Underwood Actua Para Intervenir En Demanda Para Obligar A La Epa De Trump A Proteger A Los Trabajadores De Nueva York De La Contaminación Por Niebla Toxica Que Llega De Otros Estados

Underwood encabeza la coalición que incluye NY, NJ y NYC

Más de 9.4 millones de neoyorquinos respiran aire insalubre debido a niebla toxica, en gran parte el resultado de la contaminación arrastrada a Nueva York por el viento desde otros estados 

La EPA de Trump ha ignorado la Ley de Aire Limpio, se negó ilegalmente a exigir a los estados contra el viento que reduzcan la contaminación por niebla toxica; Underwood aseguró el triunfo en la corte a principios de este año, que obligó a la EPA a cumplir con las disposiciones del Buen Vecino de la Ley de Aire Limpio para abordar el problema de la niebla toxica arrastrada por el viento

NUEVA YORK - La Fiscal General Barbara D. Underwood, líder de una coalición que también incluye al Fiscal General de Nueva Jersey Gurbir S. Grewal y la ciudad de Nueva York, se ha movido para intervenir en una demanda contra la Agencia de Protección Ambiental de Trump (EPA) para forzar a la agencia a reducir la contaminación que emana de los estados ubicados contra el viento y, en gran parte, es responsables de los niveles poco saludables de ozono a nivel del suelo, también conocido como "smog" (niebla tóxica). Según al reporte "Estado del Aire" de la Asociación Estadounidense del Pulmón de 2018, 9.4 millones de neoyorquinos, casi el 50% de la población del estado, respiran aire insalubre debido al smog.

La Fiscal General Underwood y la coalición están tratando de unirse a las demandas consolidadas presentados por Maryland, Delaware y las organizaciones de salud pública y medioambientales. Estas demandas cuestionan el rechazo de la EPA, en forma de una denegación de peticiones hechas por Delaware y Maryland bajo la Ley de Aire Limpio federal, para exigir que las fuentes de contaminación en los estados contra el viento reduzcan sus emisiones de contaminación por formación de smog. Dado que estas mismas fuentes de contaminación contribuyen a niveles de smog poco saludables en Nueva York, y debido a que Nueva York tiene una petición similar a la Ley de Aire Limpio actualmente pendiente ante la Agencia, la denegación de la petición de los estados por parte de la EPA tiene implicaciones directas para la salud y la seguridad de millones de neoyorquinos.

"La Administración de Trump ha incumplido incluso sus obligaciones legales más básicas para proteger la salud pública y nuestro medio ambiente", dijo la Fiscal General Underwood. “La salud de un numero alarmante de 9.4 millones de neoyorquinos, uno de cada dos de nuestros residentes, está en peligro por la contaminación por smog. Sin embargo, la EPA de Trump continúa ignorando la Ley de Aire Limpio y se niega a exigir reducciones en la contaminación, en gran parte responsable de este grave riesgo para la salud: la contaminación que llega a Nueva York desde los estados contra el viento. Mi oficina está comprometida a proteger el derecho legal de los neoyorquinos a tener un aire limpio y saludable al obligar a la Administración de Trump a cumplir con la ley".

Nueva York tiene algunas de las normas de calidad del aire más estrictas del país y sobre los contaminantes que causan la niebla tóxica, como los óxidos de nitrógeno (NOx) y los compuestos orgánicos volátiles (VOC), que se controlan rigurosamente dentro del estado. De hecho, Nueva York tiene entre las emisiones más bajas de NOx y VOC en el país. Sin embargo, a pesar de estos grandes esfuerzos, varias áreas de Nueva York han luchado durante años para cumplir con el estándar federal de salud para el smog; por ejemplo, según el informe de 2018 de la Asociación Estadounidense del Pulmón, la zona metropolitana de la ciudad de Nueva York es la décima área más contaminada con smog en la nación.

