Fiscal General James Insta A Los Reguladores A Proteger A Los Trabajadores De Prácticas Laborales Nocivas Y Anti-Competitivas

La Coalición de Fiscales Generales Estatales Recomienda una Mayor Colaboración Estatal y de la FTC que Ejecuten y Velen por el Cumplimiento de las Leyes Antimonopolio Para Combatir las Prácticas que Debilitan los Salarios y Limitan las Oportunidades

NUEVA YORK – La Fiscal General de Nueva York Letitia James, junto a una coalición de 17 Fiscales Generales de otros Estados de la nación, anunciaron hoy la presentación de una carta a la Comisión Federal de Comercio (FTC, por su siglas en inglés) con comentarios que exigen la colaboración entre los reguladores para proteger a los trabajadores de las prácticas laborales anticompetitivas que afectan y hasta reducen los sueldos, restringen la movilidad laboral y limitan las oportunidades de avance.   

“No importa cuál sea la industria, los acuerdos de anti-competencia y para abstenerse de la ‘caza furtiva’ de trabajadores han demostrado afectar injustamente a los trabajadores de bajos ingresos y hacen que sus salarios se mantengan bajos y que su capacidad para avanzar en sus carreras sea limitada", dijo la Fiscal General James. “Seguiré trabajando para garantizar que ningún empleador intente restringir injustamente los derechos de sus trabajadores, y que cada trabajador tenga la capacidad de controlar el futuro de su carrera".  

En una carta oficial, presentada en conexión con las audiencias que la FTC realizó sobre la competencia en el siglo XXI, los Fiscales Generales sostienen que los reguladores deberían enfocarse más en la abolición del monopolio en el mercado laboral y utilizar su autoridad para frenar las prácticas nocivas —como los acuerdos secretos anticompetitivos y anti caza furtiva--además de considerar cómo los trabajadores se ven afectados por las fusiones propuestas. 

La carta resalta los recientes esfuerzos de los Fiscales Generales Estatales para reprimir las actividades anti-competitivas e identifica las áreas de futuras colaboraciones estatales y federales, en la lucha contra el monopolio en cuestiones laborales.  

Las leyes antimonopolio buscan prevenir prácticas nocivas como la monopolización, la fijación de precios y la asignación de recursos en el mercado, lo que puede resultar en precios más altos, salarios más bajos, disminución de ofertas de productos o la producción de productos y servicios de menor calidad.  

Las Oficinas de varios Fiscales Estatales—Nueva York, en particular—han participado activamente en la interposición de acciones por incumplimiento de las leyes, contra compañías que imponen acuerdos contractuales restrictivos a los empleados. Estos acuerdos restrictivos, específicamente, limitan las capacidades de los trabajadores para obtener salarios y beneficios competitivos, y someten a los empleados a cláusulas anti-competitivas. En septiembre de 2018, la Fiscalía General de Nueva York anunció un acuerdo con WeWork sobre uno de esos asuntos.

Las recientes investigaciones antimonopolio presentadas por varias coaliciones de Fiscales Generales también han confrontado problemas laborales. En marzo de 2019, una coalición de 14 Fiscales Generales logró un acuerdo con cuatro cadenas de comida rápida —Dunkin', Arby's, Five Guys y Little Caesars— para dejar de usar acuerdos de caza furtiva de empleados, que impiden que estos abandonen una franquicia de comida rápida para trabajar para otra franquicia en la misma cadena. Estos acuerdos restrictivos impiden que los trabajadores con salarios bajos busquen y obtengan empleos mejor pagados, y niegan a los concesionarios la oportunidad de contratar a empleados calificados de su preferencia.  

Esta carta fue enviada tras una serie de audiencias realizadas por la FTC, en los últimos meses, sobre asuntos anti-monopolio con los que tienen que lidiar los actuales funcionarios en defensa de la competencia. Los comentarios de los Fiscales Generales dejan bien claro la importancia de avanzar en la aplicación de las leyes antimonopolio con el fin de proteger a los trabajadores ante la rápida evolución de la economía actual. 

Para el envío de esta carta, la Fiscal General James contó con el respaldo de los Fiscales Generales de los Estados de California, Delaware, Distrito de Columbia, Hawaii, Illinois, Iowa, Maine, Maryland, Massachusetts, Michigan, Minnesota, Nevada, Nueva Jersey, Pensilvania, Rhode Island, Virginia, y Washington.