosos obtengan una ventaja injusta sobre aquellos que cumplen con la ley. Esta convicción envía un fuerte mensaje a otras personas que pueden estar contemplando participar en un fraude de seguros. Esperamos con interés nuestra asociación continua con la Oficina del Fiscal General en la lucha contra el fraude de seguros para el beneficio de todos los neoyorquinos".

La evidencia presentada en el juicio demostró que, entre mayo de 2006 y junio de 2014, Davilmar y sus cómplices se involucraron en un complejo plan para obtener un seguro de auto comercial para ellos y otros en nombre de empresa ficticias mediante la presentación de documentos falsificados y declaraciones falsas a múltiples agencias gubernamentales y compañías de seguros.

Los demandados crearon sociedades comerciales ficticias mediante la presentación de documentos falsos en la Oficina del Secretario de la Suprema Corte del Condado de Brooklyn. A continuación, los demandados obtuvieron de forma fraudulenta seguros de automóviles comerciales para varios vehículos bajo los nombres de estas sociedades comerciales ficticias. Con el fin de obtener primas más bajas, en las solicitudes de seguro comercial, los demandados representaron falsamente que los vehículos asegurados según las políticas se dedicarían a negocios de bajo riesgo como servicios de entrega, carpintería o fotografía. Para reducir aún más las primas, los acusados hicieron declaraciones falsas adicionales, incluida la provisión de información de historial falso para supuestos miembros de las asociaciones comerciales, indicando falsamente la ubicación geográfica donde se operaban y guardaban los vehículos, y tergiversando la información de los operadores reales de los vehículos.

Después de obtener fraudulentamente un seguro para vehículos bajo las políticas comerciales, los demandados presentaron solicitudes de registro y título falsos al DMV, registrando los vehículos bajo los nombres de las asociaciones ficticias. Aparentemente, estas aplicaciones del DMV incluían firmas falsificadas, direcciones falsas e individuos ficticios enumerados como compradores y vendedores de los vehículos. En apoyo de sus solicitudes falsificadas de registro y título, los demandados también presentaron copias de las tarjetas de seguro obtenidas fraudulentamente como prueba de que los vehículos tenían un seguro válido en el estado de Nueva York, un requisito previo para que el que DMV pudiera emitir registros y placas.

La evidencia en el juicio reveló además que cuando una póliza era cancelada por falta de pago o porque los demandados no pudieron mantener la fachada de que los autos estaban siendo utilizados en negocios de bajo riesgo, los acusados abrieron otra póliza con documentos falsificados y transfirieron los autos a la nueva poliza.

El cabecilla Davilmar, que testificó en el juicio, admitió haber formado compañías falsas para obtener pólizas de seguro para varios vehículos. La evidencia en el juicio demostró que Davilmar creó más de una docena de asociaciones comerciales ficticias, incluidas Florist Locomotion, Landscaping Express, Cleaners Express, Mybeda Express, Bedamy Express y Damybe Express. Varios de los nombres de las compañías eran anagramas de las dos primeras letras del primer y segundo y segundo nombre del acusado y el nombre de su hija Bettina. Mediante la presentación de documentos fraudulentos, incluidos certificados comerciales para estas entidades falsas, Davilmar y sus coconspiradores obtuvieron más de 20 pólizas de seguros comerciales para más de 100 vehículos, con límites de cobertura de hasta $50,000 por accidente para cada vehículo. En el contrainterrogatorio, Davilmar admitió haber usado repetidamente el alias "Jean Claude Marcelin" en documentos presentados ante el DMV, la Oficina del Secretario del Condado de Brooklyn y múltiples compañías de seguros de automóviles.

Hoy, en la Corte Suprema del Condado de Brooklyn, el Juez Chun condenó a Davilmar por dos cargos de Gran Robo en Tercer Grado (un delito Clase C), 17 cargos de Fraude de Seguros en Tercer Grado (un delito Clase D), cuatro cargos de Ofrecer Falso Instrumento para Archivo en Primer Grado (un delito grave Clase E), cinco cargos de Posesión Criminal de un Instrumento Falsificado en Segundo Grado (un delito grave Clase D), y un cargo de Esquema para Defraudar en Primer Grado (un delito clase E). Davilmar enfrenta una sentencia máxima de 10 a 20 años en prisión si es declarado culpable de todos los cargos de la acusación. Está programado para ser sentenciado el 10 de enero de 2018.

