Operativo ‘Brooklyn Bound’: Fiscal General James Desmantela Redes De Tráfico De Heroína Y Cocaína

7 Personas Fueron Arrestadas e Instruidas de 97 Cargos

BROOKLYN - La Fiscal General del Estado de NY, Letitia James, anunció hoy la presentación de cargos contra siete personas por sus roles en dos redes de narcotráfico que distribuían heroína y cocaína en toda la Ciudad de Nueva York y Schenectady. Los siete individuos fueron acusados de 97 cargos relacionados con su participación en el tráfico de drogas en Brooklyn, Queens, Manhattan, El Bronx, Staten Island y Schenectady. Según los datos presentados en las dos acusaciones oficiales reveladas hoy, los sujetos—durante la investigación--vendieron más de cinco kilogramos de cocaína y más de 500 gramos de heroína, drogas que frecuentemente mezclaban con fentanilo.

"Las drogas de estos individuos ya no serán destinadas a Brooklyn", dijo la Fiscal General Letitia James. “Este cóctel tóxico de heroína mezclada con fentanilo ha estado cobrando vidas y devastando comunidades en todo el Estado de Nueva York. Estamos comprometidos a erradicar las redes de drogas que inundan nuestras calles. La seguridad es nuestra principal y máxima prioridad, por lo que continuaremos eliminando a aquellos que intenten beneficiarse del tráfico y la venga de drogas ilícitas”.

"Elogio los esfuerzos de nuestra Unidad de Investigaciones Especiales y nuestros socios en la Oficina de la Fiscal General Estatal por su diligente trabajo en este caso", dijo el Superintendente de la Policía del Estado de Nueva York, Keith M. Corlett. "No toleramos a quienes venden estas drogas peligrosas e ilegales en nuestras comunidades, y seguiremos trabajando agresivamente con nuestros aliados encargados de hacer cumplir la ley para asegurarnos que se enfrenten a la justicia y rindan cuentas".

La investigación conjunta de 13 meses fue llevada a cabo por la Unidad Contra el Crimen Organizado de la Fiscalía Estatal (OCTF, por sus siglas en inglés) y la Unidad de Investigaciones Especiales de la Policía del Estado de Nueva York (NYSP), e incluyó procesos de vigilancia encubierta y la escucha de cientos de horas de llamadas telefónicas, destinadas a frenar el tráfico y venta de heroína, fentanilo y cocaína—redes cuyos distribuidores operaban en el Condado Kings.

Esta investigación conjunta incluyó cientos de horas de vigilancia física y encubierta, escuchas de numerosas llamadas telefónicas autorizadas por la corte, la recuperación de más de 500 gramos de heroína y fentanilo, y la incautación de 450 gramos de cocaína y miles de dólares en ingresos por el tráfico ilícito de drogas. En los procesos de escuchas de las llamas telefónicas, los sujetos y sus co-conspiradores frecuentemente usaron términos codificados y terminologías cripticas, en un intento por ocultar sus actividades ilícitas, como al referirse a los narcóticos con el termino de ‘la situación’, a la cocaína como ‘la regular’, y a la heroína como ‘comida o alimento’, y a un kilogramo de narcóticos como ‘uno completo’.

La investigación culminó en dos acusaciones formales, presentadas oficialmente, hoy, en la Corte Suprema del Condado Kings. En el primer caso, People v. Williams, et al., cinco sujetos fueron acusados de vender cocaína en el Condado Kings, y en otras partes de la Ciudad y el Estado de Nueva York. Según la acusación formal, Joseph Williams; Derrick Sanders, también conocido como “Suge”; Levarnes McClure, conocido como “Fat Boy”; y Todd Carroll conspiraron para operar una red de distribución de cocaína en y alrededor de Brooklyn. Esa cocaína, luego se distribuía por toda la Ciudad y el Estado de Nueva York, al igual que por otros Estados de la nación, incluyendo al quinto acusado, Carlos Shiwbaran, y a otros. Esta acusación contiene 80 cargos criminales por varios delitos graves de narcotráfico, incluyendo un cargo presentado contra Joseph Williams, por operar como traficante mayor—delito que conlleva a una pena obligatoria de cadena perpetua en una prisión estatal, y varios cargos de venta y posesión criminal de una sustancia controlada (delitos mayores clase A y B), al igual que conspirar para cometer estos crímenes.

En el segundo caso, People v. Middleton, et al, son dos los acusados: Shanavia Middleton, también conocida como "Neevy" y Timmie Dansby, también conocido como "Scatter" instruidos de 17 cargos de delitos mayores de narcotráfico, asociados con la venta de heroína en Brooklyn, Manhattan, y El Bronx.

Los instruidos de cargos hoy son:

  • JOSEPH WILLIAMS (41) – Brooklyn, NY
  • DERRICK SANDERS, a.k.a. “Suge” (39) – Brooklyn, NY
  • LEBARNES MCCLURE, a.k.a. “Fat Boy” (55) – Brooklyn, NY
  • TODD CARROLL (47) – Staten Island, NY
  • CARLOS SHIWBARAN (44) – Schenectady, NY
  • SHANAVIA MIDDLETON, a.k.a. “Neevy” (45) – Brooklyn, NY
  • TIMMIE DANSBY, a.k.a. “Scatter” (48) – Brooklyn, NY

Estos arrestos son parte del más reciente y más grande operativo anti-drogas realizado bajo la Iniciativa de la Respuesta Suburbana y del Norte de la Fiscalía Estatal a la Creciente Epidemia (SURGE, por sus siglas en inglés) --un esfuerzo de diferentes fuerzas del orden estatales y locales para atacar las crecientes y frecuentemente violenta crisis de tráfico de heroína, opioides, y narcóticos en Nueva York. Desde su lanzamiento en 2017, bajo la iniciativa SURGE se han retirado a 488 presuntos narcotraficantes de las calles de NY.

Los cargos presentados contra los sospechosos son simplemente acusaciones, y los individuos son considerados inocentes, hasta que se compruebe su culpabilidad en un tribunal.

La investigación fue llevada a cabo por la Investigadora Zylona Silva, de la Unidad OCTF en la Fiscalía Estatal; bajo la supervisión del Investigador Supervisor Bradford Miller, y el Jefe Adjunto de la Unidad OCTF, Christopher Vasta. El Buró de Investigaciones en la Fiscalía Estatal, es liderado por el Investigador Jefe, Oliver Pu-Folkes.

El caso es procesado por el Fiscal General Adjunto de OCTF, Christopher S. Clark; bajo la supervisión de la Subdirectora de OCTF en la parte sur de NY, Lauren Abinanti. Nicole Keary es la Fiscal General Adjunta a Cargo de OCTF. La División de Justicia Criminal es liderada por el Sub-Fiscal General Ejecutivo, José Maldonado.