Underwood Anuncia Orden Judicial Cerrando Compañías De Mudanzas Fraudulentas

Servicios Panamericanos de Reubicación, Servicios de Mudanzas AAA y Servicios de Mudanzas Mayflower operaban ilegalmente esquemas fraudulentos y pagaban por falsos comentarios positivos en la internet

Goldy Sandhu tiene prohibido de forma permanente operar el negocio de corredores o transportistas de bienes del hogar; Las tres empresas deben disolverse y pagar hasta $ 65,000 en multas y costos

La Fiscal General Underwood alienta a los neoyorquinos a seguir los consejos de su oficina al contratar una compañía de mudanzas

BUFFALO - La Fiscal General Barbara D. Underwood anunció hoy una orden judicial contra Goldy Sandhu y sus negocios, Pan-American Relocation Services Inc., AAA Moving Services, Inc., y Mayflower Moving Services, Inc., por operar ilegalmente en línea una empresa de servicios de mudanzas y pagar por falsos comentarios positivos en línea. La orden prohíbe permanentemente a Sandhu operar un negocio de corredores o transportistas de artículos para el hogar, requiere que las tres empresas se disuelvan e impone hasta $65,000 en multas y costos. Sandhu ha admitido todas las acusaciones de la Fiscalía General.

"Mi oficina tiene tolerancia cero para los estafadores que intentan defraudar y engañar a los consumidores de Nueva York", dijo la Fiscal General Underwood."Los corredores y transportistas de mudanzas de Nueva York deben cumplir con las leyes estatales y federales o los haremos cumplirlas".

Goldy Sandhu pagó por lo menos 60 falsos comentarios positivos en línea de sus negocios para hacer creer a los consumidores que estaban tratando con compañías de mudanzas calificadas. Sandhu publicó estas revisiones en los sitios web de sus compañías bajo el encabezado “REVISE LOS COMENTARIOS PUBLICADAS POR CLIENTES COMO USTED”, cuando en realidad ninguna de las revisiones fue realizada por clientes reales. También intentó engañar a los consumidores al nombrar a sus compañías de manera similar a las de renombre como AAA y Mayflower Moving, incluso ofreciéndoles a los consumidores un "descuento para ser miembros de AAA", aunque su compañía no tenía afiliación con la American Automobile Association.

Sandhu y sus compañías operaron su esquema fraudulento contactando a los consumidores interesados ​​en contratar empresas de mudanzas para sus artículos domésticos y engañando a los consumidores para que creyeran que estaban hablando con una compañía de mudanzas real. En realidad, Sandhu y sus compañías eran simplemente un intermediario, y el dinero de depósito que les pedían a los consumidores que pagaran para reservar su mudanza era una tarifa de corredor. Una vez que un consumidor pagaba, Sandhu y sus compañías realizarían una búsqueda en línea para encontrar una empresa de mudanzas real en el área y contratarlos para realizar el trabajo. Las compañías de mudanzas seleccionadas por las compañías de Sandhu a menudo tenían calificaciones negativas, no fueron de buena reputación y carecían de licencia; varias tenían sus licencias para operar como transportistas revocadas por la Administración Federal de Seguridad de Autotransportistas. 

En el día de la mudanza, los consumidores se enteraban de que sus “mudanceros” eran de una compañía de la que nunca habían oído hablar, en lugar de la compañía de cinco estrellas que pensaban que habían contratado. Los mudanceros seleccionados por Sandhu y sus empresas a menudo exigían pagos que superaban con mucho las cotizaciones vinculantes que los consumidores habían aceptado. Muchos consumidores, que tenían una fecha límite para abandonar su residencia y necesitaban que toda su familia se mudara de un estado a otro, no tuvieron más remedio que aceptar estas demandas exorbitantes. Además de ser sobrecargados, los bienes de los consumidores con frecuencia se rompieron y se perdieron. Cuando los consumidores se pusieron en contacto con Sandhu y sus compañías para quejarse, Sandhu intentaba evadir la responsabilidad de forma rutinaria al declarar que solo eran intermediarios y cualquier queja debía dirigirse a la compañía que realizó la mudanza.

Además de su publicidad engañosa y su conducta fraudulenta, Sandhu y sus compañías violaron los requisitos legales federales al proporcionar estimaciones para el transporte de artículos para el hogar sin tener acuerdos vigentes de corredores.

La orden judicial prohíbe permanentemente a Sandhu de la industria de mudanzas de bienes de uso doméstico; prohíbe a Sandhu operar a cualquier compañía que se relacione directamente con los consumidores durante un año y cualquier negocio de telemarketing o centro de llamadas durante cinco años; e impone requisitos de reporte y cumplimiento, incluido el requisito de informar cualquier cambio de empleo y cualquier negocio nuevo establecido. Los demandados también deben pagar hasta $ 65,000 en multas y costos. 

Se recomienda a los consumidores que examinen a fondo a cualquier empresa de mudanzas que estén considerando contratar, incluso si la compañía tiene muchos comentarios positivos en línea. Los consumidores pueden obtener más información sobre los pasos a seguir para seleccionar una empresa de mudanzas, incluso cómo verificar si un transportista o agente de transporte de bienes del hogar tiene licencia, visitando el sitio web de la Fiscal General en https://ag.ny.gov/consumer-frauds/hiring-a-moving-company

Este caso está siendo manejado por el Fiscal Adjunto Christopher L. Boyd, bajo la supervisión del Fiscal Adjunto a cargo de la Oficina Regional de Buffalo, Michael J. Russo, con la asistencia de la Representante Principal de Fraudes al Consumidor, Karen Davis. La Oficina Regional de Búfalo forma parte de la División de Oficinas Regionales, que es dirigida por el Fiscal Ejecutivo Adjunto Interino para Asuntos Regionales, Gary Brown.