Operación “Bob El Constructor”: Fiscal General Underwood Anuncia Convicciones De Pareja Del Condado De Warren Por Robar Mas De $ 1.3 Millones Y Lavado De Dinero

Robert J. Mirel y Deborah F. Burnett defraudaron a casi 60 clientes por equipos de instalación de cristales que nunca proporcionaron, y luego lavaron millones de dólares a través de compañías fantasmas

Mirel y Burnett ahora deben pagar más de $1.3 millones en restitución y enfrentar años en la prisión estatal

NUEVA YORK - La Fiscal General Barbara D. Underwood anunció hoy las declaraciones de culpabilidad de Robert J. Mirel (alias Robert Morel, alias RJ Mirel) y Debra Burnett (alias Deborah Barnett, alias "Debby Turner") - propietarios y operadores de Arlington Equipment Corp., conocidos como Arlington Manipulators - por defraudar a numerosas compañías y dueños de negocios en todo Nueva York y Estados Unidos fingiendo vender equipos de instalación de vidrio y por lavado de millones de dólares en ganancias criminales a través de sus compañías fantasmas.

Both defendants pleaded guilty today in Warren County Court to Grand Larceny in the Second Degree, Money Laundering in the Second Degree, Scheme to Defraud in the First Degree, and Criminal Tax Fraud in the Third Degree. Mirel will be sentenced to 5 to 15 years in state prison, and Burnett will be sentenced to 3 to 9 years in state prison on September 27th, 2018. They will also be required to pay over $1.3 million in restitution.

Ambos acusados se declararon culpables hoy en el Tribunal del Condado de Warren de Gran Robo en Segundo Grado, Lavado de Dinero en Segundo Grado, Esquema para Defraudar en Primer Grado y Fraude Fiscal Penal en Tercer Grado. Mirel será sentenciado a de 5 a 15 años en una prisión estatal, y Burnett será sentenciada a de 3 a 9 años en una prisión estatal el 27 de septiembre de 2018. También se les exigirá que paguen más de $1.3 millones en restitución.

"Si engañas a tus clientes, evades el pago de impuestos y le robas a los trabajadores, simplemente eres un criminal con una tarjeta de presentación, y te atraparemos", dijo la Fiscal General Underwood. "Mi oficina continuará haciendo rendir cuentas a aquellos que estafan a los neoyorquinos".

La investigación del Fiscal General, conocida como "Operación Bob el Constructor", reveló que Arlington Equipment Corp. era uno de los únicos fabricantes de manipuladores de vidrio en América del Norte en el momento en que comenzó el negocio en Queensbury, Nueva York. Los manipuladores de vidrio son utilizados por las empresas de cristal y vidrio de todo el mundo para ayudar a instalar vidrio pesado en edificios de gran altura y colocar piezas de vidrio personalizadas en ángulos distintos a los 90 grados. Como se indica en la acusación, durante al menos cinco años, Mirel y Burnett aprovecharon este casi monopolio y robaron más de $1.3 millones de casi 60 clientes en todo el país, además de defraudar al Departamento de Trabajo de Nueva York, al Departamento de Impuestos y Finanzas de Nueva York, y varios empleados que no recibieron una compensación justa.

El esquema de Mirel y Burnett victimizó no solo a los clientes de Nueva York, sino a negocios en todo el país, en California, Connecticut, Colorado, Florida, Hawái, Idaho, Illinois, Indiana, Iowa, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Nueva Jersey, Carolina del Norte, Ohio , Oklahoma, Rhode Island, Texas, Virginia y Washington, así como fuera de los Estados Unidos en Australia, Canadá y Alemania. En algunos casos, las empresas más pequeñas que dependían de recibir servicios de Arlington Equipment Corp. no pudieron recuperarse del robo y, finalmente, cerraron.

