Fiscal General James Obtiene Más De $200,000 Para Empleados Víctimas De Robo De Salarios En Un Restaurante En Washington Heights

Parrilla Latin Bistro y sus Dueños se Declararon Culpables de, Reiteradamente, Negarse a Pagarles Debidamente a 13 Empleados

NUEVA YORK - La Fiscal General del Estado, Letitia James, anunció las declaraciones de culpabilidad de Manuel Hernández, José Hernández y Gino Hernández, los propietarios de Parrilla Latin Bistro ("Parrilla"); de Mohammed Harb, gerente de Parrilla, y la corporación, 3920 de Bwy. Inc. d/b/a Parrilla Latin Bistro, por no pagar los salarios adecuados por hora y horas extras a diez de los trabajadores del restaurante. Los individuos fueron acusados de no pagar repetidamente a los trabajadores por las horas que realmente trabajaban desde marzo de 2014, y de defraudar a esos trabajadores al prometerles continuamente el pago eventual de una indemnización. Como resultado, los acusados colectivamente robaron más de $200,000 de los sueldos de sus empleados. Como condición de sus declaraciones de culpabilidad, los acusados pagaron hoy la restitución de $203,819.64 dólares a los 10 empleados. También acordaron pagar $10,655.64 adicionales en fondos de restitución al Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York, por sueldos que no pagaron a otros tres trabajadores en un caso separado pero relacionado.

"No toleramos el robo de dinero ganado con esfuerzo por parte de los neoyorquinos que trabajan duramente", dijo la Fiscal General Letitia James. “Mi oficina luchó agresivamente en defensa de los trabajadores que fueron víctimas de la avaricia y los actos de explotación de sus empleadores. Todos los neoyorquinos tienen derecho a salarios justos, y mi oficina continuará investigando a cualquiera que intente violar los derechos de los trabajadores ".

Hoy en la Corte Criminal del Condado de Nueva York ante la Honorable Jueza Laurie Peterson, los acusados de la Parrilla fueron condenados por hurto en segundo grado, un delito mayor de Clase "C". Los propietarios de la Parilla, Manuel, José y Gino Hernández, se declararon culpables hurto menor, un delito menor de clase "A", y el gerente Mohammed Harb se declaró culpable de conducta desordenada, una violación de la ley. Todos los acusados fueron condenados a libertad condicional.

Una investigación realizada por el Buró de Asuntos Laborales de la Fiscalía Estatal reveló que entre el 3 de marzo de 2014 y el 8 de febrero de 2019, los acusados Manuel, José y Gino Hernández eran propietarios de Parrilla, un restaurante ubicado en el 3920 de la Avenida Broadway en Manhattan. Harb fue gerente del restaurante por mucho tiempo. Los empleados de Parrilla, incluyendo los camareros y cocineros, algunos de los cuales habían trabajado allí por más de siete años, recibían un sueldo muy inferior al salario mínimo y se les pagaban tarifas diarias, y no por hora. Frecuentemente, no se les pagaba en absoluto. Adicionalmente, ninguno de los trabajadores recibió el pago por horas extras, de tiempo y medio de su sueldo regular, por cada hora trabajada después de 40 horas por semana.

Posteriormente, la investigación reveló que los acusados hicieron repetidas promesas a los trabajadores de que el pago era inminente y les pidieron que tuvieran paciencia. Sin embargo, después de que los trabajadores esperaron varias semanas, el pago fue esporádico o nunca llegó. Muchos de los empleados regresaron al restaurante para exigir sus salarios atrasados después de terminar su empleo, pero los acusados continuamente les dijeron a los empleados que regresaran en una fecha posterior para recibir sus pagos, lo cual nunca ocurrió. El restaurante terminó cerrando, en febrero de 2019.

Los acusados Manuel Hernández y Mohamed Harb, fueron arrestados e instruidos de cargos por medio de una queja de delito mayor, por medio de una denuncia de delito mayor presentada en la Corte Criminal del Condado de NY, el 1 de marzo de 2019. En ese entonces, el Tribunal emitió órdenes de arrestos contra los acusados, José y Gino Hernández, quienes habían salido del país. El 29 de julio de 2019, José y Gino Hernández regresaron a EEUU y fueron detenidos en el aeropuerto John F. Kennedy, de NY.

La Fiscal General agradece al Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York, específicamente al Comisionado Adjunto de Protección al Trabajador, James Rogers; al Sub-Comisionado Adjunto, Milan Bhatt; a la Asesora Legal de Normas Laborales, Rebecca Nathanson; al Investigador Jefe de Normas Laborales, Frank King; y al Investigador Superior de Normas Laborales, José Medina.
 
En la Fiscalía General Estatal, la investigación fue liderada por la investigadora Elsa Rojas, con la asistencia de los investigadores Anna Ospanova, Kevin Lonergan, y Steven Pratt; bajo la supervisión de la Investigadora Supervisora Sylvia Rivera y el Investigador Jefe Adjunto John McManus. La División de Investigaciones está dirigida por el Investigador Jefe, Oliver Pu-Folkes.

Este proceso legal es manejado por la Fiscal General Adjunta Amy Schneider, con la asistencia de la Asistente Legal II Yadira Filpo, y supervisada por el Jefe de la Sección Criminal del Buró de Asuntos Laborales, Richard Balletta, la Jefa Interina del Buró de Asuntos Laborales Julie Ulmet, y la Jefa del Buró de Delitos Criminales y Financieros Stephanie Swenton. El Buró de Asuntos Laborales es supervisado por la Fiscal General Adjunta de la División de Justicia Social, Meghan Faux. La División de Justicia Criminal es supervisada por el Fiscal Ejecutivo Adjunto, José Maldonado.