NOTICE: This is an archived press release. Information contained on this page may be outdated. Please refer to our latest press releases for up-to-date information.


Post date: August 24 2018

Underwood Insta A Epa De Trump A Abandonar Propuesta De Revertir Protecciones Para Trabajadores, Personal De Emergencias Y Comunidades

En virtud of  de la decisión de Circuito de D.C en la demanda de los fiscales generales que rechazando el retraso ilegal, la EPA ahora busca "Eviscerar" la regla diseñada para prevenir, detectar y responder a explosiones, incendios, emisiones de gases venenosos y otros accidentes en instalaciones químicas

De acuerdo con los historiales de accidentes de los 5 años más recientes, las instalaciones de Nueva York tuvieron 16 accidentes y liberaron más de 21,000 libras de químicos tóxicos peligrosos en las comunidades circundantes

Más de 9.1 millones de neoyorquinos - Casi la mitad de la población del estado - Viven en áreas vulnerables a emisiones dañinas

NUEVA YORK – La Fiscal General Underwood, encabezando una coalición de 12 fiscales generales estatales, pidió a la Agencia de Protección Ambiental (EPA) de Trump que abandone una regla propuesta que revertiría las protecciones brindadas actualmente a comunidades, trabajadores y personal de emergencia relacionada con accidentes químicos peligrosos. El plan es parte de los extensos comentarios presentados sobre una propuesta de la Agencia para rescindir las disposiciones clave de las enmiendas de 2017 a las regulaciones del "Programa de Gestión de Riesgos" (RMP) de la EPA. La regla de "Enmiendas de Prevención de Accidentes" hizo mejoras críticas al RMP para proteger contra explosiones, incendios, emisiones de gases venenosos y otros accidentes en las instalaciones que almacenan y usan sustancias químicas tóxicas.

Antes de proponer deshacer las Enmiendas de Prevención de Accidentes, el entonces Administrador de la EPA, Scott Pruitt, buscó bloquear la norma al retrasarla en 20 meses. La Fiscalía General de Nueva York encabezó una coalición de 11 fiscales generales estatales en una demanda que impugnaba la demora y, la semana pasada, el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Circuito del Distrito de Columbia anuló la demora al dictaminar que violaba la Ley federal de aire limpio y fue arbitraria y caprichosa.

“Una vez más, la Administración de Trump está proponiendo vender la salud y la seguridad de los neoyorquinos a los intereses corporativos, poniendo en peligro a nuestros trabajadores, el personal de emergencia y las comunidades”, dijo la Fiscal General Underwood. “La propuesta de la EPA destriparía las protecciones críticas contra accidentes demasiado comunes en las instalaciones que almacenan y usan químicos tóxicos peligrosos. Si el administrador interino de la EPA Wheeler no elimina esta erosión imprudente de las protecciones de salud y seguridad de los neoyorquinos, estamos preparados para emprender acciones legales una vez más para garantizar que lo haga un tribunal”.

Se unen a la Fiscal General Underwood en los comentarios los Fiscales Generales de Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, Nueva Jersey, Nuevo México, Oregón, Rhode Island, Vermont y Washington.

Las más de 12,000 instalaciones cubiertas por las regulaciones de RMP incluyen fabricantes de productos químicos, refinerías de petróleo, fábricas de pasta y papel, mayoristas y terminales de productos químicos y petróleo, plantas de tratamiento de aguas residuales, distribuidores de productos químicos agrícolas, plantas de gas ‘midstream’ e instalaciones de almacenamiento de alimentos con sistemas de refrigeración de amoníaco. Las 169 instalaciones ubicadas en Nueva York incluyen Amrex Chemical (Binghamton), Arch Chemicals (Rochester), Durez Corp. (Cataratas del Niágara), FMC Industrial Chemicals (Tonawanda), MPM Silicones (Waterford), International Paper (Ticonderoga), JCI Jones Chemicals (Warwick), Momentive Specialty Chemicals (South Glens Falls), PVS Chemical Solutions (Buffalo), Surpass Chemical (Albany) y Twin Lakes Chemical (Lockport).

 Más de 9.1 millones de personas viven dentro de la "zona de vulnerabilidad" de las instalaciones de RMP en Nueva York; las zonas de vulnerabilidad son el área de máxima posibilidades donde una emisión de sustancias químicas en el peor de los casos podría dañar a las personas. Las personas de color son más propensas a vivir en las zonas de vulnerabilidad, lo que plantea importantes problemas de justicia ambiental. Según un informe de septiembre de 2014 del Centro para un Gobierno Efectivo titulado "Niños en zonas peligrosas", Nueva York tiene el quinto mayor número de escuelas y el número de estudiantes ubicados en zonas de vulnerabilidad. Además, aproximadamente 85 instalaciones de Nueva York (más del 50 por ciento) están ubicadas en zonas de inundación definidas por la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA).

