Fiscal General James Anuncia Condena De Médico Sin Licencia Por Realizar Cirugías Plásticas Ilegalmente Y Cometer Fraude

El cirujano plástico sin licencia Brad Jacobs se declaró culpable de cargos por delitos graves en dos condados; Será sentenciado a de 3 a 9 años de prisión

NUEVA YORK - La Fiscal General Letitia James anunció la convicción del cirujano plástico sin licencia Brad Jacobs, de 56 años, de Westbury, Nueva York, en los condados de Nueva York y Nassau por participar en un plan de 4 años para realizar cirugias ilegales en pacientes y cometer un fraude masivo de seguro por discapacidad y contra el programa de asistencia social. El acusado se declaró culpable en el condado de Nueva York de un cargo de Gran Robo en Tercer Grado, dos cargos de Práctica no Autorizada de una Profesión y un cargo de Plan para Defraudar en Primer Grado. La semana pasada, el acusado se declaró culpable en el Condado de Nassau de un cargo de Fraude de Seguros en el Segundo Grado y un cargo de Fraude de Bienestar Social en el Tercer Grado.

Jacobs será sentenciado a un total de 3 a 9 años en una prisión estatal y ejecutará confesiones de juicio a favor de sus víctimas por un total de más de $425,000.

"La práctica de la medicina sin una licencia pone en peligro la vida de los neoyorquinos, socava nuestro sistema de atención médica y afecta el trabajo de los médicos autorizados comprometidos con la salud y la seguridad de sus pacientes", dijo la Fiscal General Letitia James. “Este acusado no solo puso en peligro a los pacientes, sino que también robó beneficios públicos destinados a ayudar a los más vulnerables entre nosotros. Mi oficina continuará procesando agresivamente a aquellos que cometen fraude a expensas de los neoyorquinos".

Jacobs recibió la licencia para ejercer la medicina en 1988 y la ejerció hasta el 18 de junio de 2007, cuando el Departamento de Salud del Estado de Nueva York, la Oficina de Conducta Médica Profesional ("OPMC") invocó sus poderes de emergencia para suspender de manera sumaria su licencia y cerrar su práctica. Después de eso, Jacobs fue acusado formalmente de 29 especificaciones de mala conducta profesional médica, incluida negligencia grave, incompetencia y falta de fe moral relacionada con su realización de cirugías, como aumento de senos, abdominoplastia, liposucción y rinoplastia.

"A través de estrictos requisitos de licencia y altos estándares de conducta profesional, el Estado de Nueva York garantiza que los médicos y otros proveedores de atención médica estén calificados y sean competentes para tratar a los pacientes", dijo el Comisionado de Salud del Estado de Nueva York, el Dr. Howard Zucker. “La práctica de la medicina sin una licencia perjudica a los pacientes y defrauda al programa estatal de Medicaid y a las compañías de seguros. Aplaudo a la Fiscal General James por asegurar esta convicción y recordarle a los neoyorquinos que no toleramos este tipo de conducta".

"Hay que poder confiar en los médicos porque brindan servicios de vida o muerte", dijo la Comisionada de Educación del Estado, MaryEllen Elia. “Cuando una persona sin licencia se hace pasar por un médico y rompe esa confianza, es nuestro deber para todos los neoyorquinos garantizar que sean llevados ante la justicia. El Departamento de Educación del Estado está comprometido con nuestra alianza con la Fiscal General James mientras continuamos trabajando juntos para garantizar que el público esté protegido de los peligros de aquellos que practican ilegalmente ".

En septiembre de 2007, Jacobs entregó su licencia para ejercer la medicina. La Orden  contra Jacobs no solo le ordenó que dejara de inmediato la práctica de la medicina, sino que también le prohibió compartir el espacio de la oficina en el que otro médico brinda servicios de atención médica, y compartir o recibir una tarifa por servicios profesionales.

De acuerdo con las declaraciones hechas por los fiscales y las propias admisiones del acusado Jacobs como parte de sus declaraciones de culpabilidad, entre septiembre de 2012 y junio de 2016, Jacobs defraudó a pacientes que se sometieron a procedimientos de cirugía estética costosos, cada uno con un promedio de entre $ 8,000 y $ 10,000, al representar falsamente que estaba autorizado a practicar la medicina. La investigación de la Fiscalía General reveló que, en el transcurso de cuatro años, Jacobs, junto con el médico autorizado Nicholas Sewell, supuestamente realizó cirugías en más de 60 pacientes, junto con decenas de procedimientos médicos adicionales, incluidos Botox e inyectables. Muchos de los individuos presuntamente defraudados eran pacientes anteriores de Jacobs o individuos remitidos por los pacientes anteriores de Jacobs.