Según la acusación formal, para 2012, los clientes que compran manipuladores de vidrio de Arlington Equipment Corp. proporcionaron un anticipo de al menos el 50% pero nunca recibieron un producto terminado. En abril de 2013, Arlington había despedido a casi todos sus empleados. Sin embargo, Arlington continuó tomando docenas de pedidos de manipuladores hasta al menos 2016. En muchos casos, Mirel y / o Burnett informaron a los clientes que los manipuladores estaban completos y listos para enviar, pero requirieron que los clientes paguen el saldo del pedido ante para hacer el envío; sin embargo, después de recibir el saldo, Arlington nunca envió el manipulador al cliente. Mirel y Burnett también tomaron manipuladores de las víctimas para repararlos, y luego los repararon y los vendieron a otros clientes, o los desmantelaron para usar sus piezas en productos nuevos y re ensamblados.

La investigación de la Fiscal General reveló además que Burnett y Mirel utilizaron cuentas bancarias de empresas de depósito y almacenamiento que establecieron en múltiples instituciones financieras para lavar las ganancias de su empresa criminal a través de al menos ocho cuentas bancarias. Las compañías fantasmas sirvieron como un vehículo para las transacciones comerciales sin tener ningún activo u operación importante. Algunas de estas compañías fraudulentas son entidades que se crean y se dejan sin actividad comercial, y posteriormente se utilizan sin la necesidad de seguir los procedimientos de creación de una nueva entidad. Estas entidades incluyen Arlington Equipment Corp .; Debbie Turner Music, LLC; Autowild International, LLC; Arlington Holding Management, LLC; AllMobile Technologies, LLC; y Arlington Manipulators.

Según declaraciones y documentos presentados por la oficina de la Fiscal General, desde al menos 2012, Mirel y Burnett lavaron dinero a través de sus entidades corporativas de varias maneras, que incluyen pero no se limitan a:

  • Hacer retiros sustanciales de dinero de la víctima, luego comprar cheques bancarios oficiales pagaderos a una de sus otras entidades, y posteriormente pagar los gastos personales con esos fondos para parecer que provienen de una fuente legítima de ingresos;
  • Hacer retiros de efectivo sustanciales del dinero de la víctima, luego comprar cheques bancarios oficiales pagaderos a una de sus otras entidades, y posteriormente devolver cheques a una cuenta de Arlington en un intento de inflar artificialmente el flujo de efectivo de ventas;
  • Estructurar retiros y depósitos de efectivo en un intento de mover los ingresos delictivos sin ser detectados; y,
  • Tomar el dinero de las nuevas víctimas para beneficio personal y usarlo para comprar piezas para construir manipuladores para las víctimas anteriores que no habían recibido sus manipuladores como se habían prometido originalmente.

Cuando los clientes se quejaron, Mirel proporcionaría excusas que, en la mayoría de los casos, duraron años. De acuerdo con la oficina de la Fiscal General, Arlington a menudo les decía a las víctimas que las piezas no estaban disponibles o en espera, mientras les decía a los pocos empleados que trabajaban allí que no había efectivo para comprar los materiales necesarios para fabricar los manipuladores. Mientras tanto, Arlington siguió accediendo al dinero de las víctimas para llevar a cabo su actividad delictiva y pagar los gastos personales; en algunos casos, incluso Arlington les pidió a los empleados que paguen los materiales, prometiendo reembolsarlos una vez que se realizó la venta, pero nunca lo hizo. Según la acusación formal, a los empleados se les deben más de $100,000 en partes compradas en nombre de Arlington.

Además, Mirel y Burnett se pagaban a sí mismos ya los empleados con cheques de nómina de Paychex, Inc., así como cheques corporativos y efectivo, dando a sus empleados la impresión errónea de que sus W2 reflejarían sus retenciones fiscales, cuando en realidad ese dinero no se retenía. Mirel y Burnett también informaron falsamente sus ingresos al Departamento de Impuestos y Finanzas del Estado de Nueva York sobre los Ingresos por Ingresos Personales IT-201 para los años impositivos de 2013 y 2014 por un exceso de $470,000, incurriendo en un pasivo superior a $30,000. Además, falsificaron los Formularios NYS-45 para ser presentados ante el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York, a fin de no pagar o pagar de menos el seguro de desempleo.

Según declaraciones de la oficina del Fiscal General, en 2016, Mirel y Burnett también crearon un prospecto que muestra un flujo de efectivo estimado de más de $ 11 millones, en un intento de vender Arlington y atraer inversores para proporcionar los fondos necesarios para continuar perpetrando su plan. En este prospecto, indicaron que anticiparon la venta de más de 50 manipuladores por trimestre, o 200 manipuladores al año. La investigación reveló que estos números estaban enormemente inflados, ya que Arlington nunca fabricó más de 10 manipuladores por año.

En abril de 2018, Mirel y Burnett fueron acusados y sometidos formalmente en el Tribunal del Condado de Warren por los siguientes 29 delitos graves: Lavado de dinero en Segundo Grado, un delito grave clase C (dos cargos); Gran Robo en Segundo Grado, un delito de clase C (dos cargos); Gran Robo en tercer grado, un delito de clase D (catorce cargos); Esquema para Defraudar en Primer Grado, un delito de clase E (un cargo); Fraude Fiscal Criminal en tercer grado, un delito grave de clase D (dos cargos); y Ofrecer un Falso instrumento para Archivo en Primer Grado, un delito de clase E (ocho cargos).

Hoy, Mirel y Burnett se declararon culpables de Lavado de Dinero en Segundo Grado, un delito de clase C; Gran Robo en Segundo Grado, un delito grave clase C; Esquema para Defraudar en Primer Grado, un delito de clase E; y, Fraude Fiscal Penal en Tercer Grado, un delito grave de clase D. Las declaraciones de Mirel y Burnett resuelven presuntos delitos adicionales de lavado de dinero, hurto mayor, posesión criminal de propiedad robada, falsificación de registros comerciales, intento de fraude hipotecario y fraude de valores por el cual podrían haber sido acusados en los condados de Albany, Brooklyn, Nassau, Manhatan, Queens , Saratoga, Suffolk, Warren, Washington y Westchester.

Se espera que Mirel sea sentenciado a 5 a 15 años en una prisión estatal, y se espera que Burnett sea sentenciada a 3 a 9 años en una prisión estatal. Además, se presentarán confesiones de juicio contra los demandados, exigiéndoles pagar la cantidad total de su robo a sus 58 víctimas, por un total de más de $1.3 millones. La sentencia está programada para ocurrir ante el Hon. John S. Hall, Jr. el 27 de septiembre de 2018.

La Fiscal General Underwood agradece a la Unidad de Delitos Financieros de la Policía del Estado de Nueva York, al Investigador Principal Timothy Marten y al Investigador Charles Williams, Al Sheriff del Condado Warren Nathan H. "Bud" York y al Investigador Christopher J. Hatin, Auditor Fiscal Forense del Departamento de Impuestos y Finanzas del Estado de Nueva York Kimlee A. Stewart, la Auditora de la División de Seguro de Desempleo del Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York, Samantha Ernst y la Subdirectora de Adjudicación y Determinación, Lynne Camileo, y el Subcomisionado Asistente de Protección al Trabajador Milan Bhatt, y el Fiscal del Distrito del Condado de Warren Jason M. Carusone y su oficina. por su valiosa asistencia en esta investigación.

El Fiscal General Adjunto Philip V. Apruzzese de la Oficina de Delitos Criminales y Delitos Financieros de la Fiscalía General está procesando el caso. La Oficina está dirigida por la Jefa Stephanie Swenton y el Jefe Adjunto Joseph D'Arrigo. La División Criminal está dirigida por la Fiscal Adjunta Ejecutiva de Justicia Penal, Margaret Garnett, y el Fiscal Adjunto, Alvin L. Bragg, Jr.

La investigación fue realizada por el investigador Mark J. Terra, bajo la supervisión del jefe adjunto de la oficina, Antoine Karam. La División de Investigaciones de la Fiscalía General es dirigida por el Investigador Principal Dominick Zarrella. La contabilidad forense fue realizada por el Principal Auditor Forense Meaghan E. Scotellaro. La Sección de Auditoría Forense es dirigida por el Auditor Principal Edward J. Keegan y el Auditor Jefe Adjunto Sandy Bizzarro.