La EPA ha llegado a la conclusión de que hay una serie de impactos peligrosos para la salud asociados con niveles elevados de smog, incluidos el daño al tejido pulmonar y el empeoramiento de condiciones existentes, como el asma, la bronquitis, la enfermedad cardíaca y el enfisema. La exposición a la niebla tóxica también está relacionada con la muerte prematura. Algunos grupos, incluidos los niños, los ancianos y aquellos con enfermedades pulmonares existentes como el asma, tienen un riesgo especialmente alto debido a la contaminación por niebla tóxica. 

Para abordar la carga injusta que los estados como Nueva York enfrentan al reducir los niveles de la insalubre niebla tóxica donde la contaminación está fuera de su control, la sección 126 de la Ley de Aire Limpio permite específicamente que los estados a favor del viento soliciten a la EPA por un hallazgo de que fuentes en estados contra el viento emiten contaminación del aire en violación de la disposición de "Buen Vecino" de la Ley. Esa disposición requiere que la EPA intervenga y adopte planes para reducir la contaminación interestatal por niebla tóxica cuando las acciones de los estados contra el viento no son suficientes para garantizar que las normas federales de salud del smog puedan cumplirse y mantenerse en los estados ubicados a favor del viento como Nueva York. La obligación de la EPA según la Ley de adoptar dichos planes, conocida como "Planes de Implementación Federal" o "FIP", refleja la posición y autoridad únicas de la Agencia, como agencia federal, para garantizar que los esfuerzos individuales de varios estados en contra del viento sean suficientes, en agregado, para resolver problemas regionales de contaminación del aire, como el smog.

La Fiscal General Underwood ha estado buscando activamente forzar a la EPA a cumplir con sus obligaciones legales bajo la Ley de Aire Limpio para abordar la contaminación por smog que llega al estado desde los estados contra el viento.

En junio, la Fiscal General Underwood ganó una demanda contra la EPA, que obligó a la Agencia a cumplir con los requisitos de "Buen Vecino" de la Ley de Aire Limpio para adoptar FIP para reducir la contaminación por smog en varios estados en contra del viento.

Además, Nueva York, que lidera una coalición de nueve estados, solicitó a la EPA que amplíe la "Región de Transporte de Ozono", el grupo de estados establecido en virtud de la Ley de Aire Limpio federal que debe actuar conjuntamente para reducir la contaminación por smog dentro de la región. La EPA de Trump rechazó esa petición en 2017, afirmando, irónicamente, que la Agencia "prefería" usar otras disposiciones de la Ley de Aire Limpio, como la disposición del Buen Vecino y las peticiones bajo la sección 126, para abordar el transporte interestatal de contaminación por smog. Nueva York encabeza una coalición de ocho estados para desafiar la negación de la EPA en el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia.

Nueva York también solicitó a la EPA de Trump en marzo de este año que tomara medidas conforme a la sección 126 de la Ley de Aire Limpio para reducir las emisiones de contaminación generada por niebla tóxica provenientes de fuentes en los estados contra el viento. Si bien esta petición está actualmente pendiente ante la Agencia, su futuro es incierto si la EPA aplicara los mismos estándares legales defectuosos y los hallazgos fácticos aplicados al negar las peticiones de Delaware y Maryland.

La demanda consolidada en la que la Fiscal General Underwood y la coalición está tratando de intervenir también se encuentra ante el Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos para el Distrito de Columbia.

Este asunto está siendo manejado para la Oficina de Protección Ambiental de la Fiscalía General por la Fiscal Adjunta Claiborne Walthall, el Jefe de la Sección Afirmativa Morgan A. Costello y el Asesor Principal Michael J. Myers, así como por el Fiscal Adjunto Steven C. Wu y el Fiscal Adjunto David S. Frankel de la División de Apelaciones y Opiniones. La Oficina de Protección Ambiental está dirigida por el Jefe de la Oficina, Lemuel M. Srolovic, y forma parte de la División de Justicia Social, dirigida por el Fiscal Ejecutivo Adjunto para la Justicia Social, Matthew Colangelo.