Propietario y Conductor de Compañía de Transporte de NYC Son Arrestados Por Estafar al Medicaid Por Más de $1 Millón

Además de los cargos penales, la Fiscal Gral. James busca $57 millones en daños de los acusados bajo la Ley de Reclamaciones Falsas por estafar el programa estatal del Medicaid

NUEVA YORK – La Fiscal General Letitia James anunció hoy el arresto y la presentación de cargos contra el propietario de Purple Heart Transportation ("Purple Heart"), Sean Ally, de 44 años de edad, así como la detención y acusación formal contra una conductora de la compañía, Lissette Joza, de 31 años, por robar más de $1 millón del programa del Medicaid del Estado de Nueva York al cobrar por falsos servicios de transporte, el cual nunca proporcionaron. Ally y Joza fueron arrestados la noche del viernes a su llegada al aeropuerto JFK desde Guyana. Tanto los acusados como un tercer individuo acusado, Shamiza Ally, huyeron de los Estados Unidos unos meses antes. Shamiza Ally, el tercer acusado, permanece prófugo, en el extranjero.

"El fraude contra el Medicaid afecta más a quienes menos pueden pagarlo", dijo la Fiscal General James. “Mi oficina no permitirá que aquellos que son impulsados por la avaricia corrompan un sistema diseñado para apoyar la salud y el bienestar de nuestros más vulnerables. Continuaremos responsabilizando a los proveedores de servicios de salud que abandonan sus responsabilidades con sus pacientes y nuestra sociedad, y que en vez de ello deciden llenar sus bolsillos”.

Los fiscales de la Unidad de Control de Fraudes contra Medicaid, en la Oficina de la Fiscal General Estatal (MFCU, por sus siglas en inglés) describieron en la corte un esquema mediante el cual los acusados, usando una serie de técnicas diferentes, facturaron al Medicaid por los servicios de transporte que nunca proveyeron. Regularmente, el Programa de Medicaid reembolsa a los proveedores de transporte que proveen servicios cubiertos a pacientes del Medicaid hacia y desde las clínicas médicas. Entre finales de septiembre de 2017 y principios de mayo de 2019, Purple Heart presentó reclamos y recolectó más de $29 millones del Medicaid, por supuestamente proporcionar servicios de transporte a pacientes en la Ciudad de Nueva York y sus alrededores. Sin embargo, los fiscales descubrieron y alegan que más de $19 millones de dólares del monto cobrado, en la estafa, fueron para servicios incomparables, servicios para los cuales no existe una factura correspondiente por tratamiento médico para los pacientes que supuestamente recibieron los servicios de transporte.

Durante su investigación, los fiscales descubrieron una serie de técnicas diferentes supuestamente utilizadas por los acusados para presentar reclamos de pagos al Medicaid, por viajes falsos. Por ejemplo, los fiscales afirman que los acusados habrían pagado a numerosos pacientes del Medicaid un soborno semanal para poder usar sus números de identificación del Medicaid en el proceso de cobro por servicios de transporte inexistentes a nombre de estos pacientes. La ley del Estado de Nueva York prohíbe estrictamente a todos los proveedores de servicios médicos, incluyendo las compañías de transporte, pagar u ofrecer pagar sobornos en efectivo a cualquier persona a cambio de la remisión de servicios médicos pagados, en última instancia, por el Medicaid.

Como resultado, según los datos de reclamos analizados por los fiscales y resumidos hoy en la corte, Purple Heart cobró al Medicaid por servicios de transporte falsos supuestamente prestados a docenas de pacientes diariamente por numerosos conductores que, según Purple Heart, conducían repetidamente más de mil millas por día y alrededor de las concurridas carreteras y en las calles de la Ciudad de Nueva York. Grandes sumas de ese dinero se canalizaron supuestamente a través de las cuentas bancarias a los acusados individuales y a los acusados Heart Holdings, Inc. y SA & SB Enterpries, LLC, los cuales son compañías fantasmas controladas por varios de los demandados. Además, varios acusados utilizaron porciones del dinero para realizar múltiples compras de bienes raíces, mientras que otras sumas fueron transferidas a cuentas fuera de los Estados Unidos.

