Fiscal General De NY James Se Une A Coalición Multi-Estatal En Demanda Para Bloquear La Mega-Fusión De T-Mobile Y Sprint

Correccion: Actualizacion En Lista De Estados Que Se Unieron En Esta Demanda

Los Estados alegan que la fusión de estas compañías es anti-competitiva y causaría aumentos de precios que afectarían a los consumidores en todos los Estados Unidos  

 Fiscal Gral. James: “Esto es, precisamente, el tipo de unión que afectaría mucho a los consumidores, que podría acabar con muchos puestos de trabajo, y que violaría las leyes anti-monopolio diseñadas para evitar estas consecuencias”.   

NUEVA YORK –La Fiscal General de NY, Letitia James y el Fiscal General de California Xavier Becerra presentaron, hoy, una demanda multi-estatal, junto a otros 8 Fiscales Generales Estatales, con el fin de frenar la fusión de los gigantes de las telecomunicaciones, T-Mobile y Sprint. La demanda, presentada en un tribunal federal de Nueva York en coordinación con los estados de Colorado, Connecticut, Maryland, Michigan, Mississippi, Virginia, Wisconsin, y DC, alega que la unión de dos de las cuatro mayores operadoras de telefonía celular impediría que los consumidores se beneficien de las competencias y tengan acceso a opciones de bajo costo y, mas bien, amenaza con precios más altos.  

“Cuando se trata de poder corporativo, ser mayor no siempre es mejor” dijo la Fiscal General James. “La fusión de T-Mobile y Sprint no solo causaría daños irreparables a los millones de usuarios de estas redes en Estados Unidos, reduciéndoles el acceso a servicios inalámbricos baratos y fiables. Esta decision afectaría, particularmente, a familias de bajos ingresos y a miembros de las comunidades minoritarias en Nueva York y en sectores urbanos, en toda la nación. Por ello, hemos decidido llevar el tema a corte, para bloquear esta mega-fusión y proteger a los comunidores, tal y como lo establecen las leyes federales anti-monopolio aprobadas con el fin de evitar acciones que perjudiquen la creación de empleos y causen efectos negativos a los consumidores”.  

 “Aunque T-Mobile y Sprint han prometido servicios mejores, más rápidos, y más baratos gracias a su fusión, la evidencia muestra lo contrario”, señaló el Fiscal General Becerra. “Esta unión afectaría mucho a los californianos más vunerables y podría terminar en la creación de un mercado comprimido con menos opciones y mayores precios. Hoy, junto a Nueva York y otros 8 estados aliados, hemos presentado esta demanda para bloquear la fusión y proteger a los residentes de nuestros estados”. 

T-Mobile US Inc. y Sprint Corporation son las tercera y cuarta compañías de telefonía móvil más grandes del país; y son las proveedoras de servicios a más bajo. Verizon Wireless y AT&T completan las cuatro grandes empresas del mercado de telecomunicación. La competencia intensa, particularmente entre T-Mobile y Sprint, ha causado una gran disminución de precios, una mayor cobertura, y una mejor calidad de servicios para todos los usuarios. Según el Departamento de Trabajo, el costo promedio del servicio de telefonía móvil ha disminuido en casi un 28 por ciento en la última década, mientras que el consumo de datos móviles ha crecido dramáticamente. La fusión, sin embargo, pondría fin a esa feroz competencia, que ha ofrecido un gran número de beneficios a los consumidores.   

Actualmente, un hogar gasta un promedio de casi $1,100 anuales en servicios de telefonía celular. Para muchas familias, especialmente para aquellas de bajos ingresos, un pequeño aumento de precios podría causar la suspensión o cancelación de servicios en teléfonos móviles. 

“Los neoyorquinos de bajos y moderados ingresos (LMI, por sus siglas en inglés) gastan una gran cantidad del ingreso de su hogar en sus cuentas de telefonía móvil, y cuando ves un presupuesto que de por sí es bajo, cada dólar cuenta”, explicó Mae Grote, Ejecutivo de la firma Financial Clinic. “Los teléfonos celulares ahora no solamente nos permiten comunicarnos con amigos y familiares, dentro y fuera del país, sino que también es la herramienta que cada día más usamos para importantes servicios. Nuestros clientes usan las aplicaciones móviles para tener acceso a información pública, enviar y recibir dinero, manejar sus beneficios de comida del SNAP (Programa de Asistencia Para Nutrición Suplementaria), buscar empleos, y hasta para comunicarse con sus doctores. Es importante mantener la competencia en el mecado por este importante servicio ya que garantiza a los consumidores de bajos y moderados ingresos el mismo acceso a tener servicio asequible, con mejor calidad, como uno más seguro económicamente. La Clínica está orgullosa de abogar por las comunidades que servimos, con el fin de protegerlos y garantizar su inclusión en el sistema de economía moderna”.  

