Fiscal General James y el Superintendente de la Policía Estatal, Corlett, Anuncian Arresto de Nueve Miembros de Red de Narcotraficantes en NY

Los Acusados Fueron Instruido de Cargos por 168 Delitos que
Incluyen Trafico de Drogas en el Valle del Río Hudson y en NYC

CONDADO DUTCHESS – La Fiscal General de Nueva York, Letitia James, y la Policía del Estado de Nueva York (NYSP) anunciaron hoy la presentación oficial de 168 cargos criminales contra nueve individuos acusados de participar en una red de contrabando de cocaína y metanfetamina. La investigación que conllevó a este arresto, fue parte del denominado "Operativo Final Cut", en el que se incautaron más de cuatro libras de cocaína, una libra de pastillas de metanfetamina, tres pistolas cargadas y dos dispositivos o cargadores de municiones de alta capacidad.

"Seguiremos persiguiendo a cualquier persona que intente beneficiarse de la venta ilícita de drogas", dijo la Fiscal General, Letitia James. “Estas personas no solo trajeron drogas peligrosas a nuestras comunidades, sino que también pusieron en peligro a sus hijos y familias al usar sus negocios como escaparates para esta operación. Agradezco a la Policía Estatal de Nueva York por su colaboración en esta investigación y por el trabajo continuo para garantizar la seguridad de todos los neoyorquinos".

"Cada día, los miembros de nuestro organismo ven los efectos nocivos que las drogas como la cocaína y la metanfetamina tienen en las personas, las familias y nuestros vecindarios", dijo el Superintendente de la Policía del Estado de Nueva York, Keith M. Corlett. “Aplaudo el arduo trabajo y la cooperación entre nuestras fuerzas del orden estatales, federales y locales, y fue una nueva investigación exitosa que resultó en el desmantelamiento de este operativo ilegal de tráfico de drogas y armas. Juntos, continuaremos atacando agresivamente y procesando a los criminales que traen drogas y armas peligrosas a nuestras comunidades, que amenazan la seguridad de nuestros vecindarios y obtienen ganancias a expensas de nuestros ciudadanos".

En el proceso de investigación, que tardó un año y que comenzó con la pesquisa por parte de la Unidad de Investigaciones Especiales de la Policía del Estado de Nueva York – en agosto de 2018 – se identificó a supuestos traficantes en los condados Dutchess, El Bronx y el Estado de Florida. El componente del caso, en el condado Dutchess, se centró en varios negocios en Poughkeepsie, incluyendo una pizzería, una cafetería, y una barbería.

La investigación de la Fiscalía Estatal incluyó cientos de horas de vigilancia física, escuchas telefónicas, la revisión de imágenes captadas por cámaras encubiertas y en operaciones encubiertas. Durante el curso de las escuchas telefónicas, los conspiradores con frecuencia utilizaron terminología codificada y críptica en un intento por ocultar sus actividades ilícitas, como al referirse a las órdenes de cocaína como "cortes" y "niña blanca".

Según la acusación oficial, Vincenzo Dalia y otras personas le suministraron la cocaína a Tony Jarrett a otros clientes para que la revendieran en el condado de Dutchess. Dalia, adicionalmente compró cantidades de lo que él creía que era Adderall, pero realmente era metanfetamina que provenía del Estado de Florida, para su reventa. Dalia también compró cantidades de lo que él creía que era éxtasis, pero nuevamente era metanfetamina, suministrada por Matthew Haddad, para ser revendida. Haddad obtendría las píldoras de su proveedor, Christian Myers, y en ocasiones las traía a Dalia en la pizzería familiar del acusado, en Poughkeepsie, para revenderla a los clientes. Durante una ocasión, Haddad llevó a su hijo a una reunión para intercambiar píldoras por dinero.

Los agentes policiales y de fuerzas del orden efectuaron múltiples incautaciones de cocaína y píldoras de sustancias controladas obtenidas ilegalmente, así como tres armas de fuero cargadas durante el curso de estas actividades de narcotráfico.

En la acusación oficial revelada ante el Juez Edward McLoughlin, de la Corte del Condado Dutchess, se presentaron cargos contra las siguientes nueve personas, acusadas de 168 delitos, incluidos varios cargos de venta y posesión criminal de una sustancia controlada, crímenes de delitos A y delitos de nivel B, y de Conspiración para cometer esos crímenes.

Los individuos instruidos de cargos, son:

  • VINCENZO DALIA, 25, de Poughkeepsie, NY
  • KAREEM DEVAUGHN, 39, de El Bronx, NY
  • MATTHEW HADDAD, 33, de Poughkeepsie, NY
  • TONY JARRETT, 35, de Poughkeepsie, NY
  • SCOTT MITTELSTAEDT, 47, de Coconut Creek, FL
  • CHRISTIAN MYERS, 28, de Poughkeepsie, NY
  • RISHAD THOMAS, 40, de Poughkeepsie, NY
  • SEAN WILLINGHAM, 37, de El Bronx, NY
  • JAMAL WIMBUS, 35, de El Bronx, NY

La investigación, en este caso, fue liderada por la Unidad contra el Crimen Organizado de la Fiscalía Estatal (OCTF, por sus siglas en ingles), específicamente por el Investigador, David Walsh, y el Supervisor de la Unidad OCTF, Bradford Miller; junto a la Unidad de Investigaciones Especiales de la Policía Estatal de NY. Los Investigadores de la Unidad OCTF son supervisados por el Jefe Adjunto, Christopher Vasta. La División de Investigaciones de la Fiscalía Estatal es dirigida por el Investigador Jefe, Oliver Pu-Folkes. La Fiscal General James también desea agradecer a la Fuerza Anti-Drogas de la Guardia Nacional por su ayuda en esta investigación.

Este caso es procesado por el Subprocurador General Adjunto de OCTF, James Cudden, junto con la Analista de OCTF Julianna Siklos, bajo la supervisión de la Jefa Adjunta del Buró, Lauren Abinanti. Nicole Keary es la Fiscal General Adjunta a cargo de la Unidad Contra el Crimen Organizado, en la Fiscalía Estatal. La OCTF es supervisada por el Sub-Fiscal General Adjunto Ejecutivo de Justicia Criminal, José Maldonado; y la Primera Fiscal General Adjunta Jennifer Levy.

Los cargos contra los acusados son simplemente acusaciones, y los detenidos son considerados inocentes hasta que se demuestre su culpabilidad en un tribunal.