Local Menu

Declaración Del Fiscal General Schneiderman Con Respecto A La Legislación Para Establecer Órdenes De Protección Contra El Riesgo Extremo

El Fiscal General Eric Schneiderman emitió la siguiente declaración sobre S.7133-A (Kavanagh) / A.8976-B (Simon), un proyecto de ley en la Legislatura del Estado de Nueva York que crearía un proceso civil para que las personas soliciten un orden de protección de "riesgo extremo" (ERPO). Una ERPO prohibiría a otra persona que posea o compre un arma de fuego si se determina que esa persona representa un grave riesgo de dañarse a sí mismo o a los demás. Se espera que el Comité de Códigos de la Asamblea del Estado de Nueva York vote el proyecto de ley hoy.

“Parkland. Las Vegas. Orlando. Sutherland Springs. Newtown. Aurora. Una y otra vez, estadounidenses inocentes son asesinados a balazos en escuelas, cines, lugares de trabajo y lugares de culto. Aún más espantoso, en muchos casos, los pistoleros exhiben claros indicios de que tener problemas antes de apretar el gatillo, pero los que los rodeaban no pudieron evitar que obtuvieran armas de fuego mortales.

En el Estado de Nueva York, tenemos la oportunidad de garantizar que, cuando el próximo Nikolas Cruz en potencia muestre claras señales de alerta, ese individuo pueda ser desarmado antes de otra tragedia. La legislatura tiene la oportunidad de presentar un proyecto de ley que establezca un proceso civil en el que los agentes de la ley, la familia o el hogar puedan solicitar una "orden de protección contra riesgos extremos" para impedir que una persona posea armas y exigir que las autoridades confisquen cualquier arma que el individuo ya posea, si el sujeto exhibe señales de advertencia claras de que representan un riesgo para sí mismo o para otros. California, Oregon y el estado de Washington ya han adoptado este enfoque de sentido común. Los senadores Brian Kavanagh y Brad Hoylman y la asambleísta Jo Anne Simon han trabajado incansablemente con la coalición de defensores de ERPO para diseñar un proyecto de ley que equilibre cuidadosamente la seguridad pública con un proceso de apelación para proteger los derechos de las personas que pueden estar sujetas a estas órdenes.

No hay más excusas para la demora. Las órdenes de protección no pueden prevenir cada tragedia sin sentido, pero son un paso necesario en la dirección correcta. Ante la inactividad en Washington, estados como Nueva York deben liderar con soluciones de sentido común a la epidemia de violencia armada.

Nuestros hijos no nos perdonarán y no deberían perdonarnos si seguimos sin protegerlos de tragedias potencialmente predecibles y prevenibles. Insto a mis colegas de la legislatura a aprobar rápidamente esta legislación crítica y de sentido común”.