NOTICE: This is an archived press release. Information contained on this page may be outdated. Please refer to our latest press releases for up-to-date information.


Post date: August 15 2018

Underwood Anuncia Victoria En Juicio Contra Concesionarios De Automóviles Del Bronx Y Westchester Por Sobrecargar A Los Consumidores Con Falsos Productos Antirrobo

La orden de la corte prohíbe permanente a Victory Mitsubishi de Larchmont y Victory Suzuki del Bronx participar en prácticas comerciales engañosas; Requiere a los concesionarios pagar restitución, daños y sanciones civiles

Desde 2015, la Fiscalía General ha obtenido aproximadamente $19 millones en restitución y multas de concesionarios de automóviles fraudulentos

NUEVA YORK - La Fiscal General Barbara D. Underwood anunció hoy una orden judicial que prohíbe permanentemente a Victory Motors, LLC (Victory Mitsubishi de Larchmont en Westchester) y Victory Auto Group, LLC (Victory Suzuki del Bronx) involucrarse en actividades fraudulentas persistentes, engañosas, y en prácticas comerciales ilegales con la venta de un “sistema de seguridad” y requiere que los concesionarios paguen restitución, daños y sanciones civiles. La orden judicial es el resultado de una demanda presentada por la Fiscalía General en diciembre de 2017, alegando que los concesionarios cobraron engañosamente hasta 1,100 consumidores por un producto antirrobo no deseado y falso que llegó a costar hasta $4,000 por consumidor. Conocido como un producto de "postventa", este artículo a menudo se agregaba al costo final del vehículo sin el conocimiento o consentimiento del consumidor, después de que el cliente había acordado el precio de compra de un vehículo, pero antes de que se finalizara la transacción de venta.

Desde 2015, la Fiscalía General ha obtenido aproximadamente $19 millones en restitución y sanciones de concesionarios de automóviles; casi 29,000 consumidores han sido elegibles para la restitución bajo estos acuerdos.

“Esta orden judicial es una victoria para los neoyorquinos que fueron estafados por estos concesionarios de autos”, dijo la Fiscal General Underwood. “La conducta engañosa de los concesionarios llevó a los consumidores a firmar contratos que no reflejaban los términos de venta negociados, que con frecuencia incluían servicios no deseados o accesorios que no habían acordado. Mi oficina continuará protegiendo a los consumidores de Nueva York y garantizará que los concesionarios de automóviles cumplan con la ley estatal”.

En abril de 2015, la Fiscal General recibió una queja de un consumidor que, después de comprar un vehículo de Victory Mitsubishi en Larchmont, notó que había un desconcertante cargo de $1,995 etiquetado como "Etch" en la factura de venta. Cuando la Fiscalía lo contactó, el concesionario explicó que el cargo era por un producto de grabado en vidrio: un complemento de seguridad en el que un número de serie, a menudo el número de identificación del vehículo ("VIN"), está grabado en cada una de las ventanas del vehículo. Sin embargo, el consumidor dijo que el concesionario no le había informado de que estaba comprando el producto Etch, y que, si se hubiera enterado, se habría negado a comprarlo. Después de la investigación del Fiscal General, el concesionario hizo un reembolso completo.

Debido a que otros consumidores podrían haber pagado por el producto sin su conocimiento o consentimiento, la Fiscalía General lanzó una investigación que encontró que tanto Victory Mitsubishi de Larchmont como Victory Suzuki del Bronx -otra concesionaria con propiedad común- habían cobrado a tantos como a 1.100 consumidores por un producto llamado Garantía Etch.

A los consumidores se les cobraron montos que variaban entre $129 y $ 3,998. En muchos casos, los dos concesionarios Victory agregaron esta tarifa al precio de venta final sin el conocimiento o consentimiento de los consumidores. Como resultado, el precio final pagado por los consumidores se infló por el monto cobrado por el producto de posventa.

Los dos concesionarios Victory tampoco revelaron claramente la naturaleza del producto posventa a sus clientes. El "Descuento por Reemplazo de Vehículo", también conocido como "Garantía de grabado", debía incluir un grabado permanente del VIN del vehículo en las ventanillas del vehículo, supuestamente para impedir el robo. Sin embargo, en muchos casos, los concesionarios Victory en realidad no grabaron el VIN en las ventanas de los vehículos.

Los consumidores también fueron inducidos a creer que habría un crédito garantizado de hasta $2,500 o $5,000 para la compra de un nuevo vehículo en caso de robo. Sin embargo, existían numerosas condiciones y limitaciones, como que el crédito no se aplicaría si eliminaba los beneficios del concesionario en la venta, lo que hacía que el "crédito" fuera ilusorio.

En diciembre de 2017, la Fiscalía entabló una demanda contra los concesionarios Victory porque no ofrecieron reembolsos completos a los 1.100 consumidores que habían sido sobrecargados. Según lo solicitado por la demanda de 2017, la orden judicial prohíbe de manera permanente a los concesionarios Victory participar en tácticas de venta fraudulentas, engañosas e ilegales y otras prácticas engañosas. Ambos concesionarios también están destinados a pagar la restitución a los consumidores, daños y sanciones civiles después de que se proporcione una contabilidad.
Este caso es parte de una iniciativa más amplia de la Fiscalía General para poner fin a la práctica de "empaquetado" de los concesionarios automotrices, o cobrar ilegalmente a los consumidores por productos y servicios sin su conocimiento o consentimiento. El caso está a cargo de la Fiscal Adjunta Sandra Giorno-Tocco, con la asistencia de los Investigadores Peter Schottenfeld y Michael Christian, y el Representante de Fraudes al Consumidor John Katzenstein, bajo la supervisión de Gary Brown, Fiscal Adjunto a cargo de la Oficina Regional de Westchester y Fiscal Ejecutivo Adjunto en Funciones para Asuntos Regionales.