Además de Davilmar, otros nueve acusados por el Fiscal General por su participación en este plan se han declarado culpables, incluidos los corredores de seguros Thomas Kurian, John Grima y Keith Ashman. Kurian se declaró culpable de Falsificación de Registros Comerciales en Primer Grado (un delito de clase E). Grima se declaró culpable de Facilitación Criminal en el Cuarto Grado (un delito menor de clase A). Pierre se declaró culpable de Falsificación en Segundo Grado (un delito mayor clase D) y Bettina Confident se declaró culpable de Ofrecer un Instrumento Falso para Archivo en Segundo Grado (un delito menor clase A). Otros cinco coacusados junto con Davilmar en la acusación del Fiscal General se declararon culpables de la siguiente manera: Joe Sainvilus Jr. se declaró culpable de Posesión de un Instrumento Falsificado en Segundo Grado (un delito grave clase D); Jessica Davilmar se declaró culpable de Esquema para Defraudar en Primer Grado (un delito de clase E); George M. Thomas se declaró culpable de Esquema para Defraudar en Primer Grado (un delito de clase E); Hermine Celestin se declaró culpable de Posesión Criminal de un Instrumento Falso en Segundo Grado (un delito menor de clase A); y Keith M. Ashman se declaró culpable de Facilitación Criminal en el Cuarto Grado (un delito menor de clase A). Los nueve acusados están esperando sentencia.

Estos arrestos son la culminación de una investigación a largo plazo llevada a cabo por la Unidad de Fraude de Seguros de Automóviles del Fiscal General Schneiderman. El Fiscal General agradece al Departamento de Servicios Financieros, el DMV, el Plan de Seguros de Automóviles de Nueva York y la Oficina Nacional de Delitos de Seguros por su valiosa asistencia en este caso. El Fiscal General también agradece a la Oficina del Marshall de la Ciudad de Nueva York, a Progressive Insurance Co., Maidstone Insurance Co., National General Insurance Co., Farm Family Casualty Insurance Co., Assigned Risk Solutions, American Transit Insurance Co., GEICO Insurance Co., Travelers Insurance Co. y el Grupo CARCO por su cooperación instrumental durante esta investigación. El Fiscal General también agradece a la Oficina del Secretario del Condado de Brooklyn, el Registro de Vehículos Motorizados de Massachusetts y la Oficina del Inspector General de la Administración del Seguro Social de los Estados Unidos por su valiosa asistencia.

El caso está siendo procesado por los Fiscales Adjuntos Kristen Bitetto y Nicholas Hernández, con la asistencia del Analista Legal Supervisor Paul Strocko y los Analistas Legales Tatiana Brunvall y Rebecca Jacobson de la Oficina de Ejecución Penal y Delitos Financieros. La Oficina de Ejecución Penal y Delitos Financieros está dirigida por la Jefa de la Oficina, Stephanie Swenton, y el Jefe Adjunto / Jefe de la Unidad de la AIFU, Joseph G. D'Arrigo. La División de Justicia Criminal está dirigida por la Fiscal Ejecutiva Adjunta Margaret Garnett.

El caso fue investigado por el investigador Patrick Lubin, con la asistencia de los investigadores Zylona Silva y Michael Houlihan, bajo la dirección de los investigadores Edward Keegan y Natalie Shifrin y el subjefe Leonard D'Alessandro. La Oficina de Investigaciones es dirigida por el Jefe Dominick Zarrella. El Auditor Auditor Forense Andre Hartley de la Sección de Auditoría Forense realizó el trabajo de auditoría. La Sección de Auditoría Forense es dirigida por el Jefe Adjunto Sandy Bizzarro y el Jefe Edward J. Keegan.