Fiscal General James Lidera Grupo de Fiscales Generales Estatales Que Se Oponen al Cambio Que Podría Evitar que Millones Tengan Acceso a Programas de Ayuda

Coalición de 21 Fiscales Generales Argumentan Contra el Cambio en la Forma en que se Calcula el Umbral de la Pobreza en EEUU

NUEVA YORK ­– Los Fiscales Generales de los Estados de NY e Illinois, Letitia James y Kwame Raoul, anunciaron hoy la formación de la coalición de 21 Fiscales Generales Estatales que enviaron una carta a la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB, por sus siglas en inglés), expresando su oposición a una propuesta que podría evitar que millones de personas tengan acceso a importantes programas de asistencia social. Los Fiscales Generales se unieron en contra de la propuesta para redefinir la pobreza y que cambiaría la forma en que se calcula el nivel federal de pobreza, lo que podría llevar a millones de estadounidenses a no calificar para ciertos programas y beneficios federales, o simplemente ser elegibles para menos beneficios gubernamentales.

“Esta Administración ha declarado la guerra a los neoyorquinos y a los estadounidenses que viven en la pobreza”, indicó la Fiscal General Letitia James. “Cambiar la forma en que se calcula el umbral de la pobreza podría impactar negativamente a decenas de miles de neoyorquinos, y a millones de personas en toda la nación, despojándolos de cruciales beneficios y fondos que ellos necesitan para alcanzar un nivel de vida básico. Estoy orgullosa de liderar este esfuerzo para resistir el cambio en el cálculo del nivel federal de pobreza, porque los neoyorquinos necesitan a alguien que luche por sus mejores intereses diarios”.

La cifra establecida como el umbral de pobreza determina la elegibilidad para una amplia gama de programas federales y estatales—incluyendo los cupones de alimentos y seguros médicos como el Medicaid. En sus comentarios, los Fiscales Generales alegan que, con el tiempo, la propuesta de la Oficina de Administración y Presupuesto (OMB) de alterar la forma en que se determina el umbral nacional de pobreza, podría dejar que millones de personas marginadas pierdan el acceso a los programas de asistencia que merecen.

El 7 de mayo, la Oficina de Administración y Pobreza anunció que consideraba reducir la inflación en la “medida oficial de la pobreza”, una fórmula que se ha utilizada para ver si una persona califica para ciertos beneficios y programas de asistencia. Según los Fiscales Generales, aunque la fórmula actual es obsoleta y no refleja con precisión los patrones de gastos de las personas que viven cerca del umbral de la pobreza, el cambio presentado por OMB podría empeorar los defectos en la metodología existente. Los Fiscales Generales, además, insisten en que la OMB no ha proporcionado ninguna evidencia o razón para justificar la reducción en el cálculo de la inflación, en la medida oficial de la pobreza.

Para calcular el umbral federal de la pobreza, la Oficina de Administración y Presupuesto define la inflación como el aumento en los precios de bienes y servicios, y una disminución en el poder adquisitivo del dinero. En los comentarios, los Fiscales Generales resaltaron una investigación que muestra que las personas de bajos ingresos experimentan una inflación a tasas más altas que otras personas, y que la reducción de la medida de inflación provocaría la disminución del umbral de pobreza y reduciría el número de personas que, según las normas del gobierno, viven bajo los niveles de pobreza y por ende califican para beneficios federales.

En este asunto, los Fiscales Generales James y Raoul contaron con el respaldo de los Fiscales Generales Estatales de California, Connecticut, Delaware, Distrito de Columbia, Hawaii, Kentucky, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Nevada, Nueva Jersey, Nuevo México, Carolina del Norte, Oregon, Rhode Island, Virginia, Vermont, y Washington.

Aquí incluímos una copia de la carta de los Fiscales Generales Estatales a la Oficina de Administración y Presupuesto.