Sean Ally y Shamiza Ally, al igual que Purple Heart, fueron formalmente instruidos de cargos en una acusación sin sellar en la Corte Suprema del Condado de Queens, acusados del delito de hurto mayor en primer grado. Cada uno también fue acusado, junto con Lissette Joza y las dos presuntas compañías fantasmas--Heart Holdings, Inc. y SA & SB Enterprises, LLC—de un cargo de lavado de dinero en primer grado. Sean Ally, Shamiza Ally y Purple Heart también fueron acusados de un segundo cargo de lavado de dinero en primer grado. Finalmente, Sean Ally fue acusado de dos cargos de ofrecer un instrumento falso para archivo en primer grado.

Los cargos presentados contra los sospechosos son simplemente acusaciones, y los individuos son considerados inocentes, hasta que se compruebe su culpabilidad en un tribunal. Los crímenes de hurto mayor en primer grado y lavado de dinero en primer grado son delitos graves de clase "B" para los cuales la pena máxima de prisión estatal es de veinticinco años. Ofrecer un instrumento falso para archivo en primer grado, es un delito mayor de clase "E" que conlleva una pena máxima de prisión de 4 años. Sean Ally y Lissette Joza fueron procesados esta mañana ante el Honorable Juez, Barry Kron, de la Corte Suprema del Condado de Queens. Los acusados fueron remitidos y sus casos fueron aplazados hasta mañana en la Parte K-5 del Tribunal Supremo de Queens.

Junto con el caso penal, la Fiscal General también obtuvo órdenes judiciales para restringir los activos de los acusados criminales Sean Ally, Lissette Joza, Shamiza Ally, Purple Heart, SA & SB Enterprises, LLC y Heart Holdings Corp., y presentó un decomiso de bienes civiles y acción bajo la Ley de Reclamos Falsos del Estado de Nueva York contra los acusados criminales. La acción de decomiso de activos y la acción de recuperación civil busca recuperar más de $57 millones de dólares en daños, de los acusados de defraudar al Programa Estatal del Medicaid.

La Fiscal General James agradece al Departamento de Salud del Estado de Nueva York, a la Oficina del Inspector General de Medicaid, a los Servicios de Respuesta Médica y a la Comisión de Taxis y Limusinas de la Ciudad de Nueva York por su asistencia y cooperación durante la investigación. Además, la Fiscal General expresa su agradecimiento por la asistencia y cooperación brindada por el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York, así como por los Departamentos de Seguridad Nacional e Inmigración y Control de Aduanas en la captura de los acusados Sean Alley y Lissette Joza, el viernes por la noche en el aeropuerto JFK.

La investigación de MFCU fue realizada por los investigadores Anthony Cabán, Dan McCarron, Aleksandr Lipkin y Bikens Pierre; con la ayuda del Investigador Supervisor Ronald Lynch; y el Investigador Jefe Adjunto Kenneth Morgan. La investigación de auditoría la lideró la Auditora Investigadora Superior, Kizzy-Ann Waldropt; y el Auditor-Investigador, Klodjan Gjegji; y Kizzy-Ann Waldropt, con la asistencia del Auditor Adjunto Regional de la Ciudad de Nueva York, Jonathan Romano; y la Auditora Principal Regional de la Ciudad de Nueva York, Thomasina Smith. También asistieron en la pesquisa, los Asistentes Legales, Chrisalys De Jesús y Kelvin Caraballo; y el Científico de Datos, Si Lok Chao.

Este caso criminal es procesado por la Sub-Directora Regional en NYC, Erin Kelsh; junto a los Sub-Fiscales Generales Especiales, Jonathan Reiner y David Arias, con la asistencia del Dir. Regional de NYC, Christopher M. Shaw; y el Jefe de Investigaciones Ciminales en la Parte Sur de NY, Thomas O’Hanlon. La acción civil fue litigada por el Consejero Superior, Konrad Payne; con la asistencia de la Jefa de la Div. De Ejecucion Civil, Alee N. Scott; y la Sub-Fiscal General Especial Diana Elkind. La Unidad de Control de Fraudes de Medicaid es dirigida por la Directora Amy Held, y el Sub-Fiscal General Adjunto Paul J. Mahoney. La División de Justicia Criminal es liderada por el Sub-Fiscal General Ejecutivo, José Maldonado.