Fiscal General Underwood Y Contralor Dinapoli Anuncian Declaración De Culpabilidad De Farmacéutico De Queens Por Fraude De 1.5 Millones Contra El Medicaid

El propietario de Value Pharmacy, Inc. cumplirá condena en la cárcel y pagará $ 3 millones por participar en un plan de soborno con un ex empleado del Centro de Atención del Cáncer del Centro Médico de la Universidad de Nassau y por defraudar a Medicaid por $ 1.5 millones

QUEENS - La Fiscal General Barbara D. Underwood y el Contralor del Estado Thomas P. DiNapoli anunciaron hoy que Arkady Goldin, de 40 años, de Brooklyn, y Value Pharmacy, Inc. ("Value") - una farmacia anteriormente ubicada en Corona, Queens, antes de reubicarse a su ubicación actual en Lynbrook, NY - se declaró culpable en el Tribunal Supremo, en el condado de Queens, admitiendo que estafó el programa estatal de Medicaid de $1.5 millones. El caso fue investigado y enjuiciado como parte de la Fuerza de Tarea Conjunta del Fiscal General y la Contraloría del Estado para la Integridad Pública.

"Tenemos tolerancia cero para quienes defraudan el programa estatal de Medicaid", dijo la Fiscal General Underwood. "Continuaremos persiguiendo agresivamente a todas las personas que roban de Medicaid para enriquecerse a costa de quienes necesitan el programa para su atención médica fundamental".

"Arkady Goldin le cobró a Medicaid millones por los medicamentos contra el cáncer que nunca dispensó", dijo el Contralor Estatal DiNapoli. "Gracias a nuestra asociación con la Oficina de la Fiscal General, Goldin fue condenado, su farmacia corrupta fue cerrada, y él y sus socios pagarán al estado un total de $3 millones en fondos robados de Medicaid".

El juez de la Corte Suprema Barry Kron aceptó la declaración de culpabilidad de Goldin al Fraude de Atención Médica en Segundo Grado, un delito grave clase C, y violar la prohibición de la Ley de Servicios Sociales sobre el pago de sobornos relacionados con el programa Medicaid del Estado, un delito Clase E. La farmacia se declaró culpable de Gran Robo en Primer Grado, un delito clase B. Goldin será sentenciado a seis meses de encarcelamiento, cinco años de libertad condicional y, junto con Value, se le exigirá que pague $1.5 millones como restitución por el dinero robado de Medicaid. Los demandados también pagarán $1,5 millones adicionales en multas financieras, incluida una multa de $10,000 que debe pagar la corporación. Goldin también deberá realizar 200 horas de trabajo comunitario.

Las peticiones de Goldin y Value también resolverán una demanda por separado de bienes civiles basada en la Ley de Falsos Reclamos presentada por la División de Enjuiciamiento Civil de la Unidad de Control de Fraude contra Medicaid de la Fiscal General ("MFCU") en la Corte Suprema del Estado de Nueva York, Condado de Queens.

En documentos presentados ante el tribunal, el Estado alegó que Goldin, propietario de Value, que anteriormente estaba ubicado en Corona, Queens, tuvo un acuerdo de soborno con un ex empleado del Centro Médico de la Universidad de Nassau (NUMC) que se declaró culpable anteriormente en la investigación para efectuar ilícitamente sobornos relacionados con los servicios de Medicaid. A cambio de orientar las costosas recetas de cáncer de NUMC hacia Value, Goldin le pagó al empleado del hospital una tarifa mensual de referencia en efectivo y le proporcionó otros artículos de valor, como boletos para eventos deportivos, un iPad y comidas gratuitas. La ley estatal prohíbe estrictamente que todos los proveedores de servicios médicos, incluidas las farmacias, paguen u ofrezcan pagar sobornos a otra persona a cambio de la referencia de servicios médicos pagados en última instancia por Medicaid.

Además, como parte del plan, la investigación reveló que Value no compró cantidades suficientes de medicamentos de mayoristas de medicamentos con licencia en el estado de Nueva York que hubieran sido necesarios si Value dispensaba legítimamente recetas cuyo valor facturaba a Medicaid. Como resultado del plan ilegal, Medicaid finalmente pagó un valor de más de $ 1.5 millones por reclamos ilegales de medicamentos.

Desde 2011, la Fiscalía General y la Contraloría del Estado han trabajado juntos para luchar contra la corrupción a través de su Grupo de Trabajo Conjunto sobre Integridad Pública. Han presentado cargos contra docenas de personas implicadas en los esquemas de corrupción pública en todo el estado, lo que ha resultado en el retorno de millones en restitución a los contribuyentes a través de esto enjuiciamientos.

La investigación del Contralor DiNapoli fue dirigida por la División de Investigaciones de la Oficina del Contralor del Estado ("OSC"), trabajando con la División de Responsabilidad Gubernamental del Estado de OSC.

La investigación de la AGM MFCU fue realizada por el Investigador Daniel McCarron con el apoyo de los Investigadores Supervisores Dominick DiGennaro y Ronald Lynch, bajo la supervisión del Investigador Principal Adjunto de MFCU, Kenneth Morgan. El análisis financiero fue desarrollado por el Auditor-Investigador Edgar Romero y la Auditor-Investigadora Principal Olga Sunitsky, bajo la supervisión de la Auditora Jefa Regional de MFCU NYC Thomasina Smith. El apoyo investigativo estuvo a cargo de la Asistente Legal Supervisora Wendy Dorival, así como de los Analistas Legales Confidenciales Victoria Sepe, Daniel Herzog y Patrice Noel. Los componentes adicionales de la investigación contaron con el apoyo de la Fiscal Adjunta Lisa Wallace y el Jefe de la Oficina Brent Meltzer del Buró de Finanzas Inmobiliarias de la Fiscalía General.

El caso penal fue procesado por los Fiscales Adjuntos Especiales Michael Leigh y Megan Friedland bajo la supervisión del Director Regional Adjunto de MFCU NYC, Twan Bounds, el Director Regional Christopher M. Shaw, y el Jefe de Investigaciones Criminales de MFCU, Thomas O'Hanlon. El caso civil fue litigado por la Fiscales Adjuntas Especiales Elizabeth Kappakas y Diana Elkind, con la asistencia de la Jefa de la División de Ejecución Civil de MFCU, Carolyn Ellis. MFCU está dirigido por la Directora Amy Held y el Fiscal Adjunto Paul J. Mahoney.