Fiscal General James A La Administración Trump: Deje De Poner En Peligro La Salud De Los Inmigrantes

La Fiscal General James exige respuestas de USCIS e ICE, 
sobre los cambios en el programa de acción diferida médica

NUEVA YORK – La Fiscal General Letitia James lidera una coalición de 19 Fiscales Estatales, y pidió hoy a los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE.UU. (USCIS, por sus siglas en ingles) y al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) proveer respuestas inmediatas sobre el estado y la supervisión del programa federal de acción diferida médica. Durante años, el programa de acción diferida médica ha permitido que los inmigrantes soliciten permanecer en los Estados Unidos si tienen una necesidad médica extrema. Desde su creación, USCIS ha supervisado y administrado este programa, pero la semana pasada, sin previo aviso, USCIS informó a los solicitantes en cartas de rechazo que la agencia ya no supervisa este programa. Desde entonces, la Administración Trump no ha emitido ninguna directiva formal u orientación sobre el nuevo proceso para revisar las solicitudes de acción diferida médica, incluyendo una indicación de qué agencia federal ahora supervisa el programa, por lo cual la coalición exige respuestas.

"Este programa existe por una simple y principal razón: para salvar vidas", dijo la Fiscal General Letitia James. “Al negarles a los niños y a las familias un tratamiento médico que salva vidas sin ninguna explicación y más bien amenazar con deportarlos, el gobierno federal está firmando efectivamente su sentencia de muerte. Esto es inconcebible y no será tolerado, punto”.

El programa de acción diferida médica fue creado para permitir a los inmigrantes solicitar una estadía prolongada en los Estados Unidos en caso de extrema necesidad médica. Durante décadas, USCIS ha considerado y concedido rutinariamente solicitudes de acción diferida presentadas por ciudadanos extranjeros, incluso para pacientes que reciben atención vitalicia en los EE.UU. y para los padres de dichos pacientes. Estas subvenciones de acción diferida han impedido la deportación de niños y adultos gravemente enfermos a países donde sus vidas estarían en peligro debido a la falta de cuidados de salud de gran calidad. Este programa de acción diferida también ha dado a los pacientes acceso a seguros de salud y ha permitido a los padres de niños enfermos recibir autorizaciones de trabajo que necesitan para pagar las facturas médicas de sus hijos y para mantener a sus familias.

USCIS informó recientemente a varios extranjeros que presentaron sus solicitudes al plan de acción diferida médica o solicitudes para la renovación de tales medidas diferidas que "ya no considerarían solicitudes para este programa, excepto. . . para ciertos miembros militares, reclutas y sus familias". En las cartas de rechazo también se informó a los solicitantes que estaban obligados a abandonar el país 33 días después de la fecha de la denegación o que estarían en riesgo de deportación. Después de la indignación pública por la aparente suspensión de procesos bajo el programa de acción médica diferida, el 2 de septiembre de 2019, USCIS anunció que continuaría procesando las solicitudes al plan de acción médica diferida, pero solo para las personas que tenían una solicitud pendiente, a partir del 7 de agosto de 2019.

USCIS no ha proporcionado ninguna explicación oficial de su decisión de suspender la consideración de solicitudes al programa de acción diferida médica en el futuro. Aunque, según informes, al menos dos funcionarios del gobierno federal han dicho que ICE revisará las solicitudes al programa de acción diferida relacionadas con problemas médicos, ICE no ha proporcionado ninguna indicación, ni mucho menos información detallada, sobre los planes para considerar tales solicitudes o cómo las personas a las que se les ha denegado la acción diferida por USCIS puede solicitar dicho alivio migratorio de ICE. Los pacientes enfermos y sus familias quedan asustados, traumatizados e inseguros de su salud y futuro bienestar.

En la carta, los Fiscales Generales exigen respuestas a las siguientes preguntas: (1) ¿si USCIS ha terminado o no toda consideración al programa de acción diferida médica para individuos no afiliados al ejército?; (2) ¿Cómo los ciudadanos extranjeros ubicados actualmente en los Estados de la coalición que padecen problemas médicos graves pueden solicitar acciones diferidas para avanzar?; y (3) ¿si los criterios y procesos relacionados con el programa de acciones diferidas por afecciones médicas graves deben ser modificados, de qué manera se cambiarían, según las nuevas políticas o procedimientos?

La Fiscal General James, de NY, emitió esta carta con el respaldo y las firmas de los Fiscales Generales de los Estados de California, Colorado, Connecticut, Delaware, el Distrito de Columbia, Illinois, Maine, Maryland, Massachusetts, Minnesota, Nevada, Nueva Jersey, Nuevo México, Oregón, Pensilvania, Rhode Island, Vermont, Virginia, y Washington.