Fiscal General James Anuncia Condena de Ex-Empleado de Hospital Por Robar Más de $500,000

NUEVA YORK – La Fiscal General del Estado, Letitia James, anunció hoy la sentencia de prisión estatal, impuesta a Wendell Lewis, de 32 años de edad y residente de Brooklyn, acusado robar más de $500,000 de dos sistemas hospitalarios: Interfaith Medical Center--un hospital comunitario sin fines de lucro con sede en Brooklyn que recientemente salió de la bancarrota--y el New York-Presbyterian Brooklyn Methodist Hospital. Hoy, el Honorable Juez Danny Chun de la Corte Suprema de Brooklyn condenó a Lewis a entre dos años y medio y cinco años de prisión, después de que el pasado 7 de agosto Lewis se declaró culpable de Gran Hurto en Tercer Grado, un delito grave de clase D, y robo de identidad en primer grado--un delito mayor de clase E.

"Es inconcebible que un individuo robe de hospitales que cumplen un papel tan importante y necesario en la comunidad del centro de Brooklyn", dijo la Fiscal General James. "Mi oficina continuará responsabilizando a los estafadores por robar a instituciones que proveen servicios a nuestros ciudadanos más vulnerables porque este comportamiento nunca será tolerado".

En la investigación realizada por la Oficina de la Fiscal General de Nueva York se descubrió que Lewis--mientras trabajaba en el departamento de nómina de los dos hospitales entre 2015 y 2018--participó en un esquema para dirigir de manera fraudulenta el dinero de los hospitales a las cuentas bancarias que él creó usando las identificaciones personales de otras personas. En 2012, Lewis fue declarado culpable de hurto mayor en tercer grado por cometer una conducta similar cuando trabajaba en el departamento de nómina del Kingsbrook Jewish Medical Center, que también se encuentra en Brooklyn.

Entre 2015 y 2018, Lewis supuestamente usó 14 cuentas bancarias fraudulentas a nombre de otras personas para robar más de $500,000 de los hospitales. Después de la transferencia del dinero robado a las cuentas bancarias controladas por Lewis, este utilizó las tarjetas de débito asociadas con esas cuentas para retirar más de $546,000 en efectivo de cajeros automáticos en toda la Ciudad de Nueva York.

Una revisión de las cuentas bancarias personales de Lewis reveló que este utilizó el dinero robado, en parte, para vivir un estilo de vida lujoso, que incluía múltiples viajes al Caribe; ir de compras en tiendas de alta gama como Barney's, Zara, Burberry y Gucci; y cenar en algunos de los mejores restaurantes de la Ciudad de Nueva York.

Como parte de la sentencia del acusado, Lewis perdió más de $129,000 incautados por la Oficina de la Fiscal General de Nueva York y ejecutó un juicio por confesión por $325,000.

La Fiscalía de Nueva York agradece al Dpto. de Servicios Financieros del Estado (DFS) por su asistencia en este asunto.

"Hoy se hizo justicia y, aunque esto nunca puede deshacer el daño infligido a estas comunidades, seguimos listos para ayudar a las agencias del orden, nuestras asociadas que trabajan arduamente para responsabilizar a quienes explotan nuestras comunidades vulnerables o utilizan nuestros sistemas financieros para cometer delitos", agregó la Superintendente de Servicios Financieros del DFS, Linda A. Lacewell.

La Oficina de la Fiscal General de Nueva York también agradece al Investigador Albert Flowers, del DFS, por su asistencia.

En la Fiscalía de NY, esta pesquisa la llevó a cabo los investigadores Vincent Gisonti y Steven Pratt; bajo la supervisión del Investigador, Supervisor Michael Leahy; y el Subjefe, John McManus. El Buró de Investigaciones de la Oficina de la Fiscal General del Estado está dirigida por el Jefe, Oliver Pu-Folks.

El caso es procesado por Gary T. Fishman, Director de la comisión de Procedimientos por Delitos (CPSF, por sus siglas en inglés) y Asesor Especial de la División de Justicia Criminal. Walker Halstad, Analista de Soporte Legal, colabora en el caso. La División de Justicia Criminal está dirigida por el Sub-Fiscal General Adjunto Ejecutivo, José Maldonado.