Local Menu

Underwood Anuncia Que Nueva York Continuará La Lucha Para Proteger A Los Jubilados De Los Asesores Financieros Que Ponen Sus Propias Ganancias Por Encima De Los Intereses De Los Clientes

NUEVA YORK - La Fiscal General Interina Barbara D. Underwood anunció hoy que Nueva York continuará defendiendo las regulaciones cruciales que requieren que los asesores de inversión para jubilados pongan los intereses de sus clientes por encima de sus propios beneficios financieros, pidiendo al Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito que reconsidere una decisión negando la moción de los estados para intervenir en el caso Cámara de Comercio de los Estados Unidos, et al. v. Departamento de Trabajo de EE. UU., et al. La moción de reconsideración fue presentada por los Fiscales Generales de Nueva York, California y Oregón. Las regulaciones de la época de Obama, conocidas colectivamente como la Regla Fiduciaria, consagraron en la ley federal los principios de sentido común para los profesionales que brindan asesoramiento de inversión a las personas que ahorran para la jubilación.

“La Regla Fiduciaria es fundamental para proteger a los neoyorquinos y estadounidenses, asegurando que los asesores financieros actúen según los mejores intereses de sus clientes, en lugar de los suyos propios”, dijo la Fiscal General Interina Underwood. “Continuaremos luchando para proteger a las familias que ahorran para la jubilación”.

Un panel de tres jueces del Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito con un voto de 2-1 revocó recientemente la Regla Fiduciaria. Como resultado, los fiscales generales presentaron una moción para intervenir ante ese panel de tres jueces el 26 de abril de 2018. Su moción fue denegada, también en una votación de 2-1. Los fiscales generales ahora le están pidiendo al panel que reconsidere su decisión.

La decisión del Quinto Circuito de desocupar la Regla Fiduciaria privará a millones de estadounidenses de salvaguardias básicas mientras buscan asesoramiento financiero sobre sus inversiones de jubilación. Costará a los estadounidenses trabajadores que ahorran para la jubilación decenas de miles de millones de dólares. El Tribunal sostuvo erróneamente que el Departamento de Trabajo carecía de autoridad para exigir que los asesores financieros de los titulares de cuentas individuales de jubilación actuaran en beneficio de sus clientes y la decisión entra en conflicto con las decisiones de otros tres tribunales, incluido el Tribunal de Apelaciones del Décimo Circuito, que confirmó la Regla Fiduciaria.