Fiscal General James Anuncia Arrestos En Operativo Anti-Drogas En Nueva York. Los Arrestados Durante El Operativo ‘Gray Roc’ Participaron En Red De Tráfico De Heroína, Cocaína, Y Fentanilo En El Condado Monroe

Los 23 Individuos Detenidos Enfrentan 103 Cargos Por Traficar La Denominada “Muerte Gris”--Una Nueva Droga Letal Resultado de la Mezcla de Heroína y Fentanilo  

ROCHESTER – La Fiscal General Letitia James anunció hoy la instrucción oficial de 103 cargos criminales contra 23 individuos acusados de participar en una red de narcotráfico, bajo la cual distribuyeron heroína, fentanilo, y cocaína dentro y en los alrededores del Condado Monroe. Según la acusación formal presentada en corte, hoy, esta investigación llevó a la incautación de más de 250 paquetes de mezclas de heroína y fentanilo, al igual que heroína y fentanilo, almacenadas en bolsas de forma suelta, y un kilogramo de cocaína, al igual que tres armas de fuego repletas de balas. La investigación, denominada “Operativo Roca Gris”, fue realizada por varias agencias. Se le puso ese nombre porque varios de los presuntos narcotraficantes vendían una mezcla letal de color gris, resultado de la combinación de heroína, fentanilo, y otras sustancias controladas, llamada “La Muerte Gris”.  

“Hay cero tolerancia a cualquier actividad que traiga drogas peligrosas a nuestras comunidades”, indicó la Fiscal General Letitia James. “Estos individuos presuntamente estuvieron involucrados en una red de distribución de drogas en tan grande escala, que lograron llenar de drogas ilícitas incluyendo de una mezcla letal de heroína y fentanilo a toda el área de Rochester. Esta combinación letal de drogas está impulsando la peligrosa crisis de opioides. Seguiremos trabajando junto a agencias del orden locales para tomar las acciones necesarias para frenar el flujo de narcóticos por todo el Estado de Nueva York”.  

Las agencias del orden realizaron 13 meses de investigación que incluyeron vigilancia encubierta y cientos de horas de escuchas telefónicas, destinadas a erradicar la distribución de heroína, fentanilo y cocaína en el Condado Monroe. La investigación se produjo gracias a la unificación de recursos de agencias locales, estatales y federales bajo el liderazgo de la Unidad Contra el Crimen Organizado (OCTF), incluyendo al Equipo Contra Narcóticos del Gran Area de Rochester (GRANET), el Dpto. De Policías de Rochester (RPD), la Policía Estatal de Nueva York (NYSP), la Oficina del Alguacil del Condado Monroe, la Oficina del Fiscal de Distrito del Condado Monroe, la oficina de la Administración para el Control de Drogas (DEA) en Rochester, el Dpto. De Correcciones y Supervisión Comunitaria del Estado de NY (DOCCS), el Dpto. De Policías del pueblo de Gates, programas del Área de Alto Tráfico de Drogas de NY y Nueva Jersey (HIDTA), y la Patrulla Fronteriza de EEUU.   

La acusación fue presentada contra 23 individuos acusados de vender narcóticos en el Condado Monroe. Como se alega en la formulación de cargos, Angel Marcial, conocido como ‘Bate’, Jesús Vázquez Ramos, Luis Miguel Sáez, y Joshua Vázquez conspiraron para dirigir un red de distribución de cocaína que operaba desde un garaje en el 961 de la Avenida Lyell, en la Ciudad de Rochester, Condado Monroe. La cocaína era vendida a través de esa organización a Hiram Abril, Josué Rentas y a otros. Pedro Cruz, también habría dirigido la red desde otro garaje, dentro del complejo de 961 de la Avenida Lyell. Las búsquedas ejecutadas en el 961 de la Ave. Lyell resultó en la incautación de casi un kilogramo de cocaína y más de $48,000 en efectivo, y dos armas de fuego cargadas, una de ellas tenía un número de serie desfigurado. 

Adicionalmente, Josué Rentas, Giovanni Rosario, y otros conspiraron para distribuir cocaína, al igual que la denominada ‘Muerte Gris’ y suministros adicionales de heroína, a los clientes del Condado Monroe y otros condados aledaños. En una de las conversaciones telefónicas grabadas, dos de los presuntos narcotraficantes—Julie Knupp e Isidro Rivera, hablaron sobre la letalidad de la mezcla de heroína y fentanilo. En esa conversación, Knupp se jactaba de tener “algo que podia matarlo” y que ella tendría que utilizar el medicamento Narcan para reviver a una tercera persona que había ingerido la droga. Los allanamientos en los hogares de Rentas y Rosario terminaron en el decomiso de otra arma de fuego, replete de balas, y de más de 500 bolsas de cocaína, casi 200 paquetes de heroína y fentanilo, y parafernalia de drogas. A través de los procesos físicos y electrónicos de vigilancia, los investigadores descubrieron que Rosario contaba con otras fuentes de drogas, además de Rentas—incluyendo a Christian Reynoso, Juan Tejeda, Agripino Vargas, y Christian Rivera; y que Glenitza González e Hipólito Vargas le asistían en la distribución de narcóticos. 

“Tras esta investigación, logramos detener a casi dos docenas de personas que distribuían una mezcla mortal de heroína y fentanilo, sin ninguna preocupación por el daño que este mortífero material podría dejar en nuestras comunidades”, explicó el Superintendente de la Policía Estatal de Nueva York Keith M. Corlett. “Quiero agradecer a la Oficina de la Fiscal General, al igual que a las agencias del orden locales y federales, por su contínua colaboración. No toleraremos este tipo de actividades ilícitas en ninguna parte del Estado de Nueva York”. 

“Gracias al liderazgo de la Oficina de la Fiscal General de Nueva York y a la ayuda de casi una docena de aliados, en fuerzas del orden federales, estatales, y locales, hemos presentado cargos formales contra 23 sujetos, por su participación en una red que inundó de estas peligrosas drogas, las calles de Rochester y el Condado Monroe”, señaló el Teniente Robert Hill del Dpto. de Policías de Rochester y líder del Equipo Contra Narcóticos del Gran Area de Rochester (GRANET). “Seguiremos uniéndonos a nuestros colegas en todos los niveles del gobierno para retirar las calles ilícitas y mortíferas de nuestras calles, y pare evitar que la crisis de opioides siga cobrando más vidas”. 

Los 23 individuos detenidos enfrentan varios cargos por delitos que incluyen la Posesión y Venta Criminal de una Sustancia Controlada (delitos clase A, B, y C), y/o Conspirar para cometer esos crímenes. Cruz y Rentas también enfrentan cargos por delitos graves, incluyendo la posesión ilegal de armas, por las que se les incautaron repletas de balas.  

Los instruídos de cargos en la acusación de hoy son:  

HIRAM ABRIL – Rochester, NY  
PEDRO CRUZ – Gates, NY  
JOSE DEJESUS – Rochester, NY  
GLENITZA GONZALEZ, conocida como “GLENNY” – Rochester, NY  
EDEL GONZALEZ-MORALES – Rochester, NY  
MYKEL JOHNSON, mejor conocido como “MIKEY” – Rochester, NY  
CHRIS KIRKEY, conocido como “CURT” – North Rose, NY  
JULIE KNUPP – Rochester, NY  
ANGEL MARCIAL, a quien también le dicen “BATE” – Webster, NY  
JEFFREY MARRERO – Gates, NY  
ADRIAN PAIGE – Rochester, NY  
JESUS VAZQUEZ RAMOS – Ontario, NY  
JOSUE RENTAS – Rochester, NY  
CHRISTIAN REYNOSO – Greece, NY  
CHRISTIAN RIVERA – Rochester, NY  
ISIDRO RIVERA – Rochester, NY  
GIOVANNI ROSARIO – Rochester, NY  
LUIS MIGUEL SAEZ – Rochester, NY  
JUAN TEJEDA – Gates, NY  
JOSHUA TORRES – Rochester, NY  
AGRIPINO VARGAS – Rochester, NY  
HIPOLITO VARGAS, JR. – Rochester, NY  
JOSHUA VAZQUEZ – Rochester, NY  

Los arrestos de hoy son parte del mayor y más reciente operativo anti-drogas realizado bajo la Iniciativa SURGE de la Fiscalía General (Respuesta Suburbana y de Upstate a la Creciente Epidemia)—una medida que une a agencias locales y estatales para erradicar el creciente y usualmente violento tráfico de drogas en Nueva York, especialmente la distribución de heroína, opiáceos, y otros peligrosos narcóticos. Desde su creación, en 2017, SURGE ha sacado de las calles a 488 presuntos narcotraficantes.  

Los cargos presentados contra los sospechosos son simplemente acusaciones, y los acusados se consideran inocentes hasta que se compruebe su culpabilidad en un tribunal. 

La investigación fue dirigida por el Investigador Especial de la Unidad Contra el Crimen Orgnizado (OCTF) Phillip Sindoni, bajo la supervisión del Investigador Supervisor Thomas M. Wolf, y el Jefe Adjunto Eugene Black. El Buró de Investigaciones en la Fiscalía Estatal es dirigido por el Primer Investigador en Jefe-Adjunto, John Reidy. 

El caso es procesado por el Sub-Fiscal General Adjunto de OCTF, Geoffrey J. Ciereck, bajo la supervisión de Maria Morán, Sub-Jefa de la Unidad OCTF en Upstate. Nicole Keary es la Sub-Fiscal General a cargo de OCTF. La División de Justicia Criminal es liderada por el Fiscal General Adjunto y Ejecutivo, José Maldonado.