Fiscal General James E Inspector General De Autoridad Portuaria Nestoranuncian Declaración De Culpabilidad De Ex-Oficial De La Autoridad Portuaria

Marlene Mizzi, quien trabajó por 35 años en la Autoridad Portuaria de NY y NJ, se declaró culpable de mala-conducta y de recibir sobornos y comisiones ilegales

QUEENS – La Fiscal General Letitia James y el Inspector General de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey Michael Nestor anunciaron hoy la declaración de culpabilidad de Marlene Mizzi, una ex-empleada de la Autoridad Portuaria de 55 años de edad quien trabajó en esa agencia por 35 años. Mizzi aceptó beneficios ilícitos de representantes de otros países, a cambio de cometer violaciones a su deber como servidora pública, en su trabajo como Oficial de la Autoridad Portuaria en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy, de Nueva York. 

Mizzi se declaró culpable de los cargos de mala conducta oficial, y de recibir gratificaciones ilícitas, dos delitos menores de clase “A”. La admisión de culpabilidad se produce tras la presentación de dos acusaciones en un tribunal del Condado de Queens, derivados de una investigación conjunta realizada por la Oficina de la Fiscal General y la Oficina del Inspector General de la Autoridad Portuaria.  

“Mizzi violó las leyes y defraudó la confianza del público cuando concedió favores a gobiernos extranjeros a cambio de sobornos, regalos y recompensas", dijo la Fiscal General Letitia James. "Cuando los empleados del gobierno aprovechan sus posiciones públicas para el enriquecimiento personal, cometen una grave injusticia al pueblo que sirven. Mi oficina seguirá trabajando para llevar ante la justicia a aquellos que realicen actos de corrupción y otras actividades ilícitas, a fin de mantener y proteger la integridad de nuestras agencias gubernamentales".   

"La acusada abusó de su cargo de confianza pública y utilizó su puesto para beneficios personales”, señaló Michael Nestor, Inspector General de la Autoridad Portuaria de Nueva York y Nueva Jersey. “En este caso, la acusada decidió aumentar sus ganancias al aceptar dinero en efectivo, viajes, alimentos, y otros objetos de gran valor por parte de representantes de gobiernos extranjeros. La Autoridad Portuaria no tolerará ningún acto de corrupción o mala conducta de un empleado. La declaración de culpabilidad de hoy sirve como una notificación para todos los empleados de la Autoridad Portuaria, dejándoles saber que la agencia no tolerará las violaciones a la confianza del público, ni ningún otro acto ilícito. La Oficina del Inspector General de la Autoridad Portuaria y las Fuerzas del Orden, que trabajan con nosotros, identificarán, investigarán y agresivamente llevarán ante la ley a cualquier persona que viole la integridad de la agencia”. 

Según los documentos del Tribunal, Mizzi recientemente trabajó para la Autoridad Portuaria de NY y NJ como Supervisora Adjunta de Servicio Aeroportuario en el Aeropuerto Internacional John F. Kennedy (JFK, por sus siglas en inglés). Durante la Asamblea General de las Naciones Unidas en Manhattan, con el aumento de la seguridad en puntos claves de la Ciudad, las normas de la Autoridad Portuaria claramente exigen que todos los aviones de gobiernos extranjeros despeguen desde el Aeropuerto JFK, a dos horas de su llegada y que no hay estacionamiento nocturno para esas aeronaves. Desde el 2014 hasta su salida de la Autoridad Portuaria, en junio de 2018, la Sra. Mizzi era la responsable de explicar este reglamento a los representantes de gobiernos extranjeros, en una conferencia previa a la Asamblea. 

Mizzi reconoció haber concedido, unilateralmente al gobierno de Qatar, excepciones a la regla de estacionamiento nocturno sin la aprobación requerida, lo que permitió que un vuelo diplomático qatarí pasara la noche en el aeropuerto, durante la Asamblea General de la ONU, en 2014. Mizzi también admitió que a cambio de esa excepción concedida, un representante de la Misión de Qatar ante las Naciones Unidas le proporcionó paseos gratuitos en limusinas, comidas, y otros regalos. Según los documentos judiciales, Mizzi supuestamente recibió dinero en efectivo, botellas de vino, y otros obsequios del representante de otro gobierno extranjero, a cambio del mismo privilegio de poder estacionar la aeronave en el aeropuerto, durante la noche. 

Mizzi, además, admitió recibir más regalos de otros gobiernos extranjeros, durante su trabajo en el Aeropuerto JFK. El Código de Ética de la Autoridad Portuaria incluye una política de cero tolerancia a la aceptación de pagos, regalos, comida gratis, o métodos de transporte por parte de proveedores de servicios o cualquier otra persona con quien la Autoridad Portuaria haga o pueda hacer negocios. 

La Oficina de la Fiscal General agradece a la Oficina del Inspector General de la Autoridad Portuaria por su colaboración en este caso. 

La investigación la llevó a cabo la Oficina del Inspector General de la Autoridad Portuaria, bajo la supervisión de Steven Pasichow, Dir. De Investigaciones; Salvatore Delassandro, Sub-Director de Investigaciones; y John Kane, Investigador Supervisor de la Policía. 

Los Sub-Fiscales Generales Russell Y. Satin y Gerard Murphy, del Buró de Integridad Pública en la Fiscalía Estatal de NY, procesan este caso bajo la supervisión de la Jefa Adjunta del Buró de Integridad Pública, Stacy Aronowitz. La Analista Legal, a cargo de este caso, es Rachel Demma. El Buró de Integridad Pública es dirigido por el Fiscal General Adjunto y Ejecutivo de Justicia Criminal, José Maldonado. 

Groups audience: