Schneiderman Lidera Coalición De 19 Fiscales Generales Que Se Oponen A Que Se Pregunte Sobre Ciudadanía En El Censo 2020

La casilla preguntando sobre la ciudadanía amenazaría directamente a la representación equitativa de los estados en el Congreso y el Colegio Electoral, miles de millones en fondos federales críticos, al socavar la participación del censo entre inmigrantes, causando que muchos no se declaren como parte de la población en el estado y las ciudades con grandes comunidades inmigrantes, como Nueva York

NUEVA YORK- El Fiscal General Eric T. Schneiderman, al frente de una coalición de 19 fiscales generales y el estado de Colorado, instó hoy al Departamento de Comercio de los EE. UU. a rechazar la adición de una pregunta de ciudadanía al censo decenal de 2020, que amenazaría directamente la representación equitativa de los estados en Congreso y el Colegio Electoral, así como miles de millones de dólares en fondos federales críticos para programas como Medicaid.

Según la Constitución, la Oficina del Censo tiene la obligación de determinar "el número total de personas en cada estado". Sin embargo, se espera que la adición de una pregunta de ciudadanía al Censo disminuya la participación entre los inmigrantes, causando un conteo insuficiente de la población que dañaría desproporcionadamente los estados y ciudades con grandes comunidades de inmigrantes. Los no ciudadanos se cuentan en el censo a los fines de los fondos federales, la distribución de escaños en el Congreso y los votos del Colegio Electoral, y la demarcación de los distritos estatales y locales.

"La representación justa es el corazón de nuestra democracia. Sin embargo, el esfuerzo del Departamento de Justicia para agregar una casilla con la pregunta de ciudadanía a nuestro Censo afecta directamente a estados como Nueva York que tienen grandes y prósperas poblaciones de inmigrantes, amenazando nuestra representación en el Congreso y el Colegio Electoral y miles de millones en fondos federales de los que dependen los neoyorquinos", dijo el Fiscal General Schneiderman. "Con el temor en aumento en las comunidades de inmigrantes, no sorprende que muchas familias se asusten al participar en un Censo que pregunta sobre la ciudadanía. Nuestra coalición continuará luchando contra este tipo de políticas draconianas que buscan castigar a estados como Nueva York que abrazan y celebran nuestra diversidad".

La carta fue dirigida por el Fiscal General de Nueva York Eric Schneiderman, la Fiscal General de Massachusetts Maura Healey y el Fiscal General de California Xavier Becerra, y firmada por los Fiscales Generales de Nueva York, Massachusetts, California, Connecticut, Delaware, el Distrito de Columbia, Hawai, Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Mississippi, Nueva Jersey, Nuevo México, Oregón, Pensilvania, Rhode Island, Vermont y Washington, y el Gobernador del Estado de Colorado. La carta está disponible aquí.

El 12 de diciembre de 2017, el Departamento de Justicia de los EE. UU. solicitó a la Oficina del Censo que incluyera una pregunta de ciudadanía en el formulario del censo 2020 enviado a cada hogar en los Estados Unidos, aunque se supone que el censo debe contar todas las personas: ciudadanos y no ciudadanos por igual. El Departamento de Justicia argumentó que la recopilación de dicha información era necesaria para garantizar la aplicación adecuada de la Ley de Derechos Electorales de 1965. Sin embargo, como explican los Fiscales Generales en la carta de hoy, la propuesta del Departamento de Justicia tendría exactamente el efecto opuesto al reducir la participación en las comunidades de inmigrantes, una preocupación que es aún más aguda en el clima político actual. El conteo insuficiente resultante privaría a las comunidades de inmigrantes de una representación justa cuando se distribuyan los escaños legislativos y se tracen las líneas de los distritos electorales.

En la medida en que la Ley de Derecho al Voto requiera un cálculo del número de votantes elegibles en una jurisdicción determinada, la Oficina del Censo proporciona una fuente de información adecuada y mucho menos intrusiva sobre la ciudadanía, basada en el muestreo, incluida la Encuesta de la Comunidades Estadounidenses.

La carta enfatiza el daño irreparable que resultará de las imprecisiones en el Censo de 2020 causadas por la inclusión de una pregunta de ciudadanía. El censo decenal se usa para distribuir los escaños en la Cámara de Representantes y para determinar el número total de delegados que recibe cada estado en el Colegio Electoral. Como resultado, un conteo insuficiente de la población en los estados que albergan grandes comunidades de inmigrantes perjudicará la representación justa, un principio fundamental para el tejido de nuestra democracia. Además, cientos de miles de millones de dólares en fondos federales están directamente relacionados con la información demográfica obtenida a través del censo, incluidos Medicaid, el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria y el financiamiento del Título I para las agencias educativas locales. En consecuencia, los recuentos imprecisos pueden privar a los estados de fondos muy necesarios diseñados para proteger a las comunidades vulnerables y de bajos ingresos.

La carta también explica que la amenaza a la precisión del Censo 2020 se magnifica por la extrema tardanza de la propuesta del Departamento de Justicia. La Oficina del Censo está considerando agregar una pregunta sobre ciudadanía solo tres meses antes de que se requiera enviar una lista de preguntas finales al Congreso. Este corto período de tiempo no es suficiente para evaluar adecuadamente el impacto total de la cuestión de la ciudadanía, tal como lo requieren las normas de la Oficina del Censo sobre recopilación de datos. Estas preocupaciones se ven acentuadas por la posición fiscal ya precaria de la Oficina. La Oficina no cuenta con los fondos suficientes, y la cuestión adicional de la ciudadanía aumentaría significativamente el costo total de completar el Censo.