Aunque las empresas T-Mobile y Sprint prometieron que su fusión los llevaría a crear una red más rápida, eficiente, y con mayor capacidad, la investigación de los Fiscales Generales Estatales demuestra que muchos de los beneficios prometidos no son verificables, y si alguno es posible—tardaría años en llegar.  Sin embargo, si las empresas concretan esta fusión, la nueva compañía—resultado de la unión—inmediatamente tendría el poder y motive para aumentar los precios, mientras reduce la calidad del servicio. En resumen, cualquier eficiencia teórica que surja de esta fusión se vería superada por el daño inmediato que causaría la millonaria transacción a la competencia y a los consumidores. 

Adicionalmente, la unificación de T-Mobile y Sprint afectarían a miles de concesionarios de telefonía móvil independientes, que trabajan adruamente en Nueva York y otros estados de la nación. Los nueve Estados y DC consideran que la consolidación, a nivel empresarial, podría conllevar a la pérdida de empleos o a la reducción de sueldos de los trabajadores de estas, en un future cercano. 

Chris Shelton, Presidente del sindicato Communications Workers of America (CWA) dijo, “CWA aplaude la decisión de los Fiscales Generales, especialmente a la Fiscal General Letitia James, por liderar la toma de acción contra la fusión de T-Mobile y Sprint, para evitar el aumento de poder anti-competitivo a costillas de los trabajadores, clientes, y comunidades en general. Reducir de 4 a 3, el número de compañías de telefonía móvil provocaría el alza de precios para los consumidores, generaría la pérdida de empleos en la industria de telecomunicaciones, y causaría la reducción de sueldos de los trabajadores en esa área. La acción que hoy tomaron estos estados es el primer paso a un desarrollo positive que beneficiaría a los trabajadores y consumidores, en todos los EEUU, y un recuerdo de que los reguladores deben tener en cuenta, con seriedad, las grandes preocupaciones que existen en el mercado laboral al evaluar las fusiones de empresas”. 

Antes de presentar la demanda, los estados tomaron en consideración los alegatos de T-Mobile y Sprint de que su fusión les permitiría proveer más y mejor cobertura en zonas rurales. Sin embargo, T-Mobile aún no ha proporcionado sus planes para construir nuevas sedes de telecomunicaciones, en sectores donde ni T-Mobile ni Sprint, proveían servicios. Como se indica en la demanda, EEUU anteriormente ganó la “contienda por velocidades LTE”, como resultado directo de la competencia vigorosa entre las compañías de telefonía móvil. Finalmente, la competencia continua y no la concentración, probablemente estimulará el rápido desarrollo de una red 5G y otras innovaciones, a nivel nacional. 

“Esta fusión eliminaría la competencia, traería consecuencias negativas a los consumidores, especialmente a aquellos que viven en o viajan por zonas rurales y que tendrán menos opciones, aumentos de precios, y servicios de calidad inferior”, informó Carri Bennet, Asesora General de la Asociación de Servicios Inalámbricos Rurales. “Nos llena de orgullo ver que la Fiscal General de Nueva York y otros 9 estados presentaron la demanda para frenar la fusión. El proceso en la Comisión Federal de Comunicación  (FCC) no ha sido nada transparente, y la FCC parece estar a ciegas y aceptar las palabras del Nuevo T-Mobile”. 

La demanda se presentó de forma sellada en el Tribunal de Distrito de Estados Unidos para el Distrito Sur de Nueva York. 

Actualmente, T-Mobile tiene más de 79 millones de clientes y es un subsidiario de Deutsche Telekom AG. Sprint Corp. tiene más de 54 millones de clientes, y es subsidiario de SoftBank Group Corp.  

Este asunto es manejado por el Jefe del Buró Anti-monopolio Beau Buffier; la Jefa Adjunta del Buró, Elinor R. Hoffmann; el Economista Jefe, Peter Malaspina; los Sub-Fiscales Generales, Michael Jo, Jeremy R. Kasha, Beatriz Marques, Irina C. Rodríguez, Alexander Scolnik, y James Yoon; el Analista de Datos, William Greenlaw; y el Sub-Fiscal General Ejecutivo de Justicia Económica, Christopher D’Angelo. 

Groups audience: