Schneiderman: Encabeza Demanda Multi Estatal Para Proteger El Agua Limpia

La administración de Trump suspende la Regla del Agua Limpia, revierte a décadas de regulaciones antiguas que amenazan a las aguas en Nueva York y en todo el país

El Fiscal General de Nueva York Eric T. Schneiderman emitió hoy la siguiente declaración en respuesta a la regla anunciada por la Agencia de Protección Ambiental de los EE. UU. y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército que suspende la aplicabilidad de la Regla de Agua Limpia por dos años y la reemplaza con las confusas regulaciones obsoletas que habían estado vigentes antes de la Regla:

“La suspensión de la Regla de Agua Limpia por parte de la Administración Trump amenaza con eliminar las protecciones para millones de millas de arroyos y acres de humedales en todo el país. No nos equivoquemos: abandonar la Regla de Agua Limpia significará contaminación, inundaciones y daños a los peces y la vida silvestre en Nueva York y en todo el país, lo que socavará décadas de trabajo para proteger y mejorar nuestros recursos hídricos. También obligará a estados como Nueva York a gastar más para limpiar la contaminación de los estados ribereños que se niegan a salvaguardar adecuadamente sus aguas.

La Regla de Agua Limpia es una aplicación de sentido común de la ley y la mejor ciencia para proteger nuestras aguas. La suspensión de la Administración Trump de estas protecciones vitales es imprudente e ilegal. Es por eso que lideraré una coalición multiestatal que demandará para bloquear este retroceso en los tribunales.

Durante el año pasado, no dudamos en luchar contra el asalto de la Administración Trump a la ley y el derecho fundamental de los neoyorquinos a la limpieza del agua, el aire y el medio ambiente. No nos detendremos ahora”.

Trasfondo

En abril de 2014, la EPA y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército propusieron la Regla del Agua Limpia para definir las "aguas de los Estados Unidos" y establecieron la regla para un período extendido de comentarios públicos. Después de recibir más de un millón de comentarios, la mayoría de los cuales respaldaron la regla, las Agencias publicaron la última Regla de Agua Limpia el 29 de junio de 2015. Una coalición de ocho fiscales generales, encabezada por el Fiscal General Schneiderman, intervino con éxito para defender la Regla en litigios en el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Sexto Circuito.

La Regla de Agua Limpia aclara el alcance de las aguas que están protegidas por la Ley de Agua Limpia. Protege las aguas con un "nexo significativo" con las aguas más abajo, como los arroyos, los humedales y las aguas abiertas en las llanuras de inundación y las áreas ribereñas, en consonancia con el precedente de la Corte Suprema. Al trazar esas líneas, la EPA y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército se basaron en un sólido informe científico de la EPA que incluyó revisión de más de 1,200 publicaciones revisadas por expertos. Las agencias también confiaron en una revisión independiente del informe de ciencia por parte de la Junta Asesora de Ciencias de la EPA.

La Regla de Agua Limpia mejora los beneficios de protección ambiental que disfrutan los estados y el público al definir claramente el alcance de la Ley de Agua Limpia para incluir aguas que contribuyen significativamente a la calidad de las aguas de la nación. Al clarificar el alcance de la Ley, la Regla de Agua Limpia también beneficia tanto a los reguladores como a las comunidades reguladas al reducir las determinaciones jurisdiccionales caso por caso que consumen tiempo, son ineficientes y potencialmente inconsistentes que han obstaculizado la implementación efectiva de la Ley de Agua Limpia por años y condujo a litigios significativos y lentos en todo el país.

La regla anunciada hoy por la Trump EPA y el Army Corps deroga efectivamente la Regla de Agua Limpia suspendiendo su aplicabilidad por dos años, y reemplazándola con las reglamentaciones, que datan de por lo menos 1980, que habían estado vigentes antes de la Regala de Agua Limpia. Fueron estas reglas obsoletas las que llevaron a años de interpretaciones confusas e inconsistentes de "aguas de los Estados Unidos" por parte de agencias y cortes federales.