Jacobs ocultó su práctica ilegal de medicina y sus ingresos asociados tanto de su compañía de seguros de discapacidad como del Departamento de Servicios Sociales del Condado de Nassau (DSS). Antes de perder su licencia médica, Jacobs había comprado una póliza de seguro de discapacidad con Northwestern Mutual Insurance Company. Después de perder su licencia en 2007, Jacobs presentó una reclamación por discapacidad ante Northwestern. Se llegó a un acuerdo en junio de 2013, en el que Jacobs recibió un pago global de $ 750,000 y pagos continuos de más de $ 100,000 por año de Northwestern, pagaderos a un fideicomiso establecido para su beneficio. Sin embargo, para calificar para los pagos continuos por discapacidad, se le solicitó a Jacobs que presentara declaraciones anuales ante Northwestern que certificara que no estaba empleado o que ejercía de otro modo como médico. De 2014 a 2017, Jacobs presentó cuatro declaraciones anuales de este tipo en Northwestern, en las que certificó falsamente que ya no estaba involucrado en la práctica de la medicina, por lo que obtuvo de manera fraudulenta más de $ 360,000 en pagos de seguro de discapacidad.

La investigación de la Fiscalía General reveló además que mientras recibía estas grandes sumas de dinero de Northwestern, que sumaban más de $ 1.3 millones, Jacobs presentó documentos jurados ante el gobierno que certificaban que necesitaba y tenía derecho a recibir beneficios de cupones para alimentos. Entre 2013 y 2017, Jacobs presentó ocho declaraciones de recertificación ante el DSS del Condado de Nassau que afirmaron, bajo pena de perjurio, su continua elegibilidad para recibir Beneficios de Asistencia de Nutrición Suplementaria (SNAP, también conocidos como beneficios de cupones de alimentos). En cada recertificación, Jacobs ocultó los más de $1.3 millones en pagos que recibió de Northwestern, los ingresos de su práctica médica no autorizada y sus ingresos adicionales de casi $100,000 de una compañía de nueva creación para el cuidado de la piel, Nouveau Genesis. En cambio, Jacobs afirmó falsamente que tenía poco o ningún ingreso y recursos, y que estaba siendo apoyado por sus padres ancianos.

Además, Jacobs ocultó al DSS de Nassau que recibió $18,000 adicionales en depósitos por año en su cuenta bancaria personal del fideicomiso, que luego usó para entretenimiento y ocio, incluidos los gastos de más de $10,000 en Whole Foods y Walbaums, y $ 3,900 en Bagel Boss. En total, Jacobs recaudó casi $13,000 en beneficios de cupones para alimentos entre 2013 y 2017.

Jacobs está programado para ser sentenciado en el Condado de Nueva York el 20 de marzo de 2019 y en el Condado de Nassau el 1 de marzo, hasta un total de 3 a 9 años en una prisión estatal. Como parte de sus declaraciones de culpabilidad, Jacobs también realizó confesiones de juicio a favor de sus víctimas por un total de más de $425,000.

El caso contra el coacusado Nicholas Sewell aún está pendiente. Sewell se presume inocente hasta que se pruebe su culpabilidad.

La Fiscal General James agradeció al Departamento de Educación del Estado de Nueva York, al DSS del Condado de Nassau, al Departamento de Salud del Estado de Nueva York y a la Compañía de Seguros Mutuos Northwestern por su valiosa asistencia en este caso.

El caso está siendo procesado por la Fiscales Adjuntas Kristen Bitetto y Maureen Grosdidier de la Oficina de Delitos Penales y Crimenes Financieros, con la asistencia de la Analista Legal Emma Keteltas. La Oficina de Delitos Penales y Crimenes Financieros es dirigida por la Jefa de la Oficina, Stephanie Swenton, y el Jefe adjunto de la Oficina, Joseph G. D’Arrigo. La División de Justicia Criminal es dirigida por el Vice Fiscal General de Justicia Penal, José Maldonado.

El caso fue investigado por la investigadora Anna Ospanova, bajo la supervisión de la Supervisora Investigadora Sylvia Rivera y el Investigador Jefe Adjunto John McManus. La Oficina de Investigaciones es dirigida por el Investigador Jefe John Reidy. El trabajo de auditoría fue realizado por el Ex Auditor Forense Alex Ozechowski de la Sección de Auditoría Forense. La Sección de Auditoría Forense es dirigida por el Jefe Adjunto Sandy Bizzarro y el Jefe Edward J. Keegan.