Fiscal General James y el Abogado de la Ciudad de Nueva York Carter Anuncian Acuerdo de $35 Millones de Dólares con FedEx Sobre Tráfico Ilegal de Cigarrillos

El acuerdo concluye los esfuerzos estatales de varios años contra FedEx para hacer cumplir las leyes de salud pública destinadas a reducir el consumo de cigarrillos

NUEVA YORK - La Fiscal General Letitia James y el abogado de la ciudad de Nueva York, Zachary W. Carter, anunciaron hoy un acuerdo de $35.3 millones con FedEx Ground Package System, Inc. ("FedEx") para resolver reclamos sobre entregas ilegales de cigarrillos a residentes de toda la ciudad de Nueva York y el estado por FedEx durante un período de diez años. Este acuerdo resuelve tres juicios contra FedEx alegando que se asoció con empresas de tráfico de cigarrillos para enviar ilegalmente cientos de miles de cigarrillos sin impuestos a los neoyorquinos. Además del pago, FedEx implementará reformas internas y contratará a un consultor independiente que supervisará el cumplimiento de FedEx con la ley y proporcionará informes de cumplimiento a la Ciudad y al Estado.

El acuerdo sigue el fallo de octubre de 2018 por el juez del distrito federal para el Distrito Sur de Nueva York, Edgardo Ramos, revelando que la conducta de FedEx durante muchos años para clientes con nombres como "Cigarettes Direct To You" y estableció sin la necesidad de un juicio que FedEx había violado a sabiendas una ley federal contra el tráfico de cigarrillos y una Garantía de Cumplimiento de 2006 con la Oficina de la Fiscal General de Nueva York en la cual, para evitar el enjuiciamiento, FedEx acordó expresamente cesar las entregas de cigarrillos residenciales y cumplir con una ley de Nueva York que prohibía esas entregas.

"Durante años, FedEx se involucró a sabiendas en conductas ilegales y dañinas a costa de la salud de los neoyorquinos", dijo la Fiscal General Letitia James. “FedEx no solo violó las leyes creadas para proteger al público de los graves riesgos para la salud asociados con los cigarrillos, sino que también estafó a la Ciudad de Nueva York y al Estado de millones de dólares en ingresos fiscales. Que esto sirva como un mensaje de que nunca permitiremos que las compañías, ya sean grandes o pequeñas, engañen o dañen a los neoyorquinos ".

“Este acuerdo obliga a FedEx a cumplir con las leyes estatales y municipales promulgadas para desalentar el hábito de fumar a través de la imposición de impuestos a los cigarrillos. Por el peor de los motivos, ganancias, FedEx envió millones de cigarrillos libres de impuestos a los residentes de todo el estado en violación deliberada de la ley y en incumplimiento de su promesa al estado de cumplir con esas leyes”, dijo Zachary W. Carter, Abogado de la Corporación de la Ciudad. "Las entregas ilegales engañaron a la Ciudad en millones de dólares en ingresos fiscales además de violar las leyes de salud pública destinadas a impedir el acceso de los jóvenes a los cigarrillos".

La evidencia es clara de que los impuestos a los cigarrillos son el medio más eficaz para disuadir a los fumadores. A medida que Nueva York aumentó la tasa impositiva de los cigarrillos, el número de fumadores en Nueva York se redujo drásticamente. De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, el mantenimiento de altos impuestos sobre los cigarrillos es la intervención política antitabaco más efectiva, particularmente entre los jóvenes. Al permitir que los traficantes de cigarrillos vendan y envíen cigarrillos libres de impuestos a los neoyorquinos, FedEx causó daños al Estado de Nueva York y a la Ciudad por ingresos fiscales perdidos. Además de la pérdida de impuestos monetarios, la conducta de FedEx frustró el propósito de salud pública subyacente a dichos impuestos: reducir el consumo de cigarrillos. Bajo este acuerdo, el estado de Nueva York y la ciudad de Nueva York recuperaron sustancialmente más que el monto de la pérdida fiscal. Esta cantidad adicional representa, en gran parte, una multa basada en el hecho, entre otros, de que FedEx se investigó previamente por esta misma conducta, la conducta fue duradera y generalizada en toda la compañía, y la conducta tenía el potencial de afectar negativamente la salud pública.

Bajo los términos del acuerdo, FedEx acordó implementar reformas para garantizar el cumplimiento de varias leyes. FedEx acordó:

  • Detener los envíos domésticos de productos de tabaco, incluidos los cigarrillos (con las excepciones limitadas establecidas en el Acuerdo de conciliación);
  • Implementar las comunicaciones de toda la compañía y la capacitación anual sobre los envíos de tabaco, incluidos los avisos obligatorios de los empleados a los funcionarios de la compañía si se descubren los envíos de tabaco;
  • Tomar medidas disciplinarias contra cualquier empleado o contratista que facilite a sabiendas los envíos de tabaco; y
  • Retener a un consultor independiente recomendado por la Ciudad y el Estado para asesorar y monitorear el cumplimiento de la compañía con el acuerdo de conciliación y con las leyes y regulaciones federales, estatales y locales que rigen el envío de tabaco.

El consultor informará de inmediato las violaciones a la Ciudad y al Estado y proporcionará informes trimestrales.

Los términos del acuerdo de conciliación se extenderán por un año por cada año en el que exista un incumplimiento sustancial del acuerdo ante un tribunal, o una determinación del “special master”

La Oficina de la Fiscal General agradece al Departamento de Impuestos y Finanzas del Estado de Nueva York por su inestimable asistencia en este caso.

Este caso fue investigado y procesado conjuntamente por la Fiscalía General de Nueva York y la Ciudad de Nueva York. Manisha M. Sheth, ex Fiscal Ejecutiva Adjunta de la División de Justicia Económica, lideró el equipo, e incluyó a los Fiscales Adjuntos Leslieann Cachola, Brant Campbell, Paulina Stamatelos, del Buró de Asuntos de la Salud; los Fiscales Adjuntos Joseph Kowalczyk y Samantha Liskow de la Oficina de Protección Ambiental; la Fiscal Adjunta Sandra Pullman de la Oficina de Derechos Civiles, la Asesora Superior Especial Laura Wood, y la Fiscal Adjunta Judith Vale, de la División de Apelaciones y Opiniones. El economista jefe de la Oficina, Peter Malaspina, brindó una asistencia inestimable en el procesamiento y resolución de este asunto.

Lisa Landau supervisa el Buró de Asuntos de la Salud y Matthew Colangelo supervisó el caso. La Oficina de Fraude en la Atención Médica es parte de la División de Justicia Social, dirigida por la Vice Fiscal Adjunta de Justicia Social Jennifer Levy

Eric Proshansky, Jefe Adjunto de la División de Litigios Afirmativos, y Krista Friedrich, Hope Lu y Joshua Rubinfrom, se encargaron de la demanda para la Corporación de la ciudad de Nueva York.