Fiscal General James Lucha En Defensa De Los Derechos Humanos De Niños Inmigrantes En Centros De Detención

NUEVA YORK – La Fiscal General Letitia James anunció hoy que ella y una coalición de 19 Fiscales Generales de otros Estados en la nación presentaron un escrito a micos en defensa de los derechos humanos de los niños en centros de detención en los Estados Unidos.

“Las acciones crueles e inmorales de esta Administración han despojado a estos niños inocentes de sus necesidades humanas básicas sin ninguna razón, pero solamente para aplacar las opiniones xenófobas de un presidente decidido a destrozar a esta nación", dijo la Fiscal General Letitia James. "Este tratamiento es despreciable e incorrecto, por lo que estamos presentando una demanda para poner fin de inmediato a estas acciones inhumanas y brindarles a estos niños la decencia y el cuidado básico que deberían haber recibido desde el primer día".

En el escrito presentado— ante la Corte Federal del Centro de California—la coalición insta al Tribunal a otorgar una reparación inmediata para remediar la inminente amenaza a la salud y el bienestar de estos niños inmigrantes detenidos por agentes de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU (CBP, por sus siglas en inglés). Según el Acuerdo Judicial Flores, los niños tienen derecho a condiciones seguras e higiénicas en centros de detención y a una pronta liberación o colocación en una instalación con licencia estatal. Sin embargo, bajo la Administración Trump, los niños inmigrantes han estado encerrados por varias semanas en condiciones inhumanas y pésimas, sin acceso a las necesidades básicas, como jabón, agua limpia, cepillos de dientes, duchas o una cama.

Por más de dos décadas, al gobierno federal se le ha exigido que los niños inmigrantes sean confinados en centros de detención que cumplan con los estándares mínimos. Estas normas mínimas requieren, entre otras cosas, que las instalaciones de CBP donde se mantienen detenidos a los niños después de un arresto sean seguras e higiénicas. También deben proporcionales a los niños una serie de servicios, incluyendo el acceso a inodoros y lavamanos, agua potable y alimentos, asistencia médica y supervisión adecuada.

Sin embargo, el CBP no ha cumplido con sus obligaciones como lo establece el Acuerdo Judicial de Flores, requisitos supervisados por el tribunal. A los niños se les niega el acceso a condiciones seguras e higiénicas, no reciben agua potable limpia ni medicamentos. Este tratamiento podría causar daños irreparables a los niños bajo la custodia de CBP, donde continúan las hospitalizaciones. El trato del gobierno federal a estos niños está en conflicto directo con las leyes federales que indican que las autoridades migratorias consideran "el mejor interés de un niño" cuando toman medidas contra los niños inmigrantes no acompañados, detenidos en la frontera.

La Fiscal General James emitió el escrito en coordinación con los Fiscales Generales de los Estados de California y Massachusetts —que co-lideraron esta iniciativa con los Fiscales Generales de Carolina del Norte, Connecticut, Delaware, el Distrito de Columbia, Hawai’i, Illinois, Maryland, Michigan, Minnesota, Nueva Jersey, Nuevo México, Oregón, Pensilvania, Rhode Island, Vermont, Virginia, y Washington.