En sus comentarios, la coalición acusa que la regla propuesta "evisceraría" las salvaguardas agregadas por la regla de Enmiendas de Prevención de Accidentes, y representaría un "retroceso en la prevención y mitigación de daños a la salud pública y el medio ambiente por accidentes químicos". La coalición también sostiene que la propuesta, de ser adoptada, sería "inconsistente con la Ley de Aire Limpio" y "arbitraria y caprichosa".

En Nueva York, 169 instalaciones que almacenan o usan sustancias químicas tóxicas están sujetas a las reglamentaciones de RMP. De acuerdo con sus historias de accidentes de los 5 años más recientes, estas instalaciones reportaron 16 accidentes que liberaron más de 21,000 libras de químicos tóxicos en las comunidades circundantes. Los accidentes resultaron en catorce lesiones, la evacuación de más de mil personas y daños a la propiedad por un total de más de $200,000. En mayo de 2011, una llamarada se encendió en Momentive Performance Materials en Waterford, Nueva York y quemó severamente a dos empleados. La Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA) federal multó a Momentive con $81,000 por infracciones que incluyen no revisar los procedimientos operativos tan a menudo como sea necesario, exponer a los empleados a "riesgos de incendio y explosión" y no abordar todos los factores que contribuyeron al accidente. El accidente más reciente en una instalación RMP de Nueva York tuvo lugar en mayo de 2017, cuando una explosión química en la planta de Occidental Chemical Corporation en Niagara hirió a cuatro personas.

 El número y la gravedad de los accidentes en la última década dejan clara la necesidad de actualizar la seguridad de las instalaciones químicas de la nación. En enero de 2017, el gobierno de Obama finalizó las "Enmiendas de Prevención de Accidentes" para actualizar las reglamentaciones de RMP ordenadas por el Congreso en las enmiendas de 1990 a la Ley de Aire Limpio federal. Las reglas enmendadas establecieron salvaguardas adicionales en los programas de prevención de accidentes para proteger a las comunidades y prevenir futuros accidentes, requiriendo análisis de "causa raíz" y auditorías de terceros posteriores a accidentes, así como análisis de tecnologías y alternativas más seguras; procedimientos de respuesta a emergencias, ordenando la coordinación anual con personal de emergencias locales, simulacros anuales de notificación y ejercicios periódicos de campo; y un mayor acceso público a la información sobre peligros químicos de las instalaciones, además de las reuniones públicas dentro de los 90 días posteriores a un incidente. La EPA de Trump publicó una hoja de datos de junio de 2017 que explica cómo estas mejoras "ayudarán a proteger a los trabajadores de emergencias, a los miembros de la comunidad y a los empleados contra muertes o lesiones debido a los accidentes de las instalaciones químicas".

Poco después de que la EPA finalizara sus Enmiendas de Prevención de Accidentes, se presentaron tres peticiones ante la Agencia, incluida una de la "Coalición RMP", una coalición de grupos industriales que incluye el American Chemistry Council, la American Forest & Paper Association, American Fuel & Petrochemical Fabricantes y el American Petroleum Institute: instando al entonces administrador de EPA, Scott Pruitt, a reconsiderar las nuevas regulaciones.

En mayo de este año, el entonces administrador Pruitt propuso rescindir las disposiciones clave de las Enmiendas de Prevención de Accidentes, incluida la eliminación de todas las auditorías de cumplimiento de terceros y una tecnología más segura y análisis de alternativas. La propuesta debilitaría las investigaciones de accidentes al eliminar los requisitos para los análisis de causa raíz y los informes detallados. También debilitaría los requisitos existentes para las evaluaciones de los peligros asociados con los productos químicos, procesos y procedimientos en las instalaciones, y también disminuiría la capacitación en seguridad para los empleados de las instalaciones. La coalición de Fiscales Generales, en sus comentarios, cuestiona las razones que la EPA utiliza para respaldar estas rescisiones en conflicto con la Ley de Aire Limpio y no respaldadas por el registro público. En julio, la oficina de la Fiscal General Underwood testificó en contra de la reversión propuesta.

Este asunto está siendo manejado por la Fiscal Adjunta Laura Mirman-Heslin y el Abogado Principal para Litigación de Contaminación Atmosférica y Cambio Climático Michael J. Myers de la Oficina de Protección Ambiental de la Fiscalía General. El Buró está dirigido por el Jefe de la Oficina, Lemuel M. Srolovic, y es parte de la División de Justicia Social, que es dirigida por el Fiscal Adjunto Ejecutivo para la Justicia Social, Matthew Colangelo.